Clàsicos de EL FANÀTICO: Yankee Stadium, Hasta Siempre

Este texto de publicò el 20 de Septiembre de 2008 y es el primer Clàsico de EL FANÀTICO. Lo puedes leer tal cual apareciò en este blog por primera vez. Gracias.

Thurman Munson abre la parte baja de la cuarta entrada con sencillo al jardín izquierdo; Reggie Jackson se planta en la caja de bateo y, al primer lanzamiento de Burt Hooton, manda la bola por arriba de la barda del jardín derecho. Nueva York se iba al frente 4 por 2.

Parte baja del quinto capitulo, Jackson otra vez al bat; primer lanzamiento de Elías Sosa sobre Mr. Octubre y la pelota vuela otra vez sobre el lado derecho del diamante, llevándose por delante a Willie Randolph. Los Yankees movían la pizarra a su favor por 7 a 3.

Tres outs separaban a Nueva York de su primer campeonato en 15 años, pero tenían que cerrar el octavo episodio del sexto juego de la Serie Mundial, que estaba en ese momento 3 a 2 en su favor ante los Dodgers.

https://i1.wp.com/new-york-yankees.visit-new-york-city.com/13-yankees-reggie-jackson.jpg?resize=449%2C380

Reggie Jackson estaba en el plato otra vez, con el bat en las manos; todavía puedo cerrar los ojos y oír a la multitud corear su nombre, sonido entreverado con la narración de los comentaristas de Televisa y la aún más lejana voz de Howard Cosell. Charlie Hough, el nudillero estelar de los Dodgers, lanza, Jackson hace swing y se mete a los libros de marcas al lado de Babe Ruth. La pelota vuela por todo el jardín central y, antes de que cayera, millones de niños y adolescentes ese 18 de Octubre de 1977 nos enamoramos para siempre del beisbol, pero en especial de los Yankees, con ese uniforme a rayas, y convertimos “La Casa que Ruth Construyó” en el destino anhelado, la meca donde habríamos de ir un día para cumplir con nuestra nueva religión.

Abordar en la estación de Herald Square un vagón de la línea D del Metro de Nueva York, nos metió de lleno en la aventura del ir al territorio yankee, más de tres décadas después del momento que nos marcó para siempre. Cientos de personas con camisetas y gorras con la N y la Y entrelazadas nos daba la certeza de que era el camino correcto. Era sólo tiempo y podríamos ver el templo, la tierra prometida. Luego de más de 30 minutos y varias estaciones, casi siempre bajo Manhattan, por fin vimos la señal: 161 Street, Yankee Stadium.

Salir hacia la calle fue como ver pasar un siglo a pesar de que no eran más de 25 escalones, mucha gente y aún faltaban dos horas para el juego, calor sofocante y cuerpos lado a lado. Ninguna queja, todos íbamos a los mismo, a cumplir un ritual antes de que los Steinbrenner destruyan lo que se convirtió en lugar sagrado, para millones en el mundo, a punta de batazos, joyas de pitcheo y jugadas de fantasía. De pronto, el viejo escenario, tan entrañable como un abuelo, estaba en nuestro ojos, su espalda al menos, no la vista de esa entrada principal que tantas veces habíamos visto.

Un tren elevado, una vía de alta velocidad; la nueva y casi terminada estructura de la próxima casa de los Yankees; viejas viviendas y edificios deteriorados; calles que viene de cualquier sitio y desembocan su asfalto en el gigante blanco; bares llenos a reventar y ruidosos en extremo; eran solo parte de la escenografía.

Completaban el cuadro vendedores callejeros; estacionamientos insuficientes; tiendas no oficiales de recuerdos; miles de personas caminando de un lado a otro; revendedores que acosan y hasta producen algo de miedo a la estafa; filas para quién sabe qué; vallas de la famosa Policia de Nueva York; agentes con apellidos como LaPaglia, Pastrana y Bonardello; y la N y la Y, atadas hasta la muerte, por todos lados. Ni sombra de que en ese lugar sagrado alguien profesara otra doctrina que no fuera la de los Yankees de Nueva York.

Darle la vuelta alrededor del estadio que Ruth levantó con sus cuadrangulares y que Gehrig, DiMaggio, Mantle, Maris, Jackson, Munson, Mattingly, Jeter y muchos más apuntalaron, hasta encontrar su parte frontal, esa que vimos en cientos de fotos y que muchas películas aprovecharon como marco ideal para una escena clave, esa fachada que dice en lo alto “Yankee Stadium” y enumera las 26 Serie Mundiales ganadas por el equipo que lo habita desde el 18 de Abril de 1923, fue volver a la infancia y recordar con gusto las eternas tardes de beisbol con los amigos que quizá nunca volveremos a ver; fue escuchar de nuevo por radio las crónicas de Mel Allen en un inglés que nos parecía lengua extraterrestre y que se desvanecía entre ruidos durante minutos, para regresar y darnos la frase que sabíamos distinguir con claridad: “Yankees win another game”.

Este domingo el lugar de peregrinaje recibirá por última vez un juego de los Mulos de Manhattan, los Bombarderos del Bronx, o de forma simple y solemne, los Yankees de Nueva York. Será el adiós de un sitio donde se escribieron historias que se agolpan en la memoria: los cuadrangulares de Babe Ruth; la continuidad y el memorable discurso de despedida de Lou Gehrig; las atrapadas de Tony Lazzeri en la segunda base y de Phil Rizzuto, Tony Kubek y Bucky Dent en el short stop; y las de Graig Nettles en la tercera base; los hits productores de triunfos y emociones de Joe DiMaggio; el juego perfecto en Serie Mundial de Don Larsen; las victorias de Whitey Ford, Lefty Gomez, Jim Hunter, Ron Guidry, Roger Clemens, Mike Mussina y Andy Pettitte, entre decenas más de lanzadores y jugadores históricos.

http://mikeytherhino.files.wordpress.com/2008/06/yankee-stadium.jpg?resize=450%2C299

Atrás van a quedar las frases y el juego intenso de Yogi Berra; el cuadrangular de Chris Chambliss en el quinto juego de la serie final de la Liga Americana de 1976; los tres batazos para la calle de Reggie Jackson en el sexto duelo de la Serie Mundial de 1977; la cabalgata de Wade Boggs; los duelos de los Yankees con Kansas City en los 70 y desde siempre con Boston; los hits de Derek Jeter y Alex Rodríguez…

En la casa que Ruth construyó y los Steinbrenner van a destruir, también se jugó el partido más grande en la historia de la NFL y Joe Louis peleo 12 veces; ahí Rocky Marciano defendió su corona, Mohammad Alí enfrentó a Ken Norton y Sugar Ray Robinson perdió su título; también en ese recinto tres Papas católicos fueron escuchados por miles y Billy Joel, el rockero más neoyorkino que ha existido, dio algunos de sus conciertos más memorables.

El ritual no sería completo sin entrar al templo, pero la mente traiciona y cualquier cifra se convierte a la moneda que entra a la bolsa con el esfuerzo del trabajo. ¿125? ¡150! ¿200 por 2? Olvídalo, es una vez en la vida y el nuevo estadio nunca será lo mismo, no se va tan lejos para detenerse casi en la entrada del lugar sagrado porque una revolución hecha hace casi un siglo no sirvió para nada y menos porque la economía en tu país es demagogia pura.

Los dólares cambian de mano en menos de un par de segundos, pero el largo viaje iniciado casi 31 años atrás estaba completo y era un objetivo menos en la vida y un enorme motivo más para seguir adelante.

DATOS EXTRA:

Inauguración: Abril 18 de 1923
Primer Juego: Nueva York 4, Boston 1
Primer Homerun: Babe Ruth, Right Fielder de Nueva York.
Primer Hit: George Burns, Primera Base de Boston.
Otras ligas de beisbol que se jugaron en Yankee Stadium: Ligas Negras, Varias Temporadas.
Otros Deportes: Futbol Americano(NFL), Boxeo(Varias peleas de campeonato).
Papas católicos que ahí estuvieron: Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI.
Mas Homeruns: Mantle, 266
Mas Homeruns de un rival: Goose Goslin, 32
Asistencia Total hasta 2007: 157 millones 548 mil 086 aficionados.
Temporadas en Receso: 2, 1974 y 75(Yankees jugó en el Shea Stadium de los Mets).

NOTA DEL EDITOR: Las fotos son originales de Gerardo Osornio(ver 6ta foto, de arriba hacia abajo), excepto las de Reggie Jackson y el interior del estadio. La primero por ser de hace 30 años y la segunda porque la cámara se le rajó al fotógrafo ya dentro del estadio. Haz click en cada foto para verlas en tamaño mayor.

Para ver màs CLÀSICOS DE EL FANÀTICO haga click aquì por favor. Gracias.

Esta entrada fue publicada en BATEADOR EMERGENTE, Beisbol, Clàsicos de EL FANÀTICO, Columna EL FANÁTICO, El Salòn de la Fama, Historia, Números y Estadísticas, Temas y Deportes Diversos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario