El Fanático: La Arrogancia Innecesaria de Tom Brady Sale Muy Barata a los Patriots

DATO DEL DÍA. Floyd Patterson, campeón mundial de peso completo desde fines de los años 50 y hasta principios de los 60, llevaba siempre a sus peleas un bigote, una barba, patillas postizas y lentes para usarlos por si perdía y así poder salir de los escenarios sin ser reconocido, pues uno de sus peores momentos era el perder en el ring.

MUY POCO. Cuatro juegos de castigo para Tom Brady, un millón de dólares de multa para los Patriots y la perdida de dos selecciones colegiales, incluyendo la primera del próximo año, sinceramente se me hace poco castigo para Nueva Inglaterra por el asunto de los balones desinflados (Deflategate), pues hay varios puntos que quizá no se consideraron.

Si comparamos con otro caso, como el de Greg Williams, excoordinador defensivo de los Saints, que premiaba a los jugadores que golpeaban y lesionaban rivales, muchas veces en específico quarterbacks, lo que solapaba Sean Payton, entrenador principal, y recordamos que estos se llevaron castigos de un año o más, para los Pats el castigo es muy barato.

El llamado “Deflategate” consistió en el hecho de que dos personas del staff de Nueva Inglaterra le sacaron aire a 11 de 12 balones usados en el juego por el título de la Conferencia Americana entre Patriots y Indianapolis, lo que Brady se supone sabía iba a suceder y perjudicaría el desempeño de Andrew Luck, quarterback rival.

Brady al principio no era sospechoso en la conspiración, pero al no a permitir a la liga la revisión de sus correos electrónicos, entró a la lista de sospechosos por eso y por su cercanía con los dos implicados principales; se especulaba que la sanción sería de una campaña completa, pero quedó en cuatro partidos, lo que repito que me parece poco y leve.

Porque Tom Brady es la figura de la NFL, no de hace meses sino desde principios de la década pasada, además de ser, junto a Peyton Manning, el prototipo de quarterback de prácticamente la historia del deporte que juega, no solo del circuito en cuestión, por lo que poner en entredicho al deporte en sí ameritaba castigo ejemplar y no un simple jalón de orejas.

No pongo en duda la calidad de Brady, ni nada en absoluto de lo que ha logrado (como muchos oportunistas y mediocres en medios en español ya hacen), pero si su calidad moral, pues sin necesitar trampas las hizo, lo que habla de arrogancia que incluye una pretensión de impunidad, algo que quien ha ganado todo lo posible en su deporte, no necesita a menos que sea como persona un perfecto idiota.

Para ver ediciones anteriores de esta columna haga click aquí por favor. Gracias.

Esta entrada fue publicada en Boxeo, Columna EL FANÁTICO, EDITORIAL DEPORTIVO, Futbol Americano, Historia, QUARTERBACK y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario