El Fanático: Inolvidable Tim Duncan

duncan01DATO DEL DIA: En Estados Unidos existen dos publicaciones con tema deportivo exclusivamente que son parte de su cultura popular: Sports Illustrated y The Sporting News; la primera surgió en los años 20 del siglo pasado y desde entonces se publica semana a semana, mientras la segunda fue un semanario que surgió en el Siglo XIX y se publicó físicamente hasta hace cuatro años, cuando se convirtió en una revista virtual.

ADIOS CON SENTIMIENTO. Finalmente Tim Duncan decidió no optar por la oferta de extensión de contrato con los Spurs de San Antonio, lo que cerró una larga y notable carrera de 19 temporadas, en las que llevó a hombros al equipo texano para convertirlo en una potencia histórica y en una franquicia más exitosa de lo que ya era.

Cuando llegó a la liga se suponía que ocuparía con cierta dificultad el puesto de líder en el equipo que atrás dejaba ya el no menos legendario David Robinson, quien igual que Duncan fue histórico en San Antonio y en la historia del deporte en cuestión, pues fue estrella colegial en el equipo de la Armada y formó parte del original Equipo de Ensueño de Barcelona 1992, entre otras cosas.

Pero Duncan lo hizo tan bien que parece no haberle costado trabajo alguno convertirse en el mejor jugador en la historia de los Spurs, por arriba del mismo “admirante” ya citado, y  además encabezar uno de los tríos más letales de todos los tiempos en la liga junto a Manu Jinóbili y Tony Parker, argentino y francés respectivamente, lo que más allá de orígenes y nacionalidades permitió ver la confluencia de estilos de jugar basquetbol muy diferentes.

duncan02Duncan es norteamericano legalmente de nacimiento aunque vio la luz muy lejos de su país, ya que nació en Islas Vírgenes, en la zona que pertenece a los Estados Unidos, y desde muy joven emigró a territorio continental para involucrarse en el basquetbol universitario con el equipo de Wake Forest, escuadra colegial que nunca antes ni después del jugador que nos ocupa tuvo tanto brillo como cuando lo contó en sus filas.

Era tan bueno que cuando llegó a la NBA se decía que sería el mejor de la historia y como anécdota se contaba en un reportaje de Sports Illustrated que en su último partido en la NCAA el entrenador del equipo rival reunió a sus jugadores antes del duelo y les dijo: “con él en la cancha no vamos a ganar, pero siéntanse orgullosos de pasar a la historia al enfrentar en su despedida universitaria al más grande jugador de la historia”.

Por posición y números es del club de inmortales desde ya y sólo será cuestión de trámite para que llegue al salón de la fama del basquetbol en Springfield, Illinois, donde tendrá su lugar al lado de leyendas como Jordan, Chamberlain, Magic Johnson y muchos más y con  méritos de sobra para ver de frente y a los ojos a los inmortales de la duela. Hasta el martes. Gracias.

Esta entrada fue publicada en Basquetbol, CABALLEROS, Columna EL FANÁTICO, Medios de Comunicación, Temas y Deportes Diversos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario