El Fanático: La Perversidad de un Mundial en México y el Desperdicio de Una Vida Prometedora

Aarón Hernández, Un Gran Desperdicio

Perverso Plan de un Mundial en Mexico

DATO DEL DÍA: El Madison Square Garden, caso de los Knicks de la NBA y los Rangers de la NHL, es uno de los escenarios con más historia como sede de eventos deportivos en todo el mundo, además de un emblema de Nueva York; el nombre ha pertenecido a tres lugares diferentes pero con la misma función, y es posible que en la próxima década el edificio sea demolido y reubicado en Manhattan, isla que forma parte de la urbe citada.

FINAL INFELIZ. Mientras algunos jugadores de los Patriotas de Nueva Inglaterra visitaban a Donald Trump en la Casa Blanca, el mundo del deporte se escandalizaba con la muerte por suicidio aparente de Aarón Hernández, preso y condenado a cadena perpetua sin posibilidad de salir jamás, por el asesinato de una persona en 2013, y exintegrante del equipo citado hasta el año en el que echó a perder su vida.

Fue un atleta destacado desde la Preparatoria en Bristol, Connecticut, ciudad que alberga la sede principal de ESPN, luego fue a la Universidad de Florida para formar parte de los Lagartos, uno de los equipos más poderosos y con más aficionados en el futbol americano de la NCAA, para posteriormente pasar a la NFL en el Draft 2010 al ser elegido por los Pats en la cuarta ronda, debutando ese mismo año con participación en 14 encuentros.

Desde su llegada hizo espectacular pareja en la posición de Ala Cerrada con Rob Gronkowski, quien a la fecha sigue en la franquicia en mención y es para algunos el mejor de la historia en su posición; Hernández tuvo tanto éxito que en 2012 fue elegido al Tazón de los Profesionales, que es el juego de estrellas de la NFL, para después de esto firmar un contrato por varios años a cambio de 40 millones de dólares.

Hernández solo cobró una parte mínima del salario ya que como usted sabe, sacó lo peor de su existencia y mató al novio de su cuñada, un jugador de futbol americano semiprofesional de nombre Odin Lloyd, por esto y por al parecer otros dos asesinatos al menos, fue llevado a prisión con la condena ya mencionada, que no cambió nada ni siquiera después de que fue exonerado por los otros dos homicidios de que se le culpaba.

El jugador en cuestión se va dejando una hija pequeña, una historia que debió ser exitosa convertida en tragedia y poniendo a muchos a pensar que la fama, el dinero, la rapidez con la que esto llega muchas veces a la vida de un atleta, es en algunas ocasiones el motor que los lleva a desperdiciar talento, potencialidades y fortuna, además de su existencia.

Vale la pena apuntar que la NFL se deslindó de este personaje desde su arresto, pues si entra a la página oficial y revisa estadísticas, están ahí pero sin foto y desde ayer su estatus es de “Fallecido”; igual pasó en NFL Network, donde apenas si se mencionó el asunto del supuesto suicidio, mientras en los canales deportivos y en la red era nota de interés.

No será la última vez que esto pase con un atleta, ni es la primera, recuerde al boxeador venezolano Edwin Valero, un portento al que la violencia lo llevó en 2010 a asesinar a su pareja y luego a quitarse la vida en prisión.

DATO DEL DÍA (II): Según la FIFA, los Mundiales de Estados Unidos 1994, Brasil 2014, Alemania 2006 y México 1970, han sido los de mayor promedio de asistencia por juego a los estadios; el primero con 68 mil 991 aficionados por partido, el que sigue con 52 mil 918, el tercero con 52 491 y el último, el primero en nuestro país, con 50 mil 124.

PERVERSOS. La propuesta de que el Mundial de Futbol 2026 se juegue en Estados Unidos, Canadá y México es muy perversa, no para los dos primeros países pero si para el nuestro, pero sin duda, como en las dos ocasiones anteriores, todo surge de la enorme ambición, obtusa ceguera, desmedida banalidad y grosera arrogancia con las que se conducen siempre los que manejan el futbol, patrocinadores  y clase política.

En 1970 se usaron estadios de Toluca, León, Puebla, Guadalajara y el entonces DF, mientras en 1986 se anexaron el de CU en Ciudad de México, el 3 de Marzo en la capital jalisciense, el de Querétaro y el de los Tigres, dejando fuera a la Bombonera de la capital del Estado de México y al Nou Camp del equipo leonés; estadios todos que hoy no podrían ser usados, con excepción del Azteca, solo por lo que representa.

El Mundial de 2026 sería con 48 equipos y con 80 partidos, de los que quizá al menos 10 serían en nuestro suelo, y los únicos estadios actuales viables para los criterios de la FIFA serían, con una millonario inversión, el Azteca, el de las Chivas, el de Rayados, el de Santos en Torreón y, por el proyecto que hay y su cercanía con Estados Unidos, uno en Tijuana.

Si hubiera necesidad de estadios nuevos o remodelaciones para poner los existentes a nivel de primer mundo ¿por cuenta de quién cree que se pagaría el costo? Obvio, a cuenta de los contribuyentes y sin el más mínimo intento de pedirles opinión, con una inversión mínima de particulares, en el mejor de los casos, tal como sucedió en Culiacán con ese estadio innecesario, fastuoso y con alto costo social que hizo el gobierno local anterior.

Pero el costo no sería solo económico, sino social para la población: menos escuelas, desfalcos en las obras, menos seguridad pública, escasos o nulos servicios de salud y lo que usted quiera sumar, solo para satisfacer el plan de negocios de televisoras, marcas trasnacionales, gobiernos locales y federal, gusto y euforia pasajera y efímera de algunos millones, que cegados por las campañas mediáticas patrioteras, ya aceptan la idea.

Y anexado a esto, muchas modificaciones a las leyes para permitir el paso de aplanadora de la FIFA y sus cómplices locales, que sin duda han hecho la propuesta con total cálculo de la participación ciega y populachera de gobiernos de los tres niveles, la colaboración de televisoras y otros medios (incluyendo decenas de periodistas deportivos de sobra ignorantes) con campañas de exaltación de una mexicanidad falsa, y de un público que se regodea en su banalidad e indiferencia por lo que realmente importa.

Este país en nueve años será el mismo o peor y de eso se encarga ya el grupo de poderosos que quieren disfrazar un plan de negocios otra vez con la bandera apestando a falsa necesidad; y lo peor es que el engaño lo van a comprar millones. Gracias.

Esta entrada fue publicada en Columna EL FANÁTICO, EDITORIAL DEPORTIVO, Futbol Americano, Futbol Soccer, Historia, Medios de Comunicación, Números y Estadísticas, PAMBOLERO, Temas y Deportes Diversos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario