A Nivel de Cancha: Osorio Sigue Planteando Lo Que Parecen Siempre Ensayos

Texto enviado por José David García.

Todo parece ser un Ensayo

Las masivas rotaciones que se realizan en el combinado nacional de partido ha partido, no solo se deben, ya no a una necesidad requerida por los mandamases y máximos responsables de la gestión deportiva (Osorio), si no por la necedad, de morir con una idea propia, que no termina por tener la credibilidad suficiente para ser confiable en todas sus aristas.

Lo más grave del asunto, es que no se tiene ni los preparativos perfeccionados de la idea a ejecutar en cuestión, como tampoco los planes de contingencia, para poder aclarar, descifrar y solucionar, las carencias, la pobreza y la terrible falta de mecanismos, intenciones y de quehaceres dentro del terreno de juego, por la repetición constante, de prácticas distintas, con teorías muy dispersas.

Ensayo, practicar, prueba, entrenamiento, experimento. Si, todas palabras utilizables para describir, aquellas circunstancias que necesitan de una preparación previa, para perfeccionar el desarrollo de una actividad. El problema es que no se está perfeccionando nada, sino distorsionando cada vez más una idea, si es que esta existe.

Así fue como se tomó el partido frente a Nueva Zelanda, como una broma, un chiste de mal gusto que tumba cualquier atisbo de seriedad, compromiso y responsabilidad, no solo contra tus rivales por haberlos subestimado, sino a ellos mismos, por creer que se iba ganar sin ni siquiera jugar.

Juan Carlos Osorio volvió con las rotaciones, no solo por que sea su principal puesta en escena, sino porque subestimó y menospreció al rival, que si bien es cierto es débil, nunca se debe perder la seriedad ante nadie, además de colocar a muchos futbolistas fuera de posición, habiendo trabajado muy pocos días con ellos en esas zonas del campo.

No se ha aprendido que en torneos de corta duración es prácticamente imposible hacer ocho modificaciones en una alineación solo habiendo 3 días de un partido a otro, probablemente el futbol todavía no se lo ha cobrado al equipo mexicano, pero probablemente lo hará, si se sigue tomando cada partido, como un ensayo y un entrenamiento para probar cosas totalmente distintas, a las que se habían practicado en antaño.

Dolor ocular

El juego en la primera mitad por parte de México fue un bochorno, un trámite mal ejecutado desde todos los lados que se pueda mirar y analizar. Un equipo que no sabía qué hacer con la pelota, y muchos cuando no la tenía. Mostro una gran incapacidad para generar situaciones de gol, circulando muy lentamente el balón, facilitando la anticipación de los centrales neozelandeses, a unos atacantes mexicanos que siempre recibían la pelota de espalda a la portería. En esta oportunidad fueron Peralta y Jiménez, el jugador del Benfica fue de los pocos que pudo ser parte nuevamente de la partida.

Las únicas ocasiones cuando el equipo mexicano tenía oxigeno, fue cuando entendió que debía abrir el campo y así encontrar por los costados a Jurgen Damm y Javier Aquino, comprendiendo que Nueva Zelanda era fuerte en la zona central de la cancha y tenían que estirar y agrandar el campo lo mas que se pudiera.

Giovanni Dos Santos fue un fantasma en el campo, prácticamente no peso en esa posición como volante por izquierda, y fueron pocas las ocasiones en las que pudo llegar al área con pelota controlada, una de sus principales fortalezas.

Defensivamente el equipo fue un desastre, y ni el tremendo enfado de Osorio, por la lesión de Salcedo, al ver que los neozelandeses no tiraron el balón, no pudieron evitar que el conjunto oceánico, generara cualquier cantidad de oportunidades a Talavera, que fue una de las figuras en todo el partido, y al ver la historia de terror que se llevaba a cabo en Sochi, termine por tener un dolor ocular importante al final del primer tiempo.

Verbena

El segundo tiempo prácticamente fue una verbena, como aquellos eventos sociales donde se junta la masa, y que genera que exista una afluencia de entes físicos importante, en donde prácticamente están desplegados por todo el lugar, de forma desordenada.

 México mejoró en el complemento, logrando mover con mayor velocidad el balón, y consiguiendo con esto abrir el campo, y que Aquino y Damm tuvieran más protagonismo, sobre todo Aquino, que fue incisivo, peligroso y efectivo, siendo eléctrico en el último tercio de cancha partiendo siempre por su costado izquierdo, generando que los goles mexicanos vinieran previamente por jugadas individuales suyas.

La selección mexicana es una verbena, un ir y venir, un desplazamiento de piernas por todos lados sin un orden previamente establecido, un ente sin un sentido de lo que quiere, debe y puede ser, que no sabe qué camino tomar por el sendero, y que solamente y aparentemente, se deja llevar, por la terquedad, y mientras siga así, se morirá, siendo una verbena.

Esta entrada fue publicada en A NIVEL DE CANCHA, DEPORTE SINALOENSE, DORADOS DE SINALOA, EDITORIAL DEPORTIVO, Futbol Soccer, Historia, Medios de Comunicación, PAMBOLERO, REMATE A GOL DE OSCAR ARAUJO, REMATE AL POSTE, Temas y Deportes Diversos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a A Nivel de Cancha: Osorio Sigue Planteando Lo Que Parecen Siempre Ensayos

  1. Gamaliel García dijo:

    Es un desorden esta selección están más bien jugando al atinarle alas alineaciones. Rotar de este modo tantas veces y sin tiempos es la derrota

Deja un Comentario