A Nivel de Cancha: Del Encanto al Chasco

Texto enviado por José David García

Encanto

Si algo tiene el fútbol, además de ser entretenido y apasionante, es la continuidad. Siempre hay algo que ver, escuchar, o leer sobre el balón. No respeta los días de labor, las celebraciones especiales, días feriados, y mucho menos, los días de descanso. Se cuela por todos lados. Su lenguaje universal y su sencillez en la premisa de juego, le otorga un valor añadido; todos saben de qué va el asunto, aunque no les guste, disfruten o lo observen como una actividad de visión asidua.

Era mitad de semana. Estaba maravillado como cualquier mortal que no está acostumbrado a ver tal calidad técnica en su máxima expresión, la belleza en la aplicación de la estrategia, y una rivalidad tan añeja como el juego mismo.

Real Madrid contra Barcelona por la Supercopa Española. Estaba extasiado. No solo por declararme hincha blanco frente a ustedes, sino porque el cuadro culé, a pesar de su “crisis” y su mal estado de juego y de ideas, fue capaz de crear sus situaciones.

El juego era divertido, rápido y entretenido. Da la impresión de que es otro deporte. El fútbol de verdad se encuentra en el otro lado del charco. Te das cuenta que estamos en pañales, atrasados en el desarrollo del juego y de la mejora de los puntos básicos del mismo, parece tan sencillo. Lo llevan a su máxima expresión y a sus últimas consecuencias.

El espectáculo es primero, En todas sus facetas; en el campo, en la televisión, en las declaraciones de los protagonistas, en la previa. Hay que darle lo mejor al aficionado. A los que pagan por ver un espectáculo que no es nada barato, pero el esfuerzo, vale cada centavo.

El juego terminó, la televisión se vistió de blanco, y mi asombro se acabó, así, sin misericordia, sin pudor, pero me acompañó la satisfacción. No solo por una cuestión de celebración personal, sino porque el repertorio fue amplio, y en ese caso, no hay nada que reprochar.

De pronto, como quien no quiere la cosa, comenzó a llover. El cielo sabía que algo se había perdido, Algo valioso, único e inigualable. Me acompañó por un instante, pero después, así como quien no quiere la cosa, Mi ensimismamiento finalizó, había un compromiso que cumplir, uno no tan agraciado, pero que existe, y había que verlo.

Chasco   

Después del fin de semana en un partido que Dorados había encontrado la victoria, mostrando muy poco en el juego y de capacidad para modificar su plan ante la adversidad, pero que le permitió seguir invicto en la liga de ascenso, la Copa MX fue una clara muestra, de que aunque el Gran Pez podría competir en la primera división, todavía les falta gestionar ciertos detalles para poder ser un equipo de duración, y no de momento en el máximo circuito.

El encuentro frente al Toluca tuvo las mismas características y condiciones que el partido frente a la U de G; mucha traba en el medio sector, transición de balón lenta, e incapacidad para generar situaciones de gol. La realidad de nuestro espectáculo es cruel.

Había pocos espacios, Sambueza se movía constantemente para encontrar su zona de influencia, pero el excesivo transito generó que su participación en el primer tiempo fuera intrascendente, y por lo tanto, que el Toluca se viera inoperante en zona ofensiva.

Velasco compartía junto con Sambueza ese papel de conductores del juego de su equipo, pero ante la excesiva lucha, aminoraban las líneas de pase, y los receptores eran nulos. Pero en los últimos 10 minutos, los “Diablos” se adelantaron.

Sambueza tuvo espacio y facilidad en el toque, y en una combinación por banda derecha, llegando a línea final y metiendo un centro raso, Pedro Canelo apareció a primer poste y definió. Toluca tenía más posición y generaba más sensación de llegar al marco rival, en ese sentido, el premio era justo.

El primer tiempo terminó. Fue soso, sin sabor, y con pocas emociones. Dorados no pudo responder perdiéndose en sus transiciones lentas de balón, impidiéndole dar pelea al final de la primera mitad. Toluca recuperaba fácil la posición y la posesión.

Dorados igualó al comienzo del complemento. Una escapada de “Canelo” Angulo con buenas combinaciones previas, rápidas y precisas, tomó el balón y sirvió para que Monreal igualara los cartones.

La felicidad duró poco. Sambueza tuvo un momento de lucidez, y dos minutos después, tomó la pelota en tres cuartos de cancha, y con una gran triangulación con Goncalves, se quedó mano a mano con Carlos López definiendo con la pierna mala, la derecha.

Dorados no reaccionó, y con la expulsión de Elio Castro, el partido prácticamente se le descompuso, dándolo por perdido, así como la competición, en donde la eliminación saludaba cruelmente a un equipo, que no compitió en la eliminatoria.

Diego Ramírez destacó que su equipo propuso un partido parejo, y que está muy cómodo con su escuadra, y que dentro de las carencias que el mismo pueda tener, aclaró que nada más le faltaría un lateral derecho, para que su plantel quedara confeccionado por completo.

La vida y el fútbol tienen estas cosas. En un momento estas en la cima, en lo más alto, en lo más puro y supremo, disfrutando de las maravillas que el deporte te puede dar, pero un instante, pasas a lo más bajo, a lo no deseado y no grato. De la maravilla, al chasco…

Esta entrada fue publicada en A NIVEL DE CANCHA, DEPORTE SINALOENSE, DORADOS DE SINALOA, EDITORIAL DEPORTIVO, Medios de Comunicación, PAMBOLERO y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario