El Fanático: El Anti Racismo en el Deporte Estadounidense

DATO DEL DÍA: Como resultado de los eventos pro activismo racial en Estados Unidos dentro del mundo del deporte, ESPN anunció la remoción para otra transmisión de su comentarista Robert Lee, de la crónica del primer juego del equipo de la Universidad de Virginia en la temporada de futbol americano colegial, a pesar de su ascendencia asiática, por la coincidencia de su nombre con el del general de los ejércitos confederados, cuyas estatuas y su posible desaparición iniciaron el conflicto en Charlottesville, Virginia.

CONTRASENTIDO. A Steve Bannon y al presidente de los Estados Unidos les salieron mal, muy mal, los cálculos cuando trataron de radicalizar más su lucha racista y azuzaron a los grupos de extrema derecha, neo nazis, para que se manifestaran en las calles de algunas ciudades, principalmente del llamado Sur Profundo norteamericano; tan mal salió todo que Bannon fue despedido como asesor principal de la Casa Blanca y Trump se metió en un problema del que no saldrá fácil, pues despertó al monstruo del anti racismo activista.

El deporte, como escaparate y espejo social, no ha sido ajeno al asunto después de la tarde aciaga del 12 de Agosto, cuando una activista antirracista fue asesinada por un neonazi con su auto cuando un grupo de extrema derecha se manifestaba en una ciudad de Virginia, defendiendo la permanencia de una estatua dedicada a un general de los ejércitos confederados, pues desde ese día atletas de varias ligas se han manifestado notablemente.

Tony Dungy, ex entrenador de la NFL, quien gano un Súper Tazón con Indianápolis, días después pidió que se retirara un monumento del general Robert Lee en Tampa, lo que las autoridades locales aceptaron siempre y cuando el erario no desembolsara los más de 100 mil dólares del costo, pero ese mismo día los equipos de MLB, NFL y NHL de esa ciudad de Florida anunciaron que costearían el precio de desmontar la penosa escultura.

Los equipos de Los Ángeles y Washington de la WNBA hicieron público apoyo en favor de la integración racial y rechazo al antisemitismo y segregación de minorías étnicas antes de varios partidos, y en Boston, la directiva de los Medias Rojas comenzó una campaña pública para cambiar el nombre a la calle Yawkey, pequeño tramo al lado del Fenway Park que lleva el nombre de un antiguo dueño del equipo que fue un racista consumado, pues con él Boston fue el último equipo en integrar afroamericanos en las Ligas Mayores.

En el campus de la Universidad de Texas A&M, donde juega un tradicional y muy seguido equipo de la NCAA, las autoridades de la institución revocaron el permiso que ya habían otorgado a un grupo de estudiantes blancos para realizar una marcha en favor de la raza anglosajona, ante el anuncio de su entrenador de futbol americano de no aprobar ni aceptar si se realizaba tan estúpido evento.

A todo esto sume que en Boston expulsaron parece de por vida al aficionado que insultó a Adam Jones, afroamericano de los Orioles, y luego el jugador fue premiado con una ovación de pie; y que la lucha en la NFL de Colin Kaepernick aumenta, con una marcha frente a las oficinas de la liga de más de mil personas antier, el apoyo de más jugadores, incluso blancos (David Carr y Chris Long), que se hincan cuando se toca el himno, y 75 policías de Nueva York, encabezados por el famoso Frank Sérpico, quien dio lugar a una película con Al Pacino, que aparecieron con camisetas de apoyo al jugador. Hasta el martes. Gracias.

Esta entrada fue publicada en Basquetbol, BATEADOR EMERGENTE, Beisbol, Columna EL FANÁTICO, EDITORIAL DEPORTIVO, Futbol Americano, Historia, Medios de Comunicación, QUARTERBACK, SLAM DUNK, Temas y Deportes Diversos y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario