EL FANÁTICO: Primera Semana Regular NFL

DATO DEL DÍA. Los Washington Nationals derrotaron el domingo a Philadelphia y aseguraron el título de la División Este de la Liga Nacional por cuarta ocasión en las seis últimas temporadas; para Dusty Baker fue el séptimo cetro divisional en su carrera como manager, suma conseguida con cuatro equipos diferentes.

PRIMERA SEMANA NFL. Para comenzar, Ben Roethlisberger, quarterback titular de Pittsburgh, llegó a once triunfos jugando como visitante en Cleveland, un triunfo más que cualquiera de su posición que haya jugado para los Browns en casa desde la campaña de 1999; el más exitoso quarterback para Cleveland jugando en casa desde el año señalado es Derek Anderson, quien jugó en esa franquicia de 2005 a 2009.

Para un Big Ben una dulce revancha, pues es nativo de Ohio y los Browns el equipo de sus preferencia desde niño, por lo que esperaba ser seleccionado para jugar ahí en el Draft de 2004, pero lo dejaron pasar para elegir a Kellen Winslow Junior, que fue un fiasco total; además el domingo Roethlisberger se puso como el noveno mejor pasador de la historia con 47 mil 015 yardas, dejando atrás por 12 al legendario Fran Tarkenton.

El lado opuesto lo vivió Andy Dalton, quarterback de Cincinnati (único equipo que se fue sin anotar un solo punto el domingo, ante Baltimore), ya que tuvo la tercera peor cifra en Rating de Efectividad (QBR por sus siglas en inglés) en un juego en toda la historia de la liga, con apenas 0.6, superado solo por Jay Cutler, de Chicago, en la Semana 4 de 2010 con un 0.5, y (aunque no lo crea) Peyton Manning, con 0.3 en la Semana 10 de 2015.

Sean McVay, de apenas 31 años, debutó dirigiendo a los Rams y se convirtió en el entrenador en jefe más joven de la historia de la NFL que abre una temporada (y en cualquier punto en los 98 años del circuito), además su equipo anotó 49 puntos, cuando el año pasado apenas promedió 14.9 por partido, el peor promedio de la temporada anterior; y es ahora McVay el coach con el tercer mayor puntaje de su equipo en su debut.

Pero no todo fue dulzura en Los Ángeles, pues la casa de los Colts vendió todo su boletaje pero no se ocuparon todos los asientos, había huecos en las gradas del viejo Coliseo, pues a muchos no interesó ver al equipo de casa ante un Indianápolis sin Andrew Luck, por lo que en el sistema legal de reventa se llegaron a rematar al menos unos 80 boletos en solo 10 dólares, un precio de risa para un juego regular de la NFL.

Antes de todo, el jueves de apertura en la casa de los Patriots, Kansas City tuvo 537 yardas totales de ofensiva, la mayor marca obtenida por un equipo contra un campeón vigente en un partido de inicio de temporada en la Era del Súper Bowl (1966 a la fecha), pero peor aún: es la mayor cifra recibida por un equipo dirigido por Bill Belichick en cualquier instancia en sus 23 años como entrenador en jefe en la NFL. Hasta pronto. Gracias.

Esta entrada fue publicada en ALGODONEROS, BATEADOR EMERGENTE, Beisbol, Columna EL FANÁTICO, Futbol Americano, Historia, Números y Estadísticas, QUARTERBACK y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario