A Nivel de Cancha: Esperanza, Aplausos y Solidaridad

Columna enviada por José David García

El terremoto sufrido el pasado 19 de septiembre que afectó gravemente a nuestro país, como toda catástrofe, lleva consigo el miedo, el terror, la desesperación, la angustia y la desesperanza. Pero donde hay desesperanza, existe la esperanza.

Las muestras de solidaridad, apoyo, ayuda, especialmente de amor por el prójimo mostrado por miles de mexicanos, es un claro ejemplo de ello. Las ganas de dar sin recibir nada a cambio, son gratificantes, y debe ser la faceta que debemos de atesorar para siempre de este bendito país, y no aquella que constantemente deja ver la corrupción, la injusticia, el miedo, y la barbarie.

El deporte en general puede y debe esperar. El parón que dio la Liga este fin de semana por parte de la FMF es lo menos que debían hacer, ya que hablar en este momento de fútbol y otras cosas resulta realmente confuso y desconcertante.

Pero la vida, así como el espectáculo, debe continuar. Es comprensible que la gente no quiera aceptarlo de momento por sus pérdidas, y por tener que decirle adiós, a aquellos seres queridos que dieron su último aliento por culpa de un desastre que se llevó a miles y miles, que como nosotros, tenían sueños, anhelos, ilusiones, amores, y esperanzas por un futuro mejor, y que lamentablemente,  se les fue arrebatado de tajo, y no podrán disfrutar con sus más cercanos.

Solamente queda orar por los que se fueron, y desearles y mandarles, sinceramente desde el fondo de mi alma, todo el apoyo y consuelo a las personas que sufren y perdieron a un ser querido, y que no podrán volver abrazar, besar, jugar, disfrutar, reír, y llorar con él.

Esto deja ver lo cruel que puede llegar a hacer el tiempo, que aquella frase hecha que dice “siempre hay un mañana”, es sumamente impredecible, y que no sabes cuándo te puede tocar, y aunque te quites, o lo busques evitar, esas situaciones nos pueden pasar. Vivir hoy es un privilegio, y como tal, una buena oportunidad de empezar de cero.

La reacción fue inmediata en muchos puntos del país, donde se levantaron centros de acopio y se recolectaban víveres de todo tipo, comida, agua, medicinas, y otros utensilios que a lo mejor no aminoran el dolor de la perdida, pero si ayudan a ser más llevadera la tristeza y el sufrimiento, y a demostrarles a la gente afectada, que no están solos y que siempre tendrán un hombro en donde apoyarse.

Pero lo que debe de quedar claro es que todas las personas, junto con los rescatistas, protección civil, y especialmente a los ciudadanos que de forma voluntaria decidieron apoyar y tratar de rescatar a los que están debajo de los escombros luchando por sus vidas, son los que merecen llevarse todos los vítores, las felicitaciones, y los aplausos.

Es increíble ver como ante la tragedia el mexicano se une, se reconoce, y se reconforta. Que aunque parezca que estamos solos ante los miles de golpes que ha padecido esta nación, siempre habrá alguien a tu lado que busca de forma sincera y sin interés, echarte una mano, y levantarte una, y otra, y otra vez, en donde las situaciones y sensaciones positivas como la esperanza y solidaridad del mexicano, siempre generará satisfacción, felicidad y aplausos, y con eso, nos debemos de quedar, con nada más.

Esta entrada fue publicada en A NIVEL DE CANCHA, DEPORTE SINALOENSE, DORADOS DE SINALOA, EDITORIAL DEPORTIVO, Futbol Soccer, Historia, Medios de Comunicación, PAMBOLERO, REMATE A GOL DE OSCAR ARAUJO, Temas y Deportes Diversos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a A Nivel de Cancha: Esperanza, Aplausos y Solidaridad

  1. Gama g. dijo:

    Bien dicho. Slds

Deja un Comentario