EL FANÁTICO. Quarterback: Donald Trump Contra la NFL y la NBA

DATO DEL DÍA. El español Marc Márquez se llevó el triunfo en el Gran Premio de Aragón (España) del Mundial de Moto GP y sumó puntos para casi asegurar otro campeonato en las categoría de los 500 cc; fue segundo otro español, Dani Pedrosa, completó Jorge Lorenzo para el país anfitrión el 1-2-3, mientras el italiano Valentino Rossi demostró su grandeza con un cuarto sitio a tres semanas de doble fractura de tibia y peroné.

DESOCUPADO. Como si no hubiera y no tuviera algo más importante en qué ocuparse desde la posición que tiene, Donald Trump se dedicó desde el viernes a molestar con sus twitts a las ligas profesionales deportivas norteamericanas más importantes, especialmente a la NFL, con la que sostiene viejo rencor, pero igual se “encargó” de la NBA.

Aquí he comentado varias veces que Trump quiso desde los años 80 ser dueño de una franquicia de la NFL, primero adquiriendo una en la desaparecida liga USFL, circuito al que destrozó, de acuerdo a documental de ESPN, y luego esperando invitación de la liga en cuestión que nunca llegó, ya que intentaba que pasara lo mismo que ocurrió en 1976 cuando desapareció la ABA y heredó cuatro equipos aún vigentes a la NBA.

Desde ese momento Trump declaró la guerra a la NFL y en su campaña la hostigó con el asunto de las conmociones en jugadores y sus secuelas posteriores, luego más recientemente se sospecha que está detrás de la campaña contra Colin Kaepernick, por su cercanía con algunos dueños de equipos y el miedo de éstos a una crítica de su presidente si le dan trabajo al jugador citado, además de ser amigo de algunos de esos magnates.

El viernes pasado en el corazón del racismo radical, Alabama, dijo en manifestación con sus seguidores que le gustaría que los dueños de la NFL despidiera a esos “hijos de …” que se hincan cuando se entona el himno norteamericano, aludiendo a Kaepernick y quienes lo apoyan; el domingo siguió, invitando en dos twitts a los aficionados a abandonar los estadios ante tales protestas y en otro exigió a la liga apoyo a los símbolos estadounidenses.

La NBA tuvo lo suyo el sábado cuando en twitter el tipo que nos ocupa retiró la invitación a la Casa Blanca al equipo de Golden State, ante la duda de Stephen Curry de asistir, lo que generó reacciones inmediatas, siendo la más fuerte la de LeBron James, quien literalmente dijo: “Asistir a la Casa Blanca era un honor hasta que apareciste tu”, voz secundada por declaraciones contra Trump de parte de Curry, Steve Kerr y Charles Barkley, entre otros.

El domingo cientos de jugadores de la NFL se hincaron durante la interpretación del himno norteamericano, otros apoyaron entrelazando sus brazos de pie, como casi todos los Patriotas de Nueva Inglaterra, incluyendo a Tom Brady; en el caos de los equipos de Pittsburgh, Seattle y los Titanes, no salieron al campo hasta después del himno a manera de protesta, con excepción de Alex Villanueva de los Acereros.

En el beisbol de Ligas Mayores ya comenzaron las protestas tipo Kaepernick, sábado y domingo el receptor novato de Oakland, Bruce Maxwell, fue el primero en hacerlo y su equipo lo apoyó en el campo y en redes sociales; igual hubo apoyo cruzado a las protestas de parte de equipos, jugadores y ejecutivos de NBA y NFL, y críticas feroces, de racistas, en redes sociales e internet, aunque muchas menos.

Trum no para de twittear contra la NFL, en los últimos dos días ha hecho 24 comentarios sobre la liga y el asunto del himno nacional, en  uno dijo que o cambian o se van al infierno, como si el asunto del himno y las protestas fueran de prioridad nacional sobre otros asuntos de mayor importancia. Una aparente estrategia con intención de desviar la atención de asuntos como la intromisión de Rusia en las elecciones que lo llevaron al poder. Hasta el viernes. Gracias.

Esta entrada fue publicada en Automovilismo, Basquetbol, Columna EL FANÁTICO, Futbol Americano, Historia, Medios de Comunicación, QUARTERBACK, SLAM DUNK, Temas y Deportes Diversos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario