A NIVEL DE CANCHA: De Vuelta al Vértigo del Madrid

Texto enviado por José David García.

A pesar de la victoria a media semana frente al Leganés 1 – 0 en el partido de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey donde lo único positivo fue el marcador, Zidane dejó entrever una declaración muy marcada de intenciones: volver al 4-3-3, a la BBC, y al vértigo.

Con una dinámica nada alentadora en lo que va de temporada – no tanto en el juego pero si en los resultados – el técnico francés volvió a disponer en los últimos partidos, con la fórmula que más le gusta por lo menos desde la palabra: la velocidad, profundidad y amplitud.

Y contra el Deportivo, estos tres valores se vieron en su máxima expresión. Aderezados con el condimento más importante en este juego y que al merengue le faltaba en demasía: la contundencia.

Y no es que sea el esquema que necesariamente le viene mejor al Madrid, pero en cada oportunidad posible, Zidane deja muy en claro, con suma contundencia, que si los tres están en plenas condiciones físicas, van a jugar. Situación muy poco repetida por lesiones, sanciones o no inclusiones en la convocatoria. Cabe destacar que el tridente estelar blanco No juega junto desde el 23 de abril en el clásico de liga frente al Barcelona.

Si bien en el partido de copa cambió a varias piezas del equipo de gala con futbolistas que gozan de pocos minutos, confianza y ritmo (casos concretos los de Mayoral, Ceballos, Vallejo y Llorente), mostrando una faceta gris, rígida y predecible abusando del pelotazo lateral y de posesión de balón, el cuadro blanco obtuvo la victoria con el plus de tener nuevamente dos cuestiones esenciales: dejar la portería a cero y de marcar en los últimos minutos y con ello, una sensación de mejora que inyectaba confianza.

Misma que se vio revalidada el fin de semana frente a un cuadro coruñes timorato, replegado en bloques muy bajos y dependientes en exceso de la habilidad de Lucas Pérez, la lucha del rumano Andone y la contundencia de Adrián Lopez.

Con dicho sistema (4-3-3) el Madrid tuvo mayor presencia por los flancos laterales, brindándoles apoyo tanto a Marcelo y Carvajal que no se vieron obligados a mandar centros aéreos casi por requisito. Tuvieron la posibilidad de asociarse más con Cristiano y Bale que, al no ocupar una posición tan central, tenían mayor libertad de movimiento al espacio, al encare y la posibilidad de ocupar la referencia del ataque entrando en diagonal o horizontal, y generando más confusión y sorpresa con los rivales.

Claro, intercambiando en demasía con un Mayoral que fue titular y denotó lo falto que esta de seguridad competitiva, en detrimento de un Benzema, que no pudo ser parte de la partida por arrastrar unos problemas físicos; pero todo parece estar preparado para su regreso.

A su vez, Modric tuvo un partido excelso. Al no monopolizar todo el juego por zonas internas, el croata tenía mucho más espacio para maniobrar y llegar de segunda línea teniendo un abanico enorme de opciones; ya sea buscar el remate de media distancia, seguir combinando con Bale y Carvajal profundizando la jugada o tratar de poner en situación ventajosa a los delanteros. Además, recuperó pelotas por doquier, estuvo fino en el pase y manejo los tiempos del encuentro.

Nacho también estuvo imponente. No solo por mostrar su faceta más goleadora cuando el equipo lo requería (marcó doblete), sino por las vigilancias atentas y eficientes en zona baja del Madrid cuando el equipo se mantenía en campo rival brindándole al Depor la posibilidad de atacar los huecos pronunciados que se gestaban.

Casemiro por supuesto estuvo presente. El brasileño era una barredora. Limpió todo el campo de cualquier peligro, tapando líneas de pase y además, ante la llegada constante de los interiores, le era permitido presionar más arriba y recuperar la pelota en zona rival.

Los blancos recuperaron la capacidad de remontar. Hipotecado en la contundencia de un Bale machacado por las lesiones y de un Cristiano que se semana tras semana es perseguido por la sombra del ocaso y el declive, permiten de momento, acallar un poco el ruido exterior.

Esto les viene bien. Como dijo Zidane, ya habían tocado fondo y lo que quede de aquí al final únicamente será para subir y mejorar. De momento, la mesa esta puesta, y el vértigo, siempre será la opción de salida. Aquella fórmula secreta que el Madrid parecía haber guardado en lo más profundo por otras necesidades y principios.

Solo falta la vuelta de Benzema. Si el francés está al 100%, no cabe duda de que Zidane volverá a utilizar a los tres delanteros, a los inamovibles, a su ataque fetiche, favorito y los tipos que tiene que estar por mandato, decreto o merecimientos, dejando tocado a varios, sobre todo a Isco, pero eso, es un gallo, de otro cantar.

Por ahora, el advenimiento del vértigo, parece ser, la mejor opción.

Esta entrada fue publicada en A NIVEL DE CANCHA, DEPORTE SINALOENSE, DORADOS DE SINALOA, EDITORIAL DEPORTIVO, Futbol Soccer, Historia, Medios de Comunicación, Números y Estadísticas, PAMBOLERO, Temas y Deportes Diversos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario