EL FANÁTICO: Campaña Negra en Cleveland y Conmoción en el Heat

DATO DEL DÍA. El domingo el técnico español Pep Guardiola ganó su primer título con el Manchester City, cuando este venció al Arsenal en la final de Copa de la Liga Inglesa en Wembley; Guardiola ganó 14 títulos con el Barcelona y 8 con el Bayern Munich, pero ninguno en 2017; a mitad de la semana pasada el avión del español fue revisado por la Guardia Civil española porque sospechaban que en él escondía al líder fugado y con orden de aprensión del depuesto gobierno que convocó a la independencia de Cataluña.

CAMPAÑA NEGRA. No me refiero a ninguna campaña política de esas que por el momento según el IFE no están en marcha, pero que siguen enturbiando más de lo que ya está nuestro país, sino a una campaña que ayer por la mañana se echó a andar en Cleveland, con la idea de tentar al menos a pensar a LeBron James, que será agente libre al final de la temporada actual de la NBA, en irse a jugar con los Philadelphia Sixers.

Todo consiste en tres pantallas como a diez kilómetros del lugar donde juegan los Cavs, y la primera señalaba el número de James, el 23, con una corona arriba, al lado de los números de los jugadores Ben Simmons, Joel Embiid, Dario Saric y Robert Covington, todos miembros de los Sixers y pilares del éxito que vive esa franquicia por el momento.

La segunda pantalla simplemente decía “Complete The Process” (Completa el Proceso), mientras la tercera decía #PhillyWantsLeBron (Filadelfia Quiere a LeBron), algo que está inspirado en una película nominada al Oscar que se llama “Three Billboards Outisde Ebbing, Missouri” (Tres Pantallas Afuera de Ebbing, Missouri), campaña orquestada por la compañía Power Home Remodeling, con sede en un condado cercano a Philadelphia.

El jueves los Sixers jugarán en Cleveland y esas pantallas no solo calientan el juego entre dos potencias del Este de la NBA, que posiblemente se enfrenten en postemporada, sino que es parte de los intentos de muchos equipo por conquistar a James y convencerlo de que emigre de su estado natal, Ohio, a otro sitio a jugar quizá los último años de su brillante carrera, lo que es posible ocurra considerando que no ha sido una temporada amable con el jugador y muestra es que se deshicieron hace días de muchos estelares.

UN HONOR PÓSTUMO. Mientras Donald Trump sigue rebuznando en el monte como el burro que es, proponiendo armar a los maestros de las escuelas estadounidense para que repelan ataques como el ocurrido hace días en Florida, que acabó con la vida de muchos inocentes, personajes del deporte siguen honrando a las víctimas y es el turno de Dwyane Wade, recién reintegrado al Miami Heat.

Todo indica que en próximos días podría llevar en el jersey el nombre de Joaquín Oliver, de 17 años, que murió en tiroteo masivo en la preparatoria de Parkland, Florida, llevando puesto un jersey del equipo de Miami con el nombre y número de Wade, que se enteró de este detalle y honrará al joven de ascendencia latina, que además fue enterrado con un jersey del Heat, lo que hizo que el jugador en cuestión se conmoviera al extremo.

No sería el único ni el primero en el mundo del deporte estadounidense en conmemorar la tragedia, apenas pasó el penoso episodio y algunos equipos de Ligas Mayores, en plena pretemporada en Florida y Arizona, usaron gorras alusivas al suceso, además muchos atletas han criticado la propuesta de su presidente. Hasta el viernes. Gracias.

Esta entrada fue publicada en Basquetbol, Columna EL FANÁTICO, Futbol Soccer, Historia, Números y Estadísticas, SLAM DUNK y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario