EL FANÁTICO: Le Faltaba un Oscar a Kobe, Ya Tiene Uno

DATO DEL DÍA. El sábado en Anfield Road, la casa de Liverpool, este venció al Newcastle en una fecha más de la Liga Premier Inglesa de soccer, llegando los de casa a 23 partidos consecutivos en su estadio anotándole por lo menos un gol al rival citado; el técnico del Newcastle es Rafa Benítez, quien recibió ovación, pues con el Liverpool logró varios títulos, incluyendo uno de la UEFA Champions League.

PREMIO INÉDITO. A los aficionados de la vieja guardia del basquetbol, el nombre que da título a esta columna los remitió seguro a por lo menos dos Oscar muy famosos en la historia de ese deporte: Oscar Robertson, una gran estrella de los años 60 y miembro del Salón de la Fama, y a otro distinguido elemento de ese recinto, Oscar Schmidt, el más grande jugador que haya dado Brasil, que por cuestiones económicas nunca jugó en NBA.

Pero no me refiero a ningún Oscar que haya hecho maravillas en las dulas, sino al premio que da lustre a lo más destacado el cine estadounidense, esa estatuilla que por cierto ha sido para directores mexicanos cuatro veces en los últimos cinco años, y tiene que ver con Kobe Bryant, que ha ganado uno de esos premios y pone la vara muy alta para los que han jugado en la NBA y los que vienen atrás que quieran hacer algo en la industria del cine.

No son pocos los ex jugadores que han encontrado en el cine una segunda carrera luego de colgar el uniforme en la mejor liga del mundo, como fue el caso del mismísimo Michael Jordan en su primer retiro, ocasión que dio lugar a la famosa cinta conocida como “Space Jam”, donde el más grande y otros como Patrick Ewing, Larry Bird, Larry Johnson, Muggsy Bogues y Charles Barkley, aparecieron junto a los Looney Tunes.

El gran Shaquille O´Neal ha estelarizado varias películas como actor principal, todas tan malas que los nombres de ellas han pasado al olvido y en más de un caso al museo de la pena ajena de los actores de verdad, pues el gigante de Newark, Nueva Jersey, es muy mal actor aunque le echa ganas, pero no ha pasado más allá de hacer el gran ridículo.

Quizá el que ha corrido con más suerte ha sido el famoso Wilt Chamberlain, que luego del paso por la NBA hizo carrera en Hollywood con algunos papeles memorables, siendo el más notable el que hizo en “Conan, El Bárbaro”, al lado de Arnold Schwarzenegger, donde daba vida a un sarraceno que peleaba épicas batallas al lado del entonces fortachón, hoy político caído en desgracia.

“Dear Basketball” (Querido Basquetbol) fue la obra que premiaron a Bryant, un cortometraje de dibujos animados donde cuenta sus pasos por las duelas y su adiós a ese mundo hace apenas un par de años, logrando como productor del filme lo que nadie antes en el mundo del deporte en cuestión obtuvo.

Pero no fu el único premio Oscar del domingo relacionado con el deporte, otro fue de alguna manera la cinta “Yo, Tonya”, un documental actuado que cuenta la vida de la patinadora Tonya Harding, la de aquel escándalo previo a los Olímpicos de Invierno de 1994 celebrados en Lillehammer, Noruega.

El otro Oscar relativo al deporte fue el de documental para la cinta “Icarus”, donde se detalla la trampa rusa de los Juegos Olímpicos de Invierno 2014, un verdadero complot de estado; hay que ver las tres obras, seguro valdrá la pena hacerlo. Los espero en www.el-fanatico.com. Hasta el viernes. Gracias.

Esta entrada fue publicada en Basquetbol, Cine y Deporte, Columna EL FANÁTICO, EDITORIAL DEPORTIVO, Historia, Juegos Olímpicos, Medios de Comunicación, SLAM DUNK, Temas y Deportes Diversos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario