A NIVEL DE CANCHA: El Título del Manchester City en la EPL Puede y Debe Esperar

Texto enviado por José David García.

El Manchester City de Pep Guardiola, tendrá que esperar una semana más para coronarse como monarca absoluto de la Premier League. Y lo hará después de no poder culminar una gran primera parte. Con un futbol delicioso, seductor y estético. Donde pudo golear a un Manchester United, que no apareció en todo el primer acto.

Y era un partido especial. Por ser un derby. Porque Se definía un título. Porque Era un Guardiola contra Mourinho. Y porque era la ocasión perfecta para restregarle a tu enemigo, rival y vecino incomodo; en su cara, con tu gente y en tu estadio, la consecución de un título muy importante.

Haciendo notar el dominio, superioridad y constancia que semana a semana, los de Guardiola tuvieron prácticamente todo el año sobre sus contrincantes. Y culminarlo, frente al rival de toda la vida, era un escenario inmejorable. Pero el título puede y debe esperar. Porque el City perdonó. Falló una buena cantidad de ocasiones y le dio vida a un United que estaba prácticamente en la lona antes de irse al descanso.

En el trámite, fue un baile. Los “Citizens” perforaban todas las zonas defensivas de un United que mostró mucha lentitud, descontrol y poca convicción en las disputas. Teniendo un gran manejo de todos los registros ofensivos del juego: triangulaciones rápidas, posesiones largas, pases cortos y precisos combinados con una dosis de verticalidad y profundidad que destrozaron las zonas laterales.

Sterling y Bernando Silva fueron las pesadillas de un Valencia que se le empieza a notar la edad y de un Young que tiene muchas carencias en faceta defensiva. Así como el centro de la defensa. Donde Bailly y Smalling estuvieron desastrosos, demostrando lo poco ágiles, rápidos y móviles que son. Silva y Gündo?an se dieron un festín pasando, combinando y moviendo los hilos del equipo. Siempre eran opciones de pase, daban seguridad de continuidad entre líneas y tocaban de primera intención haciendo que el juego tuviera velocidad y precisión.

En media hora, el encuentro estaba 2-0. Pero los de Guardiola perdonaron. Les faltó contundencia y colmillo para cerrar el partido y la segunda parte fue otra cosa. Y el United, con un simple cambio de actitud en sus futbolistas, le dio la vuelta a la tortilla. Adelantó líneas, presionó la salida del rival y los jugones del equipo comenzaron a ser protagonistas. Alexis Sánchez comenzó a sentirse  más cómodo. Estaba participativo y el esférico le empezó a llegar en condiciones y con mucha ventaja.

Pogba, el gran ausente en los primeros minutos, en las grandes citas y que según varios medios era incapaz de ponerse el equipo a su espalda, eliminó ese estigma y con dos llegadas desde el medio sector, empató el resultado y el trámite. Y a partir de la igualdad, el United fue superior. Con un Alexis más cómodo, Lukaku mejor acompañado, Herrera y Pogba más seguros en el pase, Matic siendo una muralla y con la línea de defensores más compacta, los de “Mou” evitaron, por ahora, el título de su máximo enemigo deportivo.

El Manchester City juega bien. Muy bien en realidad. Con fases muy brillantes. Pero es un conjunto que, desde mi percepción, esta carente de peso histórico. Necesita dictaminar todo el peso de su ley, juego y jerarquía. Pero no puede, porque no cuenta con ese peso y superioridad histórica que la actualidad de su fútbol le otorga para cerrar los partidos de matar o morir.

Y esa condición de momento, le impidió ganar un título que hubiera significado un paso importante hacia su metamorfosis definitiva. Y este derby, junto con el encuentro de Champions donde cayó estrepitosamente contra el Liverpool, son los mejores ejemplos. Y de momento, solo por el momento, porque lo conseguirán, el título liguero puede y debe esperar…

Esta entrada fue publicada en A NIVEL DE CANCHA, DEPORTE SINALOENSE, EDITORIAL DEPORTIVO, Futbol Soccer, Historia, Medios de Comunicación, Números y Estadísticas, PAMBOLERO, Temas y Deportes Diversos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario