A NIVEL DE CANCHA: Discusiones Innecesarias

Texto enviado por José David García

Penal o no, ya se marcó. Nada cambiará la decisión del silbante inglés Michael Oliver. Como tampoco distorsionará el hecho de que el Real Madrid estará en semifinales, y por lo tanto, con la chance de soñar con su tercer título europeo de forma consecutiva y su cuarto en los últimos cinco años.

Es un cuento de nunca acabar. Con la misma cantaleta de siempre. Con las mismas conspiraciones arbitrales, preferencias, pesos de camisetas y ayudas de la federaciones de toda la vida. Con situaciones que dañan al juego. Al deporte. Al balón.  Que ponen en duda la honorabilidad de las personas y la pureza del deporte limpio. Una pelea de cantina. Pues yo no me prestaré para entrar en ese juego tabernario. Que no llega a nada. No nos nutre y alimenta de conocimientos necesarios para seguir aprendiendo e informando a la gente.

Porque si lo quieren llevar al terreno de la disputa, personalmente, estoy más del lado de los que piensan que si es.  Porque hay razones y argumentos suficientes para hacerlo. Porque si hay contacto. Porque Benatia llega tarde y busca despejar desesperadamente el balón y le da en las costillas a Lucas Vázquez. Porque si ese contacto se genera en la mitad de la cancha, no habría reclamos. Porque el delantero ya había ganado la posición.

El futbol es un deporte de contacto. Sí, es cierto. Pero no todos los contactos son lícitos. Y con solamente un segundo para decidir, sin la posibilidad de una repetición y sin el VAR – que no habría resuelto este tipo de jugada que se presta a la mera interpretación – es muy fácil venir a juzgar y castigar de muerte al colegiado.

Nada cambiará. Ninguno de los dos bandos extremistas cederá, y todo quedará en acusaciones, insinuaciones de  premeditación, alevosía y una mano negra lo suficientemente grande como para cernir la duda y abrirle la puerta a la suspicacia.

Porque los hinchas del Madrid no deberían desgastarse y desgarrarse las vestiduras. Digan lo que digan no cambiarán la opinión de los demás y su equipo no dejará de estar en semifinales de Champions. Igual los anti madridistas. No persuadirán al otro bando a decir que si es penal, como tampoco evitarán que el Madrid este en semifinales y trate de luchar por el título.

Pues yo les dejo una reflexión: no se preocupen, dejen de gastar saliva y dedíquenle más tiempo a otra cosa que sea más importante en sus vidas. Que les llene y haga felices. Porque al final es un juego. Un espectáculo. Un divertimento para todos y todas. Que nos ayuda a gozar, reír y disfrutar. Para estar con la familia y los amigos. Aprovechar cada momento para la convivencia sana. Abrir la polémica desde el respeto, la tolerancia y el divertimento. Porque eso es esto. Un juego. Y solo eso. Que no debería llevarnos, a discusiones innecesarias.

Esta entrada fue publicada en A NIVEL DE CANCHA, DEPORTE SINALOENSE, DORADOS DE SINALOA, EDITORIAL DEPORTIVO, Futbol Soccer, Historia, Medios de Comunicación, PAMBOLERO, Temas y Deportes Diversos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario