A NIVEL DE CANCHA: Barcelona, Campeón Descafeinado

Texto enviado por José David García.

Dato del día: El Barcelona de Ernesto Valverde es, desde el sábado 14 de abril del 2018, nuevo propietario del récord de imbatibilidad de la LaLiga. Gracias a la victoria que consiguió en casa contra el Valencia, el equipo azulgrana supera a la Real Sociedad de la temporada 79-80 y lidera en solitario el ránking con 39 partidos sin conocer la derrota.

El Barcelona vive en la decepción. Eliminado en cuartos de final de la Champions por cuarta vez en los últimos cinco años, tratará de saciarse y reconfortarse con un título de Liga que prácticamente tiene en la bolsa, y una final de Copa del Rey que puede ser sumamente complicada si van con la misma actitud con la que fueron al partido de la Roma.

Hoy parece que ganar la competición doméstica no tiene ningún mérito para el Barca. Todo lo contrario. Conquistar el campeonato de la regularidad siempre es para aplaudir. Mas cuando te encuentras invicto en el mismo y puedes terminarlo con esa etiqueta.

Los de Valverde deben están más fuertes y unidos que nunca. No confiarse con lo que queda por delante y olvidarse de aquellas voces que dictaminan que todo es un desastre por la hecatombe del otro día frente a la Roma.

Criticas justificadas. Merecidas y necesitadas para un plantel, que parecía que iba predispuesto a la tragedia por la actitud, juego y respuesta de todos los involucrados.

Pero no fue solamente una mala noche aislada. Los blaugranas han mostrado esa faceta en muchos lapsos de la temporada. Pero su eficacia en ambas áreas les permitía ganar los partidos con un amplio margen y muy poco futbol.

El problema no es el perder. Todos pueden caer y fracasar. Es parte del juego. De la vida.  Hay que saber sobrellevarlo, aceptarlo y digerirlo. El tema es que el Barca perdió sin ser el Barca. Sin los puntos futbolísticos reconocibles hacia la entidad que una vez fueron innegociables sin importar las consecuencias.

Alejado de la posesión, del campo rival y con estrategia de equipo chico que solo aguanta el resultado, vio como la energía, el vigor, la fuerza y la voluntad gladiadora de los romanos, los consumían hasta hacerlos tocar el suelo. La derrota. El fracaso. La tristeza y el mismísimo infierno. Haciendo eterna su vergüenza.

Hoy por eso la Liga toma más importancia. Por eso en fundamental ganarla. No hará olvidar el trago amargo del descalabro que ha significado la Champions en los últimos tiempos, pero es el mejor premio de consolación para apaciguar el dolor de la derrota.

Porque es el título que premia la constancia. El trabajo semana a semana. El que hace la tarea todos los días y la entrega en tiempo y forma. Tal vez las maneras no han sido las adecuadas para los blaugranas. Que el estilo de Valverde no ha sido el más efervescente y brillante que uno esperaría en función del plantel con el que cuenta. Que Messi ha tenido que ser el héroe y ganar en solitario muchos partidos. Pero ha ganado. Ha conquistado todos los campos ávidos y por haber en España. Y lo ha hecho con autoridad y superioridad. Y no gana el que juga más bonito. Ni el que anda con el traje de sastre puesto todo el tiempo. Sino el que se pone el uniforme de trabajo y saca los momentos difíciles ha delante. El que gana jugando mal y mostrando personalidad.

Pero también hay una realidad. La victoria o el fracaso están supeditados a lo que haga o deje de hacer el Madrid en Champions.

Insisto. La Liga está al caer de forma brillante y la Copa también. Pero el título de campeón puede ser muy dulce si el máximo rival llega a fracasar. A mirar el piso manchado y con olores a derrota para que el regocijo sea total. Si no, si el máximo enemigo deportivo llega a levantar la copa una vez más, el campeón, será siempre el campeón, pero… con un sabor  descafeinado muy difícil de digerir.

Esta entrada fue publicada en A NIVEL DE CANCHA, DEPORTE SINALOENSE, DORADOS DE SINALOA, EDITORIAL DEPORTIVO, Futbol Soccer, Historia, Medios de Comunicación, Números y Estadísticas, PAMBOLERO, Temas y Deportes Diversos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario