A NIVEL DE CANCHA: Iniesta…¡Mil Gracias Por Tanto, Por Todo, Por Siempre!

Texto enviado por José David García.

Se va un grande. Un mago. Un dios del balón. Un tipo que lleva pegada la numero cinco en sus pies, que la masajea, mima y cuida como uno de sus más grandes tesoros. Es imposible quitársela. Un futbolista que denota técnica, habilidad, capacidad extrema en el regate, con una extraordinaria astucia para moverse en espacio reducido. En una baldosa. En los huecos más minúsculos.

Que veía los caminos más fluidos y adecuados para darle el mejor destino a las transiciones ofensivas. Un todo terreno. Un ganador. Un tipo que se ganó mi corazón de hincha por la magia que desbordaba en el campo.

Humilde. Callado y de pocas palabras. Que respeta al rival y se hacía respetar en un terreno de juego. Una persona ejemplar. Al que nunca le escuche una mala palabra. Un desvarío. Una metedura de pata. Una falta de respeto hacia alguien. Como todo un señor. Un hombre de verdad dentro y fuera de la cancha. Uno de tantos futbolistas que se han ido y que me han hecho amar, querer y atesorar este juego para siempre.

Iniesta se va del Barcelona, porque sentía que ya no podía aportarle al club de su vida, lo necesario para ayudarlo a ir por la senda ganadora, y que él, por el papel de estrella y leyenda que con justicia tiene en el club, no resultara un problema para el vestidor. Tanto en el tema físico pero sobre todo en el mental. De generar una situación de negación en la transición hacia el futuro por el peso que implica su nombre en la entidad, pero que tanto necesita el equipo.

Y eso solo lo hace más grande. Más responsable. Más maduro al saber y aceptar cuál es su actual situación. El de no aferrarse a lo que fue y no pudo ser. De entender que su ciclo ha terminado y hoy queda decir adiós. Con la promesa de volver. Que se va del futbol de élite y que implicará su desaparición del mapa internacional.

Pero esa despedida es difícil de aceptar y digerir tras el brillantísimo partido que realizó en la final de Copa ante el Sevilla. Entendiendo que como han hecho otros entrenadores, puede rotar y llegar a los tramos finales de temporada en un buen estado físico. Pero también el entiende que está en sus últimas chances para cerrar un gran contrato. Algo que aparentemente solo China le puede dar.

34 títulos como profesional. 31 con el Barcelona y las dos Eurocopas y el Mundial de futbol con la Selección Española. Del cual fue directamente responsable al anotar el tanto decisivo para que la “roja” consiguiera tan preciado y prestigioso trofeo para sus vitrinas. Siendo pilar fundamental para el “Tiki Taka” del Barça de Guardiola y posteriormente lo seria en la selección bajo las ordenes de Vicente Del Bosque.

Ese es su legado. Un tipo conquistador de trofeos como el mejor coleccionista que además sabe crear arte. Que pinta los mejores lienzos pero trabaja. Se tira al barro y no tiene ningún rubor de ensuciar la camiseta. Que lo despiden entre aplausos prácticamente en todos los estadios de España y del mundo. Al único jugador que France Football le pidió disculpas por no entregarle el Balón de Oro en 2010 en detrimento de Messi.

Ese es Andrés Iniesta. Uno de los mejores futbolistas españoles de la historia. Del futbol. Uno de los jugadores más talentosos que he visto pisar un terreno de juego. Querido y amado por todos. Que va más allá del taconazo, del amague, sombrero y del túnel. Que nos ha enseñado la parte más bonita, seductora y espectacular del juego. La que debemos disfrutar, apreciar y agradecer para la eternidad. Gracias por darnos tanto y devolverte tan poco. Gracias, pero ¡muchas gracias por todo Iniesta! Y mucha suerte en tu próxima aventura. Sea aquí… o en China.

 

Esta entrada fue publicada en A NIVEL DE CANCHA, DEPORTE SINALOENSE, DORADOS DE SINALOA, EDITORIAL DEPORTIVO, Futbol Soccer, Historia, Medios de Comunicación, Números y Estadísticas, PAMBOLERO, Temas y Deportes Diversos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario