A NIVEL DE CANCHA: Argentina, Una Pena…Una Vergüenza

Texto enviado por José David García.

Lo de Argentina es una vergüenza. Seguramente ha sido la versión más pobre en los últimos 20 años del cuadro albiceleste. Sampaoli no ha tenido la capacidad para congeniar y conjuntar a un colectivo lo suficientemente decente que pueda competir en la fase de grupos de la copa del mundo. Una que, no debería de representar muchas dificultades por historia y calidad que goza por lo menos en la parte ofensiva. Pero ha estado llena de tensión.

Los argentinos fueron una caricatura de equipo. Con una defensa endeble. Lenta, pesada y con muy poca capacidad para sacar el balón desde el fondo. Que no acompañaban la carrera en las contras croatas y por los costados eran tremendamente vulnerables. El 3-4-3 que sacó Sampaoli no proporcionó equilibrio. Uno que vivió en el desconcierto y la inseguridad de no sentirse arropado.

Acuña y Salvio tenían que recorrer mucho campo y eran incapaces de transitar en 80 metros constantes todo el juego. Se les alargaba el campo y no llegaban a las coberturas. Croacia tenía espacios entre líneas a montones y lo jugones como Modric, Rakitic y Brozovic se dieron un banquete. Posesión en toda la cancha, transiciones rápidas a uno o dos toques y profundidad por bandas con Perisic.

Pero bajo este tenor global, el primer lapso fue parejo. Ambos tuvieron aproximaciones y generaban situaciones con cierto peligro. Messi en los primeros minutos buscaban el balón especialmente en la banda derecha junto a Salvio. Combinaron bien y dieron verticalidad en un par de oportunidades y Argentina creo algo de peligro.

Pero nada más. Ahí comenzó y terminó la participación de la “Pulga”. El primer tiempo culminó como una pelea callejera para ambos conjuntos: poco claro, mucho golpe y contacto rasposo. El segundo tiempo sería para un solo lado.

El medio campo albiceleste era sumamente cansino. Tanto para la recuperación como para la generación de juego. Mascherano y Enzo Pérez nunca se caracterizaron por ser muy dúctiles con pelota. Sumado a que Messi se botó en escasas ocasiones en zona media, ya se imaginarán el volumen de juego de los sudamericanos.

Se agradece esta propuesta temeraria y ofensiva constante de Sampaoli. Presionar la salida del rival y buscar recuperar en zona rival. De ser intensos e ir hacia adelante achicando la cancha en un espacio de 20 metros. Pero es suicida. Mas cuando enfrente tienes a un equipo con tipos muy técnicos que tiene la capacidad de tocar y mover como dioses en un espacio muy reducido el balón y darle el mejor destino.

Y vaya que Modric y Rakitic lo hicieron. Croacia fue mucho mejor. Bien organizado, con ideas claras y más pragmáticas en su juego. No se complicaron la vida. Leyeron muy bien el partido y le dieron mejor cause.

No podemos obviar lo de Messi. Desaparecido, escondido y sin la pelota. No participó del juego y parecía un alma en pena desde el comienzo. Caminó toda la cancha y fue intrascendente. No se le puede justificar todo. Es verdad, su equipo no lo acompañó. Pero él tampoco hizo mucho por ser importante.

Lo mínimo que le puedes pedir y exigir al mejor futbolista del mundo es que en esta clase de encuentros que dictan necesidad y presión, aparezca en escena. Que de su mejor actuación y que salve los muebles. Que levante la mano y demuestre que tiene la personalidad necesaria para salir adelante en los momentos más complicados cuando la pelota quema.

Basta de apapachos. No tiene malos acompañantes. Ya quisieran muchos contar con Higuain, Dybala, Di María y Agüero. La defensa es otro cantar. Cuando juega bien y es la figura, todos los halagos y apapachos han sido bien merecidos. Pero cuando no aparece y juega mal, también hay que decirlo.

Es el mejor futbolista que he visto pisar un terreno de juego. Dicho esto, no puedo esconder su pésimo partido, porque sería faltar a la verdad. Como tampoco se puede esconder el pésimo rendimiento colectivo argentino que ya quedó más que claro anteriormente.

Una pena lo de Argentina. Necesitan un milagro para avanzar a la siguiente ronda. Todavía tienen vida. Y cuando hay vida, hay esperanza. Sigo pensando y sostengo que cuando tienes a Messi, no te puedes dar por muerto. Tiene una oportunidad de oro para reivindicarse.

Quedar en la historia y fulminar tajantemente y de una vez por todas, la pesadísima loza que tiene encima por las comparaciones constantes que sufre con Maradona. Repito, depende de él y solo de él. Para así tener el amor de un pueblo argentino que no lo acepta como suyo, pero que tanto ha añorado por los siglos de los siglos.

Esta entrada fue publicada en A NIVEL DE CANCHA, DEPORTE SINALOENSE, DORADOS DE SINALOA, EDITORIAL DEPORTIVO, Futbol Soccer, Historia, Medios de Comunicación, Números y Estadísticas, PAMBOLERO, Temas y Deportes Diversos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario