EL FANÁTICO: Lewis Hamilton y Tiger Woods, Dos Gigantes

DATO DEL DÍA. Entre los años 70 y 80, con excepción del beisbol de Ligas Mayores, las otras ligas profesionales estadounidenses (y canadienses) tuvieron una competidora, que al desaparecer legaron algo de alguna manera a las originales; la NBA enfrentó a la ABA (American Basketball Association), la NFL a la USFL (United States Football League) y la NHL a la WHL (World Hockey Laegue), aunque ya para 1984 ninguna de ellas existía.

REY DEL REGRESO. Dicen muchos grandes pilotos de la historia, especialmente de Fórmula Uno y los seriales estadounidenses, que la mejor carrera posible para un piloto es aquella en la que se arranca del fondo de la formación de salida y se concluye en lo más alto del podio, algo que cuando ha ocurrido, deja claro el carácter competitivo del piloto que ha logrado la proeza, situación con la que Lewis Hamilton ha coqueteado varias veces.

Durante el lapso en el que se celebró el Mundial se corrieron tres Grandes Premios de F-1 en Europa y poca atención se les puso, salvo por los fanáticos más fieles, que son millones, y en esos eventos, junto al del fin de semana pasada en Alemania, el que mejor parte sacó en todo sentido fue Lewis Hamilton, de Mercedes Benz, que no en vano ha renovado por dos años más con  su escudería por 52 millones de dólares por temporada, nada más.

El 24 de Junio, en el circuito francés de LeCastellet, Hamilton hizo la carrera perfecta, ganó sin problemas desde la posición de honor en la parrilla, aunque tuvo que batallar con Verstappen, y un par de semanas después, el primer día de Julio, en el trazado de Spielberg en Austria, Hamilton, Bottas y todo el equipo Mercedes Benz tuvo su peor día de toda la temporada y de mucho tiempo, con fallas de todo tipo y un resultado para el olvido.

El 8 de Julio en la legendaria pista inglesa de Silverstone, Hamilton ante su público salió en la pole pero llegó segundo, a pesar de lo cual fue un carrera de antología para el británico, pues remontó casi todo la formación luego de caer a la cola casi al principio, lo que volvió loco al graderío, pero le faltó tiempo, con tres giros más le hubiera respirado en la espalda a Vettel y quizá le habría arrebatado la de cuadros, sinceramente una carrera inolvidable.

El fin de semana pasado en el hermoso circuito de Hockenheim en Alemania, Hamilton calificó pobremente en el lugar 14 el sábado, pero el domingo dio otra clase de lo que es remontar posiciones, cerrando con un triunfo que lo regresó al tope de la clasificación de pilotos y puso a su equipo en la cima del campeonato de constructores; sigue, la semana que viene, el Gran Premio de Hungría, y veremos si el inglés sigue dando cátedra.

UN REGRESO ESPERADO. Hacia nueve (si, nueve) años en los que Tiger Woods no tomaba por algún momento el liderato en un torneo mayor, es decir, de los cuatro grandes de la PGA (incluyendo el Abierto Británico), pero el domingo el legendario jugador lo hizo y cerca estuvo de ganar en el histórico campo de Saint Andrews el llamado The Open.

El ganador del Abierto Británico fue el italiano Francisco Molinari, primer jugador de esa nacionalidad que gana un torneo mayor de la PGA en la historia, pero sin duda el regreso en el torneo y aparentemente en su carrera, de Tiger Woods, fue lo más destacable del torneo.

Esta entrada fue publicada en Automovilismo, Basquetbol, Beisbol, Columna EL FANÁTICO, DESDE LO PITS, EDITORIAL DEPORTIVO, Golf, Historia, Hockey, Números y Estadísticas, Temas y Deportes Diversos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario