A NIVEL DE CANCHA: Courtois y Las Buenas Sensaciones en el Madrid

Texto enviado por José David García.

A menos de 24 horas para que finalice el mercado de fichajes en Inglaterra, podemos afirmar que es prácticamente un hecho la incorporación del guardameta belga Thibaut Courtois al Real Madrid. El costo de su compra rondará entre los 35 y 50 millones de euros para el conjunto merengue que, en las próximas horas se unirá al trabajo de los blancos. Todo a falta de que el Chelsea consiga a un sustituto de garantías. Y todo parece indicar que el elegido es el arquero vasco Kepa Arrizabalaga del Athletic Bilbao por 80 millones de euros. Cifra que lo coloca como el portero más caro de la historia.

Dicho todo lo anterior, hay varias preguntas que saltan a la vista ante este inminente fichaje. Y no tanto porque se ponga en tela de juicio la calidad de Courtois. Que sin duda está entre los cinco mejores cancerberos del mundo. La problemática pasa por entender realmente que tanto necesita el Madrid la incorporación de un portero y de cómo este escenario, dejaría parado a Keylor Navas de cara a la prensa, vestuario y de los propios aficionados.

¿Realmente necesita el Madrid fichar a un portero? ¿Es beneficioso abrir un debate ya sepultado hace un par de temporadas por el buen rendimiento del guardameta costarricense? ¿Qué tanto este movimiento puede afectar el ecosistema interno del vestuario en el día a día? ¿Qué tan positivo es esta transacción en el corto y mediano plazo para el equipo que dirige Julen Lopetegui?

Solamente el paso del tiempo nos confirmará estas sospechas. Lo que sí queda claro es que esta decisión, como todo en la vida, tiene sus pros y sus contras.

Visto desde un plano económico, empresarial y de imagen corporativa de club, es inmejorable. El desembolso de dinero es ínfimo – 35 o 50 millones de euros por uno de los mejores porteros del mundo, para cómo se está moviendo el mercado hoy en día, es una ganga – además que el arquero belga tiene una mejor imagen publicitaria y mercadológica a nivel internacional que el propio Navas por más injusto que esto suene.

El plano deportivo tiene cuotas interesantes. En lo positivo, el Madrid se asegura tener a un portero de rendimiento inmediato y sumamente contrastado. Los equipos y los escenarios en los que ha jugado, lo abalan. También se aseguran un jugador élite en su posición por los próximos 10 años. Potente, rápido de reflejos, juego aéreo, dominio del área, ágil de pies y tiempista en las salidas y cortes de balón. Vista desde las dos vertientes, económica y deportiva, el Madrid sale ganando.

Pero aquí ya nace la duda que señalábamos al principio. ¿Qué pasara con Keylor Navas? A simple vista, el hecho de tener a dos arqueros de primer nivel, parece insostenible. No solo por la presión mediática que supondría el debate diario sobre quien debería ser titular, sino por un desgaste innecesario a un vestuario y un entrenador, que a primera vista y luego de su recién llegada, consideraba que no era necesario contratar a un portero porque lo que ya había en casa en esa demarcación, era más que suficiente.

En primera instancia, Lopetegui tiene en muy buena consideración a Navas. Piensa que es un portero que tiene garantías de sobra para ser titular en este equipo por capacidades y por el rendimiento mostrado. Aquí es donde llega la cuestión ¿Por qué el Madrid contrata a otro portero sabiendo que el entrenador no lo requería? Solo se puede entender desde la premisa de que era una oportunidad inmejorable de mercado y sobre todo pensando a futuro. Ya que Courtois es seis años más joven que Navas.

Además, que el arquero belga ya se había negado en tres ocasiones a una renovación de contrato con el Chelsea. Situación que lo deja libre a partir de enero y eso le dejaría la puerta libre para marcharse a donde más le plazca sin dejar un solo centavo en las arcas del conjunto londinense. Así que desde este punto, parece un movimiento positivo para todos, excepto para Keylor Navas. Que será bajo su propia consideración, si quiere huir… o luchar como el buen sobreviviente que ha sido todo este tiempo.

Buenas sensaciones 

El Real Madrid está en una constante evolución. Se está reinventado. Ya lo venía anunciando Julen Lopetegui en rueda de prensa. Los primeros partidos en la gira del cuadro blanco por USA lo muestran así. Las esperanzas en las bases de juego se plantan en un sistema más colectivo. Sobre todo tras la salida de Cristiano Ronaldo, el club entiende que el equipo necesita repartirse mejor las responsabilidades y no depender tanto de un solo jugador en cuestiones cuantitativas.

Lopetegui deja muy claro cuál va a ser su sello en este equipo: presión tras pérdida asfixiante para recuperar la pelota lo más arriba posible, juego ofensivo sin posiciones fijas en ataque y otra oportunidad para Bale y Benzema en el equipo titular. La apuesta por Asensio va en serio y el joven español en esta pretemporada, guardando toda proporción, ha levantado la mano para demostrar que puede ser parte del equipo de gala. Tres goles en tres partidos hablan de su buen rendimiento individual y de los dividendos que puede obtener el entrenador, colocándolo constantemente como un falso “9”.

Las sensaciones iniciales que ha dejado el equipo son buenas. Posesiones fluidas, movilidad sin pelota, buena ocupación de espacios, verticalidad en el último tercio para generar sorpresa y buena voluntad para la recuperación de la pelota en campo contrario. Se ha visto a un equipo correoso en donde todos repliegan en fase defensiva y ocupan la zona para que el equipo no quede descompensado.

El mejor fútbol de momento por parte del Madrid se ha visto frente a la Roma. Donde lo dominó en los primeros 45 minutos y lo apabulló con un juego alegre, jovial y ofensivo en donde pudo generar una buena cantidad de ocasiones de gol e irse muy pronto al frente.

No destacó alguien en especial. Pero si ha sido notorio la relevancia de Dani Ceballos en el equipo. En todos inició como titular y tuvo un rendimiento por encima de la media. Con personalidad, insistencia, buen dominio de balón, juego asociativo y disponibilidad defensiva. Se espera que su papel con Lopetegui sea más protagónico y no tan residual como la temporada pasada bajo las órdenes de Zidane.

Más allá de las dudas que se puedan tener ante la falta de refuerzos, especialmente de un centro delantero, un defensa central, la situación pendiente de Modric con el Inter y la confirmación de la cesión de Kovacic al propio Chelsea, que ya es una situación que el entrenador y el club tendrán que valorar en las próximas horas, las sensaciones que deja el Real Madrid son positivas con lo que tiene a día de hoy en la plantilla. Espacialmente viendo hacia su compromiso más cercano y oficial como lo es la Supercopa de Europa que disputara el 15 de agosto frente al Atlético Madrid y poder encarar la temporada de la mejor manera posible.

Esta entrada fue publicada en A NIVEL DE CANCHA, DEPORTE SINALOENSE, DORADOS DE SINALOA, EDITORIAL DEPORTIVO, Futbol Soccer, Historia, Medios de Comunicación, Números y Estadísticas, PAMBOLERO, Temas y Deportes Diversos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario