EL FANÁTICO: Aaron Rodgers, Pretemporada NFL, Odell Beckham Junior

DATO EL DÍA. En 2008 se usaron por última vez en una temporada de Ligas Mayores los anteriores estadios de los Yankees y los Mets de Nueva York: el original Yankee Stadium y el Shea Stadium; el primero sigue en pie y es casa de uno de los dos equipos de MLS que tienen por sede la Gran Manzana, el segundo ya fue demolido y donde estaba es ahora estacionamiento de la nueva casa de los Mets.

EXTENSIÓN MILLONARIA. La directiva de Green Bay acordó con el quarterback del equipo, Aaron Rodgers, una extensión de contrato de cuatro años por 134 millones de dólares, que podrían llegar a ser 180 millones en caso de que se den los números para cobrar todos los incentivos, según Adam Schafter, reportero de ESPN, por lo que el citado estará con los Packers hasta finalizar la campaña de 2023.

El anuncio que dio antier el gerente del equipo, Brian Gutekunst, hizo de Rodgers el mejor pagado en su posición en la liga, con 103 millones asegurados del posible total de 180 o hasta del mínimo de 134, lo que da promedio de 33.5 millones al año, lo que siendo claro, fuera de impuestos, que son altos en Estados Unidos, quedarán más o menos en 20 millones al año, libres por completo para el jugador, más o menos 380 millones de nuestros pesos.

Si consideramos que Rodgers juegue los 16 partidos de cada año, y tres en postemporada en promedio por año, nos arroja que el jugador en cuestión ganará 20 millones de pesos por partido, un salario que en este país ganan apenas los amigos de Odebrecht en el gobierno federal aún en funciones, aunque estos sin dejarlo ver claro y sin factura de por medio, menos impuestos que pagar; y no sigo desglosando porque le (y me) echo a perder el día.

Normal por donde se vea, aunque muchos hayan visto este hecho como algo excepcional, porque Rodgers es, a juicio de no pocos, mejor quarterback que Brady, al menos unos años más joven, y siempre una garantía; seguro algunos dirán que dónde están los anillos que el de los Pats si ha ganado y contesto: es deporte de equipo, aquel sin Belichick y sin decenas de compañeros que ha tenido, tendría las manos sin anillo alguno sin dudarlo.

Otra razón que hace normal la gran extensión de contrato del citado es que eso genera y lo merece por lo tanto, es decir, es fuente ingresos por millones para su equipo y para toda la liga, es de los jugadores por los que la gente va a los estadios, compra miles de objetos y ve las transmisiones de televisión, es de esos jugadores que soportan en gran medida a la NFL; imposible medir su impacto económico real, pero seguro es mucho más de lo que cobrará.

VISTA ENGAÑOSA. Cual espejismo en el desierto o en el horizonte de una carretera ardiendo por el sol, es la pretemporada de la NFL, periodo que sirve a los entrenadores para ver a los nuevos jugadores y saber cómo regresaron los veteranos con contrato, aquellos que se fueron del ciclo pasado con lesión y los que no tuvieron tan mala fortuna, pero nunca es parámetro de lo que puede ser la campaña regular y le explico en breve por qué.

Son cuatro partidos para 30 equipos y cinco solo para dos, aquellos que jugaron el partido del Salón de la Fama, por lo que es justo decir que en los dos primeros juegos de este periodo la mayoría de los equipos usan a sus titulares posibles o potenciales en un par de ofensivas o series defensivas y solo en casos especiales hacen jugar un periodo o a lo sumo dos a uno que regresa de lesión, especialmente si hubo alguna cirugía.

La tercera semana es diferente, se usa al posible primer equipo un cuarto y luego al segundo al menos otro periodo, para dejar la segunda mitad para alternar novatos con mucho potencial, pues para ese momento ya se cortó al excedente menos notable y quedan jugadores que pueden quedarse en el equipo o al menos servir para e equipo de prácticas, es decir, serán para entrenar con los del equipo principal pero no se uniformarán nunca.

En la cuarta semana podemos ver a los titulares definidos una o dos series completas, con algunos cambios o sustituciones importantes para probar variantes, lo que resulta mucho más interesante que las tres semanas previas, pero sin mostrar todas las armas, y eso pasará esta semana en la NFL, así que no ponga atención a los resultados sino a lo que ocurra en el campo en los primeros dos cuartos de los partidos de esta última semana de preparación.

POR FIN. Luego de meses de especular que se iba, que se quedaba, que hasta se retiraba, se anunció que los Giants por fin llegaron a un acuerdo con Odell Beckham Junior, quien tendrá una extensión de contrato por cinco años por 95 millones de dólares, de lo que 65 estarán completamente garantizados, es decir, se le pagarán pase lo que pase, convirtiéndose en el receptor abierto mejor pagado de la NFL en la actualidad.

Deja atrás los 17 millones por año que recibe en promedio el receptor Antonio Brown con Pittsburgh y rebasa los 55 millones garantizados que tiene Mike Evan, obvio igual recetor, con los Bucs; Bechham estará en su quinta campaña en la liga y aunque no ha jugado en esta pretemporada, es muy probable que juegue el próximo 9 de Septiembre, cuando los Giants se enfrenten a Jacksonville.

El receptor que nos ocupa logró al menos 90 recepciones, mil 300 yardas y diez recepciones para anotar en cada una de sus tres primeras temporadas y es quien más rápido ha llegado en la historia de la liga a 200 recepciones y 3 mil yardas, logro alcanzado en 30 partidos en la NFL.

Esta entrada fue publicada en Columna EL FANÁTICO, Futbol Americano, Historia, Números y Estadísticas, QUARTERBACK y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario