La Opiniòn de Yesenia: Feliz Cumpleaños 49 a la Leyenda Randy Johnson

Texto enviado por Yesenia Torrecillas.

Un día como hoy, pero de 1963 nace Randy Johnson en  Walnut Creek, California. Uno de los pitchers más emblemáticos de todos los tiempos, su poderosa recta que rebasaba las 95 millas por hora y alcanzaba las 100 (152,8 y 160,9 kilómetros por hora) lo caracterizaron e inmortalizaron por siempre en el mejor béisbol del mundo.

Desde sus inicios, Randy demostró su poderío en el montículo, pues cuando entró a la escuela secundaria ya era una estrella de Béisbol. En 1982 Jonhson había ponchado a 122 bateadores en solo 66 entradas lanzadas, además lanzó un juego perfecto en su última salida como lanzador en la escuela secundaria.

También lanzo para el equipo de Burkovich, el cual reunió a todos los mejores jugadores de California. Continúo siendo el mejor en la universidad del Sureste de California bajo las miradas del entrenador Rod Dedeaux, pero a menudo mostraba problemas de descontrol.

Desde su llegada a las Grandes Ligas Johnson fue reconocido como el lanzador más intimidante de todo el juego debido no solo a la velocidad de sus pitcheos, sino también a su corte de pelo rebelde, su pronunciado bigote, sus ganas de ganar y su desborde de energía en la loma de los disparos.

Marineros de Seattle

Durante su carrera, Randy fue cambiado de los Expos a los Marineros por el jugador de posición Mark Langston, Johnson lideró la Liga Americana en bases por bola durante tres temporadas consecutivas desde 1990 hasta 1992 y en bateadores golpeados en 1992 y 1993. Johnson se vio apoyado por otra leyenda de los montículos, Nolan Ryan a quien agradece por haberlo ayudado a llevar su carrera al siguiente nivel, Ryan dijo que pudo apreciar todo el talento que Johnson tenia y que no quería verle tomar todo el tiempo que a él le tomo, para entender ciertas cosas sobre el juego.

Nolan Ryan le recomendó hacer ciertos cambios en la forma en que Johnson hacia sus lanzamientos hacia el plato, lo cual Johnson acató y en seguida comenzó a ver los resultados de una mejor localización dentro de la zona de strikes. Luego de lanzar bien durante la temporada corta de 1994, Johnson logro ganar el premio Cy Young de la Liga Americana en la temporada de 1995 ayudado por una marca de 18-2, efectividad de 2.48 y 294 ponchados.

Su porcentaje de ganados y perdidos terminó en .900, siendo el segundo porcentaje más alto en la historia de la Liga Americana detrás de John Allen, quien termino con 15-1 para los Indios de Cleveland en 1937 y con esto se convirtió en el único lanzador en la historia de los Marineros de Seattle en ganar este premio. Durante su estancia con los Marineros de Seattle sus marcas personales fueron de 130-74, con una efectividad de3.42 y un total de ponchados de 2,162.

Astros de Houston

En 1998 Randy es cambiado a los Astros de Houston, donde no tuvo una temporada tan brillante como en otros años, pues a pesar de lograr una marca de 10-1 con efectividad de 1.28, y que ayudó a los Astros hasta la postemporada, el equipo no le respondió en la ofensiva como se debe.

Diamondbacks

Siendo agente libre, Johnson obtuvo un acuerdo de cuatro campañas y una más opcional por la suma de $52.4 millones de dólares con los Diamondbacks, una franquicia de segundo año con una experiencia relativamente escasa.

Sin duda, el contrato fue uno de los más grandes en la historia para un agente libre, con Johnson ganando el Premio Cy Young en todas y cada una de las temporadas del mismo. El contrato rápidamente pago dividendos a los Diamondbacks con Johnson liderando el equipo hasta la postemporada gracias a una marca de 17-9 con efectividad de 2.48 y un record personal de 364 ponchados, líder en ambas ligas y suficiente para ayudarle a ganar su segundo premio Cy Young y primero en la Liga Nacional lo que puso a Johnson en muy buen momento.

A pesar de tener solo cuatro años de existencia, los Diamondbacks fueron conducidos por Johnson hasta su primer Serie Mundial en la temporada de 2001, logrando vencer a los poderosos Yankees de Nueva York en una ardua serie que se fue al máximo de siete juegos.

Tanto Randy Johnson como Curt Schilling fueron nombrados como los Jugadores Más Valiosos (MVP) de la Serie Mundial al mismo tiempo que recibieron el premio Sportsmen of the Year por la revista deportiva Sports Illustrated en 2001, siendo ese el primero de dos años en los que el dúo terminaría primero y segundo en las votaciones para el Cy Young de la Liga Nacional, siendo Johnson el ganador ambas veces.

Suceso con la paloma

En uno de esos sucesos curiosos que rara vez ocurren, durante un partido de pretemporada el 24 de marzo contra los Gigantes de San Francisco, al hacer un lanzamiento hacia el plato Johnson golpeó a una paloma que volaba dentro del parque de Béisbol al mismo instante que este soltó su potente disparo.

La paloma murió luego de ser impactada por la veloz bola y el anotador oficial de las Grandes Ligas declaró que no hubo lanzamiento por lo que el conteo permaneció igual que antes el incidente. Las imágenes de impacto de la bola con la paloma fueron televisadas alrededor del mundo por lo extraño y sorprendente del hecho.

Serie Mundial 2001

Vale la pena recordar el último partido de la Serie Mundial de 2001 donde el lanzador abridor era su compañero Curt Schilling, quien durante espacio de siete entradas solo permitió dos carreras limpias y había ponchado a nueve jugadores de Yankees, pero al dejar el partido los Diamondbacks estaba debajo en el marcado por la mínima, 2-1, Miguel Batista entro el labor de relevo para sacar un Out, todo esto fue preparando el escenario para una labor de relevo histórica por parte de Johnson, quien con ningún día de descanso entró en la octava entrada y así terminar con el castigo que los Yankees habían propiciado al relevo de los Diamondbacks durante toda la serie.

Johnson lanzó un rollo y un tercio, donde no permitió hits ni cedió bases por bolas, ponchando a un bateador, lo cual fue suficiente para los que su equipo repuntara y anotara dos carreras en la novena entrada y así ganara la primera Serie Mundial en su historia y la primera y única de Johnson, quien se llevó el honor de ganar en labor de relevo el último juego de la inolvidable Serie Mundial de 2001.

Las tres victorias de Johnson en esta Serie empataron un record de ganados en una Serie Mundial y dejaron a Johnson con marca de 5-1, con efectividad de 1.52 en 41.1 entradas lanzadas además de lograr 47 ponches, lo que de paso borró las dudas de Johnson y su rendimiento en postemporada.

Ese mismo año, pero en mayo Johnson logró su marca personal de ponchados en un partido, cuando enfrentando a los Rojos de Cincinnati propició 20 ponches, pero debido a que el juego se fue a entradas extras no está categorizado como un juego oficial de 20 ponchados por las Grandes Ligas, a pesar de que Johnson logró todos sus ponchados en las 9 entradas reglamentarias, el juego está marcado por separado junto con el lanzado por Tom Cheney de los Senadores de Washington, quien logró la misma hazaña pero en 16 entradas de labor.

Logros importantes

  • Otro logro interesante de Johnson es que el 23 de agosto de 2001 ponchó a tres bateadores con tan solo nueve lanzamientos, lo que le convirtió en el trigésimo lanzador en lograrlo en la historia de las Grandes Ligas. La hazaña fue lograda frente a los Piratas de Pittsburgh, durante la sexta entrada de una derrota 5-1.
  • La temporada de 2002 sería la mejor de Johnson en su carrera, logrando la Triple Corona como pitcher, quedando líder en juegos ganados con marca de 24-5, líder en efectividad con 2.32 y líder en ponchados con 334, lo cual le valió para ganar su cuarto premio Cy Young en la Liga Nacional, cuarto de forma consecutiva y quinto de su carrera, también se convirtió en el único lanzador en la historia de las Grandes Ligas en lograr cinco temporadas consecutivas con 300 o más ponchados hasta la fecha.
  • Johnson fue votado para ganar el Cy Young de forma unánime siendo esta la primera vez en su carrera.

La temporada de 2003 fue la peor temporada para Johnson, pues las lesiones nuevamente volvieron a hacerse presentes en su carrera, limitándole a solo 18 salidas en dicha temporada y terminando una racha de cinco temporadas seguidas con efectividad de menos de 3 carreras o menos, cuando terminó con 4.26. Pero la temporada no fue solo un fracaso por las lesiones, pues el 19 de septiembre Johnson logró su primer y único cuadrangular frente al equipo de los Cerveceros de Milwaukee, con esto Johnson es un bateador de .128 de promedio de por vida.

De nuevo en la gloria

En la temporada de 2004, Randy se repuso a sus lesiones, y fue así como el 18 de mayo se convirtió en el décimo séptimo lanzador en la historia de las Grandes Ligas en lograr lanzar un juego perfecto frente a los Bravos de Atlanta a la edad de 40 años, siendo el lanzador más viejo en hacerlo, además en dicho partido Johnson ponchó a 13 enemigos para sellar una victoria que le colocó nuevamente en los libros de historia del Béisbol, pues también ingresó al selecto grupo de lanzadores que lograron lanzar juegos sin hit en ambas ligas, igual que  Cy Young, Jim Bunning, Nolan Ryan e Hideo Nomo.

Ese mismo año, pero en junio en juego contra los Padres de San Diego, Johnson ponchó a Jeff Cirillo, lo cual lo convirtió en el cuarto lanzador en la historia del Béisbol en alcanzar la marca de 4,000 ponchados.

Yankees de Nueva York

El 6 de enero de 2005 Johnson fue enviado a los Yankees de Nueva York en donde fue designado para abrir el juego inaugural contra los campeones de 2004, los Boston Red Sox en un partido en el que lanzó seis entradas completas, permitiendo solo una anotación y ponchando a seis para llevarse la primera victoria como Yankee. A pesar de un buen inicio, Randy no pudo aclimatarse en la Liga Americana pues durante gran parte de la temporada mostró muchas inconsistencias.

Regreso a los Diamondbacks

El 5 de enero de 2007, Randy regresó al equipo que lo llevó a la cima de su carrera. El 3 de junio Johnson abanicó a Mike Cameron para lograr su ponchado # 4,673 de por vida, con lo cual desplazó a Roger Clemens del segundo lugar de todos los tiempos en ponchados, en dicho juego, a pesar de la derrota de Arizona 7-1, Johnson sobresalió con su hazaña y consiguió 8 chocolates.

Más adelante, en la misma temporada Johnson logró su ponchado 4,700 en su carrera el 6 de julio contra el equipo de los Padres de San Diego, en donde en seis entradas y un tercio logró diez ponchados y la victoria. En dicha temporada terminó con marca de 11-10 con efectividad de 3.91 y su juego completo # 100 en su carrera frente a los Rookies de Colorado.

Gigantes de San Francisco y retiro

Después de 2 años con Arizona, Randy pasó a ser agente libre y decide firmar un contrato de una temporada y ocho millones de dólares con los Gigantes de San Francisco, luego el 7 de abril de 2009 fueron revelados más detalles sobre contrato de Johnson, el cual tenía incluido 2.5 millones de dólares estadounidenses en bonos por rendimiento y 2.5 millones más por premiaciones.

El 4 de junio de 2009 Johnson finalmente alcanza la victoria 300 de su carrera, convirtiéndose en el vigésimo cuarto lanzador en lograr llegar a esta marca frente a los Nacionales de Washington con un marcador 5-1 en el National Park de Washintong, DC. Al mismo tiempo fue a penas el sexto lanzador zurdo en lograr alcanzar la marca y en el quinto lanzador en los últimos 50 años en lograrlo en su primer intento uniéndose a Warren Spahn, Steve Carlton, Gaylord Perry y Tom Seaver.

El 5 de enero de 2010 anunció vía conferencia telefónica su retiro del Béisbol, luego de 22 temporadas en las Grandes Ligas. Al retirarse, Johnson dejó una marca de 4.875 ponches, superados solamente por los 5.714 de Nolan Ryan en la lista de todos los tiempos. Él es Randy Johnson, un hombre de poder y firmeza, una estrella del montículo.

Para leer màs colaboraciones de Yesenia Torrecillas, haga click aquì.

Esta entrada fue publicada en ALGODONEROS, Beisbol, DEPORTE SINALOENSE, Historia, Medios de Comunicación, Números y Estadísticas, Reportajes, TOMATEROS, YESENIA TORRECILLAS y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario