Uncategorized

¡Levantá la cara Che!

lavolpe1.jpgTexto enviado por José Luis Pérez

El miedo al fracaso es tan burdo como tenerle terror a la vida. De los errores se alimenta la experiencia y es de sabios aceptar la caída si uno se levanta con las manos llenas de revanchas futuras.

Ricardo Antonio LaVolpe no pudo más, vio a su alrededor y decidió no continuar. Su cargo de entrenador en el Vélez terminó y con él tal vez su pasajera aventura en el balompié argentino. Ahora, sus detractores se asoman cuales aves de rapiña y tratan de destrozar lo poco que queda de la integridad del entrenador pampero.

Pero éste sabe que nada está perdido. Rosario Central ya lo colocó en su agenda, igual que algunos equipos en México. El “Bigotón” sabe que la vida es una ruleta y que pronto le volverá a sonreír la fortuna como hasta hace poco.

Una de las opciones más seguras para él sería regresar a un club con el cual vivió uno de sus romances más eternos: el Atlas.

Los rojinegros nunca han brillado tanto como cuando el sudamericano tomó sus riendas, dándole al futbol mexicano una generación de jugadores que han dejado su huella profunda.

Lo más conveniente para él, es que no llegaría como técnico, sino como director deportivo, un cargo que sería menos pesado para LaVolpe en su regreso al balompié de nuestro país. Por desgracia, al volver sería cuestionado por un sin fin de gente del medio pambolero, quienes desde ahora lo llaman “fracasado”, pero ¿qué técnico no ha sabido de sin sabores, o de malos resultados alguna vez en su vida?

Una decena de equipos han tenido como timonel a Ricardo (Oaxtepec, Querétaro, Atlante, Toluca, Atlas, Vélez, Boca, Chivas, Ángeles de Puebla y América), donde siempre mostró un profesionalismo enorme, el cual sin duda tuvo como jugador, etapa en la cual consiguió ser campeón del mundo en 1978.

De cara dura, mirada desafiante, mostacho pronunciado y unos labios siempre soportando el peso de un cigarrillo, el “Bigotón” ha hecho una escuela de directores técnicos exitosos en México (Miguel Herrera, Sergio Bueno, René Isidoro García, Isaac Mizrahi, Wilson Graniolatti, Daniel Guzmán, Rubén Omar Romano, Francisco Ramírez, etc.), sin contar el legado de los jugadores debutados en sus equipos. Quien no sepa reconocer todo lo que ha significado LaVolpe para México, es un insensato.

Por lo pronto, su regreso está en veremos y todo parece indicar que muy pronto podremos tener la posibilidad de ese juego exquisito, de buen toque y deleite ofensivo al estilo del entrenador originario.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!