Futbol Soccer

¿Equipo de “Primera”?

http://thedanyx.googlepages.com/DORADOSS.gif/DORADOSS-full.jpg

Texto enviado por José Luis Pérez

No es lo mismo ser una franquicia que juega en Primera que un equipo de “primera”. Esa sería la diferencia real para Dorados si consiguiera el ascenso al Máximo Circuito.

Más allá de los resultados, la directiva y todo lo que rodea al cuadro sinaloense se olvida de hacer cada vez más profesional a esta escuadra.

Por principio de cuentas, uno nunca sabe quién es el bueno en la cabeza administrativa. Esa parece ser una constante, no en vano alguna vez Vicente Urías (ex director del Instituto Sinaloense del Deporte y ex directivo dorado) renunció a su cargo tras darse cuenta que tan sólo para los medios locales él era el presidente, mientras que para los nacionales (sobre todo para salir en televisión y prensa nacional) lo era Juan Antonio García.

Ahora, nadie sabe quien tiene más control, si Antonio Núñez, de la empresa Profut, el mismo Juan Antonio García, Eustaquio de Nicolás o uno que otro ex dirigente que tras ser removido de su cargo hizo grilla en contra del mismo equipo.
Tras esa lucha de poder, poco se detienen a pensar en las grandes carencias de los peces del Humaya. Por principio de cuentas, Dorados no cuenta con una casa club, por ello tienen que entrenar en un centro recreativo.

Es impresionante que junto al estadio Banorte se construyeron las lujosas oficinas de la empresa dueña del equipo y ésta no tenga ni siquiera algo decoroso para la parte administrativa del club. La oficina dorada fue colocada dentro del mismo estadio, el cual ni siquiera está equipado con una sala de conferencias digna del profesionalismo de una escuadra que aspira a los altos niveles de competencia.

Además, hay que recordar que ninguno de los cuadros filiales sobresale en las divisiones inferiores. Incluso, Dorados de Tijuana descendió sin más pena ni gloria a la Segunda División cuando Sinaloa cayó también en las garras del porcentaje.

Por desgracia, el problema aquí no es quién se las hizo, sino con quién se la cobran. Hubo un momento en el Torneo de Apertura 2005 que el equipo llevaba por lo menos siete juegos sin victoria. Un reportero trataba de ir a fondo en el problema, sobre todo en la tensión que esa situación le provocaba a la directiva. Tras una publicación donde puse de manifiesto la completa crítica de los dirigentes hacia el nivel de los jugadores, Dorados prefirió algo mejor. En lugar de resolver su conflicto, la escuadra áurea vetó a ese periodista, al no concederle acreditación para la siguiente temporada. Ese reportero fue un servidor.

No sólo de resultados vive el futbol, también cuenta toda la buena infraestructura que gire a su alrededor, si no pregúntenle al Pachuca.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!