Futbol Soccer,  Medios de Comunicación

¿Pecado Periodístico?

a8178g.jpg 

Un medio de comunicación tiene el derecho de definir sus propios criterios de selección y tratamiento de la información. Ninguna fuente de información tiene el derecho de obligar a ningún medio a hacer algo porque considera que lo que el medio hace no le conviene. Obstaculizar el trabajo de un periodista, cualquiera que sea la causa que se argumente, es una falla ética grave, aun viniendo de un ente privado, que en este caso realiza una actividad pública.

Denunciar una anomalía no es un pecado periodístico, sino una virtud, por eso me da pena saber que en Culiacán, en muchos más ámbitos de los que yo creía,  el pecado no consiste en hacer algo mal sino en decir la verdad. Diario hay prueba de eso, nuestra ciudad es de una doble moral impresionante.

Vetar a mis colegas Arturo González y Jorge Thamer no es la solución para las diferencias de interpretación de las cosas entre el periódico Noroeste y el Club Dorados de Sinaloa. Ni tampoco es una desición acertada de parte del equipo culichi. Es más una manera poco inteligente de defenderse.

Lo único que ha hecho el periódico Noroeste es hacer pública una situación que se presentó en un juego de los Dorados, que puede ser interpretada de diversas maneras. Pero esa diferencia de interpretación no debe ser motivo de conflicto, pues nadie está obligado a pensar como los otros, aunque esos otros crean que la condición de local les merezca trato parcial de la prensa de la ciudad. Pedir eso es intentar que un periodista falte a uno de los principios básicos de su profesión.

Ojalá esos jugadores supieran lo que es estar en ligas como las de Argentina y España, donde la prensa es en serio agresiva. Aquí la prensa ha mimado a los equipos locales de deportes profesionales demasiado, tanto que se acostumbraron a no ser tocados nunca, por eso a la menor presión se ponen fuera de si. Más cordura y honestidad; si se hizo algo mal, cuál es el miedo a aceptarlo; y si no, aclarar es la solución, pero no vetar periodistas.

El problema es que antes hubo otros vetos por parte de los Dorados hacia otros medios y periodistas, incluyendo a José Luis Pérez, colaborador de este blog, quien fue vetado por publicar lo que oyó en una plática entre directivos. Gracias eso se restringió la movilidad de los periodistas en la instalaciones del club durante entrenamientos y juegos oficiales. Y lo más penoso es que los otros periodistas no fueron solidarios, pues José Luis no estaba faltando en ningún  sentido a la ética periodística, sino todo lo contrario. Algunos le reclamaron. Vaya periodistas, seguro ahora muchos aprovecharán la situación de Arturo y Jorge para quedar bien con la directiva, cuerpo técnico y jugadores de Dorados.

Dos veces he tratado a Hugo Fernández y me ha quedado claro que es una persona educada y amable. Misma sensación que siempre he tenido en las muchas más ocasiones en las que he tenido trato personal y profesional con Arturo González y Jorge Thamer. Creo que entre caballeros el diálogo es posible y en éste las palabras tienen valor supremo.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!