Futbol Americano,  Futbol Soccer,  Reportajes

Atletas en Problemas Legales y Mentales

http://proathletesonly.com/news/wp-content/uploads/plaxicoburress.jpg

Horas antes de que la temporada iniciara de forma oficial el pasado 4 de Septiembre, Plaxico Burress firmó una extensión de contrato con los Gigantes que hizo pasar su salario de tres a siete millones por esta y al menos una campaña más. Hasta ese día se había negado a entrenar, pero en el juego inaugural de esa tarde ante Washington tuvo una actuación muy destacada. Nada raro, es uno de los mejores receptores de la NFL.

Burress desde entonces falta a entrenar sin aviso ni permiso y discute las decisiones de Tom Coughlin, entrenador en jefe, y a veces no las cumple. Pero el colmo fue el viernes pasado, cuando al lado de Antonio Pierce y Derrick Ward, también de los Gigantes, fue a un club nocturno y se pegó un balazo de forma accidental en una pierna. Fue al hospital, fue dado de alta el sábado y no reportó nunca el incidente a la policía, por esto tuvo que presentarse en una corte ayer, donde se declaró inocente de portación ilegal de arma. Si es declarado culpable, podría pasar hasta siete años en prisión. Burress se une así a otros comoMichael Vick, Adam “Pacman” Jones y Rae Carruth en un nada honorable club.

Vick, quien iba a ser el quarterback de la década actual según los expertos, purga condena por organizar y financiar un circuito de peleas de perros, lo que en Estados Unidos es por completo ilegal. El Pacman, un defensivo fuera de serie, hace un par de años en Las Vegas durante el fin de semana del Juego de Estrellas de la NBA, lanzó miles de dólares en billetes al aire en un table dance, lo que originó una balacera, en la que se supone él participó. Ahora está suspendido por pelearse con un guardaespaldas que Dallas le puso para que cumpliera su rehabilitación por alcoholismo. Carruth, entonces receptor estelar de Carolina, purga condena desde 1999 por contratar y transportar en su propio auto a un tipo para matar a tiros a su novia con ocho meses de embarazo.

http://www.mascotas.org/wp-content/uploads/perros-agresivos.jpg

Puede unir a ese grupo a Juan Román Riquelme, quien el domingo anotó y luego fue directo a la tribuna a reclamar a un jovencito de menos de 20 años que se supone lo había insultado. En la escena se ve como el joven está al lado de unos niños, quizá sus hermanos por su parecido físico, y luego de ser señalado es amenazado por unos fanáticos del Boca Juniors. El joven fue sacado del estadio por la policía por su seguridad y el imbécil de Riquelme, como buen cobarde, negó haber señalado al joven y después dijo que era un profesional que no merecía ser insultado, lo que contradijo su primer dicho. Le presentaron cargos por incitar a la violencia, pero nada pasará, la multa ascenderá cuando mucho a 590 dólares. Quizá hasta le hagan un monumento si es que Maradona dice que estuvo bien.

Riquelme algo tiene de razón, es un profesional que no merece insultos, pero se queda corto, pues como tal igual debería responder a las leyes y sobre todo, al sentido común, algo que muchos deportistas olvidan en cuanto se ven en las primeras paginas de las secciones deportivas, empiezan  a ganar cantidades de dinero que sus pequeños cerebros no alcanzaron antes a calcular y son adulados hasta niveles de cinismo insultante por cientos de personas.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!