Beisbol,  Historia,  Medios de Comunicación,  Reportajes,  Temas y Deportes Diversos

Barry Bonds, Destino Marcado

Dicen que infancia es destino, lo cual de ser cierto, aclararía cómo es que ya Barry Bonds, y no más Hank Aaron, es el más grande bateador de homeruns de la historia. Fue uno de esos pocos niños que podían decir en la escuela que su papá trabajaba en las Ligas Mayores. Y más aún, fue uno de los escasos tres o cuatro en el mundo que presumieron en su infancia de tener como padrino a Willie Mays, quizá la más grande leyenda de raza negra del beisbol después de Jackie Robinson.

Además, fue arrullado muchas veces siendo un pequeño por Rosie Bonds, poseedora durante varios años del récord estadounidense de 80 metros planos con vallas, marca que la hizo ser parte del equipo de su país en los Olímpicos de Tokio 1964.

Nació en Riverside, California, el 24 de Julio de 1964, ocho días después del legendario exciclista Miguel Indurain, dos días antes de la actriz Sandra Bullock, y en la misma semana que el exfutbolista Jürgen Klinsmann. Durante su niñez idolatró a Mickey Mantle, Kareem Abdul-Jabbar, Tony Dorsett y .

Estudió en la Serra High School, a donde llegó para jugar basquetbol, futbol americano y beisbol. Se graduó en 1982 de esa preparatoria, misma en la que estudiaron otros atletas famosos como Lynn Swann (NFL-Salón de la Fama) y Tom Brady(NFL-Patriots), además de dos personajes conocidos en las Ligas Mayores: Jim Fregosi y Gregg Jefferies.

En sus tres años en la Serra HS bateo para 404 milésimas, y logró 467 en su último año, en el que fue declarado All-American, máximo honor para un atleta amateur en los Estados Unidos.

Se fue a la Universidad Estatal de Arizona y pasó ahí otros tres años, logrando en ese lapso promediar 347 milésimas de bateo, conectar 45 homeruns y producir 175 carreras. Esos números le valieron para ser declarado, los tres años, miembro del equipo ideal de la Conferencia de los Diez del Pacífico (Pac 10) y parte del equipo de estrellas de toda la NCAA en 1985. Un año antes consiguió implantar en la Serie Mundial Colegial la marca de 7 hits consecutivos, lo que influyó para que en 1996 fuera nombrado miembro del equipo ideal de todos los tiempos del beisbol de la NCAA.

En hacia fines de 1985 comenzó su aventura profesional en un equipo de clase “A” y en 71 juegos y 254 veces al bat, produjo 37 carreras y bateó 76 hits, 13 de ellos homeruns. Para 1986 era ya miembro de Pittsburgh, aunque hizo una escala en el equipo de Hawaii de Triple A, con el que participó en 44 encuentros y dio 7 homeruns.

Pasó casi siete campañas completas con los Piratas, llevándolos a tres series finales de la Liga Nacional(1990-92), pero quedándose en la orilla de la Serie Mundial en cada una. Sin duda la mejor temporada con Pittsburgh fue la de 1992, antes de irse a los Gigantes, cuando en apenas 140 juegos dio 34 homeruns, impulsó 103 carreras y se robó 39 bases.

Fue la segunda ocasión en la que entró al club 30-30(30 HR-30 bases robadas) y con eso ingresó también a un selecto grupo de apenas nueve miembros, que incluye a su padre, que han logrado más de una temporada con tales cifras. De hecho, Bonds y su padre son los únicos en la historia de las Ligas Mayores con cinco campañas 30-30 cada uno.

Pasó a San Francisco a partir de 1993 y comenzó el impresionante ascenso, ligando ahí 12 años consecutivos con 30 o más homeruns, que sumados al último año con los Piratas, da un total de 13 temporadas en fila con tal estadística, una marca en Ligas Mayores.

No hay nada comparado con la temporada del 2001 en la carrera de Bonds, fue el año en el que dio 73 homeruns y mandó al olvido en definitiva a McGuire, Sosa y Maris. Pocas veces en la historia del beisbol se ha dado una cobertura mediática tan impresionante, quizá sólo se recuerda algo así cuando Pete Rose estaba en pos del récord de hits de Ty Cobb.

Después vendrían las suspicacias, las declaraciones y los muy sospechosos silencios. Laboratorios BALCO, esteroides y mentira serían palabras asociadas a Bonds en los años siguientes.

Hoy, todo lo anterior y cualquier cantidad de marcas, hazañas y momentos memorables que Barry Bonds haya logrado o aún esté por hacer, serán opacados por un solo hecho: es el más grande bateador de homeruns en la historia de las Ligas Mayores.

Alguna vez tendrían que dejarlo en paz y ese momento llegó hace unas horas; un respiro que le dará oxígeno para cerrar su carrera en muy poco tiempo, pues no hay nada más que pueda desear hacer en el beisbol.

Ya conquistó al mundo y apenas tiene 43 años.

 

DATOS EXTRA:

1- Ha sido Más Valioso(MVP) en la Liga Nacional en 7 ocasiones.

2- Tiene la marca de más bases por bola recibidas en una temporada(204 en 2004).

3- Posee el récord de más bases intencionales recibidas en una campaña(120 en 2004).

4- Es el ganador del premio MVP con más edad(40 años en 2004).

5- Es el campeón bateador de la Liga Nacional con más edad(40 años en 2004).

6- Ha jugado en playoff en siete años diferentes; 4 con Gigantes, 3 con Piratas.

7- Sólo ha jugado en una Serie Mundial, la de 2002 con San Francisco.

8- En la Serie Mundial de 2002, bateó 4 cuadrangulares ante Anaheim.

9- Su nombre completo es Barry Lamar Bonds.

10-Debutó en las Ligas Mayores el 30 de Mayo de 1986.

11-Tiene tres hijos, un varón(Nikolai) y dos niñas(Shikari y Aisha Lynn).

12-Ganó 8 Guantes de Oro como Jardinero Izquierdo entre 1990 y 1998.

13-En 1993 fue MVP, Mejor en Cuadrangulares y Carreras Producidas en la Nacional.

14-Jugó en una liga infantil de beisbol de San Carlos, California.

15-Patrocina y participa en múltiples programas de apoyo a niños pobres, enfermos y destacados en estudios en el área de la bahía de San Francisco.

e-mail:gerardo.osornio@gmail.com

Un comentario

  • Emilio

    Gerardo:

    Debido a que me enteré al leer tus generales que no te gusta que te llamen por tu otro nombre.

    Sólo quise saludarte gracias por ese par de minutos.

    Que estes bien
    EMILIO

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!