BATEADOR EMERGENTE,  Beisbol,  Historia,  Medios de Comunicación,  Números y Estadísticas,  TOMATEROS

Bateador Emergente: Pittsburgh Pirates; “Cochito” Cruz en NY; Yasiel Puig; Scherzer, Sabathia y Bailey; Reggie Jackson

  • Abordaje de Piratas.
  • Conflictos Juveniles.
  • Pitcheo Dominante.
  • Recuerdo de Reggie.

PIRATAS AL ABORDAJE ¡¡¡ Este era el grito habitual del siglo XVII al XIX en el océano Atlàntico, regularmente, cuando los barcos de carga con destino a Europa eran asaltados en pleno mar abierto por los incontables barcos piratas que merodeaban en pos de los tesoros que se extraían de Amèrica por potencias como España y Portugal, principalmente.

Ese mismo grito de alerta se ha dado en las Ligas Mayores, especialmente en la Liga Nacional, con el éxito de los Pittsburgh Pirates, primer equipo que llegó a 50 triunfos en la actual temporada y tiene hoy la mejor marca de ganados y perdidos de los dos circuitos. El abordaje se dio ya en las dos campañas pasadas, pero quedaron en intento; esta vez parece que es en serio.

Pittsburgh ya tiene dos décadas sin llegar a postemporada, le peor racha en ese sentido para cualquier equipo de las ligas profesionales de los cuatro deportes mayores de los Estados Unidos. La última vez fue en 1992, cuando los Pirates disputaron la serie de campeonato de la Liga Nacional y perdieron en siete juegos ante Atlanta, que los habìa vencido de la misma manera en esa instancia un año atrás.

En aquella última ocasiòn de Pittsburgh en postemporada, este equipo llegaba a su tercer final de liga consecutiva, todas con derrota al terminar, la primera ante Cincinnati en seis duelos y las otras dos, ya citadas, ante los Braves. Luego solo temporadas con màs derrotas que victorias, aunque en los dos ciclos recientes mostraron poder para romper esa inercia en la primera mitad del calendario, pero luego se desfondaron.

Pittsburgh solo ha llegado a 50 triunfos antes que el resto de la Liga Nacional en dos ocasiones en los últimos 100 años, primero en 1921 y después en 1960, y en esta última ocasiòn lograron ganar la Serie Mundial, en siete juegos ante los Yankees, con el famoso homerun de Bill Mazeroski en la parte baja de la novena entrada del séptimo y definitivo juego en las casa de los Pirates. En esa serie Nueva York anotò en total 55 carreras, contra solo 29 de Pittsburgh.

Los factores del éxito actual de los Pirates es que la ofensiva ya no depende de solamente Andrew McCutcheon, otros como Pedro Àlvarez ayudan mucho y no solo en el bateo, sino con guantes seguros en el cuadro. Y el pitcheo es de los mejores de la liga, solo como muestra las siete victorias en diez aperturas de Francisco Liriano, el primero con Pittsburgh que gana al menos 7 de 10 salidas desde que Kip Wells lo hizo en 2002.

Falta prácticamente la mitad de la temporada regular y es difícil saber si el equipo en cuestión se mantendrá o no en la cima del sector central de la Nacional, donde sufrirà el embate y acoso de potencias como Cincinnati y Saint Louis, pero esperamos que lo haga, por el bien de una afición que ya sufriò demasiados años de frustraciones.

COCHITO Y PUIG. El mexicano Luis “Cochito” Cruz fue dejado en libertad por los Dodgers y ya fue tomado, juega y cobra, con los Yankees. Un cambio de aires a veces ayuda, pero veremos si el mexicano aprendió la lección, que entre otras cosas el error fue creer que ya era cuando apenas mostraba parte del talento posible.

La adulación recibida por miles de fanáticos y decenas de periodistas en nuestro país desde el invierno pasado le cobraron factura, y esa arrogancia se vio patente en el poco rendimiento con los Tomateros en la pasada campaña de la Liga Mexicana del Pacìfico y en el Clàsico Mundial, donde fue parte notable por desgracia en el penoso episodio del agarròn a golpes entre mexicanos y canadienses. El tiempo dirà si aprendió o no.

El caso de Yasiel Puig es diferente, està convertido en la sensación de la ciudad de Los Àngeles con apenas màs de un mes de haber llegado a las Ligas Mayores, y la polémica es sobre si debe estar o no en el Juego de Estrellas que se jugarà en unos días. Algunos dicen que no, porque no ha sido elegido por la gente y los que tienen años jugando tienen un derecho que el cubano apenas se està ganando.

Otras voces dicen que un mes explosivo no define carrera y que hay que esperar a ver si el caribeño no es flor de un dìa. Al menos ya le sacò un susto a su equipo el pasado miércoles al estrellarse con la barda buscando un batazo profundo, salió del juego pero no hay consecuencias al parecer. Pero usted què piensa, ¿debe o no estar Yasiel Puig en el Juego de Estrellas con apenas poco màs de un mes en el mejor beisbol del mundo?

ASES Y JOYAS DEL PITCHEO. Max Scherzer llegó a 13 triunfos para Detroit y es por ahora el mejor lanzador de todas las Ligas Mayores. Es el primer que logra 13 triunfos en igual número de decisiones en fila, desde que Roger Clemens logró 14 en 1986. Chris Carpenter en 2005 era el último en ganar 13 decisiones seguidas a favor en cualquier punto de la temporada y Bobo Newsom en 1940 el último en hacerlo para los Tigers.

C.C Sabathia, de los Yankees, llegó esta semana también a una marca importante, los 200 triunfos en su carrera en Ligas Mayores. Sabathia cumplirá 33 años el pròximo dìa 21 del mes en curso y solo Greg Maddux, entre los lanzadores que iniciaron su carrera en los pasados 45 años (desde 1968), habìa llegado a 200 victorias antes de los 33. Maddux lo hizo en 1998 a los 32.

Homer Bailey, de Cincinnati, lanzò el último sin hit ni carrera de la temporada pasada y el primero de la actual. Y durante los primeros seis innings de su joya de pitcheo ante San Francisco del lunes estuvo en la ruta de ser el primero en lanzar un juego perfecto ante el ganador de la Serie Mundial del año anterior, pero abrió el séptimo inning dando base por bola. Pero es el segundo en 23 años en lanzar sin hit ni carrera ante un campeón, el otro fue Johan Santana en 2012 ante los Cardinals.

ESTRELLA DEL PASADO. Jugò 20 años en las Ligas Mayores, con diez equipos que ganaron campeonato divisional, seis que se llevaron el título de una de las dos ligas y en cinco Series Mundiales. Por eso y por sus 357 milèsimas de bateo en el Clàsico de Otoño, se le conoce como Mr. Octubre. Y nos referimos obviamente a Reggie Jackson, cuyo segundo apellido (o middle name, como se estila en Estados Unidos) es Martìnez, porque su mamà era de Puerto Rico.

Su mejor momento fue cuando dio tres homeruns en el sexto y último juego de la Serie Mundial de 1977 para los Yankees ante los Dodgers, segundo que lo hizo después de las dos ocasiones en las que logró tal hazaña Babe Ruth. Pero antes habìa ganado tres veces la Serie Mundial con Oakland y ganó una màs, otra vez con Nueva York y ante Los Àngeles, en 1978.

Su anécdota favorita, entre muchas, fue cuando abrió con los Yankees en casa la campaña de 1978 y una empresa lanzò ese dìa al mercado una barra de chocolate con su nombre (aunque oficialmente llamada Wayne Bun), que fue repartida en el estadio. Luego de dar un homerun, regresò al jardín derecho y la gente lanzò cientos de chocolates al campo en reconocimiento a su batazo y a los tres del último juego de la Serie Mundial anterior en ese mismo escenario.

Su números de por vida: en el Salòn de la Fama desde 1993, 262 milèsimas de promedio de bateo, 563 homeruns, una vez MVP de la Liga Americana (1973), mil 702 carreras producidas, 2 mil 584 hits y 228 bases robadas. Lo malo: sus declaraciones, hasta la fecha, sus pleitos en Nueva York con su manager Billy Martin, su compañero Thurman Munson y George Steinbrenner, dueño de los Yankees, y sus 2 mil 597 ponches. Y lo mejor: hizo que me enamora de los Yankees, el beisbol y la ciudad de Nueva York.

Para ver ediciones anteriores de esta columna haga click aquí por favor. Hasta la próxima semana en una edición màs de Bateador Emergente. Gracias.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!