Uncategorized

Clases celestes de moral

futbol_gol.jpg

Texto enviado por José Luis Pérez

Decía el Chavo del Ocho: “la venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena”. Cruz Azul, por lo visto, no es de los que sigan los consejos del célebre personaje de la vecindad, pues ahora se puso como meta tratar de desgraciarle la vida a Aarón Galindo.

Éste, ex jugador de la Máquina y actual defensa del Frankfurt alemán está en la mira de los celestes, cuya directiva ya pidió que el defensa sea inhabilitado por la FIFA.

Lo que da más risa, en este caso, es que el primero que se pronunció por el castigo de Galindo fue Víctor Garcés, el vicepresidente de la institución que ha estado embarrado en más escándalos que Bobby Larios y Niurka juntos.

No cabe duda que Cruz Azul ya dejó de ser un club serio desde hace mucho tiempo. Los cementeros debían de dar gracias que Galindo pudo rehabilitarse después de esa lucha contra el antidóping, para irse a jugar ya a tres ligas distintas en el balompié europeo.

Esto, contrario a lo que hizo Salvador Carmona, que volvió a recaer en el dopaje, inclusive apoyado por la directiva que lo infiltró en las semifinales de la temporada pasada, lo que desencadenó la eliminación de los azules a la liguilla.

No cabe duda que falta una limpia en la cúpula cementera. No puede ser posible que la cabeza de la Máquina piense primero en inhabilitaciones que en mejorar su pobre desempeño en el terreno de juego.

Pues, si ya se les olvidó, desde que Guillermo Álvarez Cuevas tomó el timón de los celestes, hace casi 20 años, Cruz Azul apenas si ha conseguido un título.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!