Automovilismo,  Historia,  Reportajes

Clásicas de Verdad: Indy 500 y Mónaco F1

http://img.racingpasion.com/2008/05/indy500.jpg

En el deporte motor hay muchas carreras llamadas clásicas: Daytona 500 de NASCAR, las 24 Horas de LeMans de Sport Prototipos, el Gran Premio de Macau de F-3, el Rally Dakkar, la Carrera Panamericana de autos turismo, la desparecida Mille Miglia y muchas otras.

Pero en realidad sólo hay dos clásicas en toda la extensión de la palabra: las 500 Millas de Indianapolis y el Gran Premio de Mónaco de Fórmula Uno; eventos nunca superados en glamour, cobertura mediática, emoción e historia. Ambas fueron parte de un campeonato mundial que jamás funcionó y luego de un tiempo tomaron caminos separados.

La Indy 500 es el evento magno del automovilismo norteamericano, aunque hace décadas rebasó su ámbito y se convirtió en uno de los eventos deportivos más seguidos en Estados Unidos, a tal grado que se le considera junto al Final Four del basquetbol colegial, el Derby de Kentucky, joya mayor de la triple corona de la hípica estadounidense, y el Super Tazón de la NFL, parte del cuarteto de eventos que involucran más público a través de la televisión.

http://www.historiasdelmotor.com/images/2007/05/monaco-curva.thumbnail.jpg

Montecarlo es quizá junto a París, uno de los sitios más glamorosos de Europa, y su evento de F-1 es sin duda la carrera que todos han soñado ganar alguna vez. Recibir el premio de parte de la familia Grimaldi, la realeza del Principado de Mónaco, inmortaliza a quien ha tenido esa oportunidad, aunque no haya ganado antes y nunca más gane otra carrera.

En Indianapolis, A.J. Foyt, Al Unser Padre e Hijo, Bobby Unser, Rick Mears, Johnny Rutherford, Gordon Johncock y algunos más, son parte del olimpo, al que se anexaron algunos latinoamericanos y europeos que han mordido la gloria del óvalo. Entre los primeros encontramos a los brasileños Emerson Fittipaldi, Helio Castroneves y Gil de Ferrán, y al colombiano Juan Pablo Montoya; del viejo continente podemos citar al holandés Arie Luyendyk, a los británicos Dario Franchitti, Jim Clark y Graham Hill, así como al italiano Mario Andretti, convertido en estadounidense y visto como tal en el deporte americano.

http://www.etvsports.eu/images/indy5001.jpg

En Mónaco han ganado muchos, pero dos nombres en especial destacan por su amplio dominio de la estrecha pista del circuito callejero: Ayrton Senna y Michael Schumacher. El primero no sólo ganó cinco veces en fila, sino que se dio el lujo de bañar con champagne a la familia real, mientras el alemán se distinguió por su manejo magistral, sin errores, casi perfecto en cada entrada a pits, una máquina de tragar kilómetros en pocas palabras.

Indianápolis promete emoción, y siempre cumple con creces, en los innumerables rebases en esa ancha pista de tres carriles, además de los frecuentes accidentes y cambios de liderato a lo largo de 200 vueltas, todo enmarcado por un graderío que recibe a 400 mil fanáticos que forman un panorama que quita el aliento.

http://www.formulaf1.es/wp-content/uploads/2009/05/622.jpg

Mónaco es otro caso: pista estrecha que no permite muchos rebases y que convierte al líder en presa deseada por la jauría que le sigue; lugares de fantasía como la curva del casino y el túnel de la avenida frente al mar, playa siempre plagada de yates, y sobre todo, esa marca de intimidad que es ver a miles de habitantes del principado viendo la carrera mientras desayunan en sus terrazas.

La F1 en Mónaco por Fox Sports a las 6 de la mañana (8 AM Este USA/7 AM Centro de México); Indy 500 por ESPN a las 11 de la mañana (13 Horas Este USA/12 PM Centro de México)

2 Comentarios

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!