Columna EL FANÁTICO,  DEPORTE SINALOENSE,  Medios de Comunicación

Deporte en Culiacán: Tres Preguntas Obligadas

Primera. Ésta es sobre el Maratón de Culiacán, que de celebrarse el próximo Enero llegaría a 22 ediciones. Hace años para estas fechas la convocatoria estaba lista y circulando. Hasta hoy no se sabe nada y el tiempo pasa, luego se quejan de poca asistencia.

Pero no es la única pregunta sobre esa competencia, hay al menos otra y muy importante: si volverá a ser de los organizadores originales, el Club Paynani, o volverá a ser botín político, como en la edición de este año, cuando a través del área de deportes del Ayuntamiento se usó como acto de proselitismo a favor de Jesús Vizcarra, con la complacencia del patronato y el comité organizador.

Si vuelve a ser de la gente de la ciudad, que bueno, de no ser así más vale y nos preparemos para ver otra chusca comedia ranchera involuntaria.

Segunda. Ojalá alguien me diga hasta cuándo terminarán las obras de los sanitarios en la Milla del Parque Ecológico, esa área situada entre el Jardín Botánico y el Centro de Ciencias. Hace casi cuatro meses están detenidas y la gente, aunque los de la Sociedad Botánica que manejan esa área no lo crean, necesita los baños.

Dirán los notables de la sociedad citada que la gente debe ir al baño en su casa, pero esas instalaciones no son solo para las necesidades fisiológicas, sino servirían también como vestidores, ahora que los baños del Jardín Botánico se abren a las 7 de la mañana por decisión inexplicada.

Que no se les olvide a esos nobles y generosos millonarios de la sociedad mencionada que el presupuesto que manejan para esa áreas verdes y públicas es dinero público y deben usarlo bien. Y entrados en tema, no sé por qué nunca enseñan las cuentas si es dinero público.

Tercera. Me pregunto si en el ISDE alguien sabe que la opinión de Enrique Garay, por muy comentarista de TV Azteca que sea, nada hace por acelerar la terminación del Centro de Alto Rendimiento (CAR). Olvidaron quizá, porque creo que deben saber, que estar en un medio nacional no hace sabio a nadie, a menos que Garay y Roberto González se hayan expresado como ingenieros civiles o por lo menos contratistas o yeseros.

Para dar opinión pudieron echar mano de otro tipo de profesionales y tener en cuenta que los de los mal llamados medios nacionales sólo parecen grandes por la infraestructura en la que están incrustados, que distan mucho de ser organismos con criterio cercano al sentido y al bien común.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!