Atletismo,  Temas y Deportes Diversos

Despierta Michel

http://gallery.photo.net/photo/4932986-lg.jpg

Texto enviado por José Luis Pérez

Los minutos transcurren tan lentamente. Las palabras de aliento sobran, pero todo parece tan complicado. Ahí, disputando la competencia más fuerte de su vida se encuentra Michel, una pequeña que llegó a Sinaloa con el firme propósito de inscribir su nombre en el libro de los ganadores y que ahora se aferra a la vida.

La felicidad hacía mella en su corazón tras haberse calificado a la Olimpiada Nacional, donde habría de demostrar el por qué de su poderío y calidad, representando a la tierra que tiene tatuada en el alma: Baja California. El lanzamiento de disco, su disciplina, era un concierto de exactitud cuando se decidía a dar el todo por el todo.

Pero el destino, tan voluble como la suerte, le jugaría una desafortunada acción, un accidente que le cambiará su vida para siempre.

Todo sucedió en el fragmento de tiempo que requieren las tragedias. No importan mucho los culpables, sólo las consecuencias. Ella, sin saber de los sinsabores de la vida, ahora reposa en la cama de un hospital esperando que la mano de Dios y la ciencia se unan para enfrentar la adversidad.

Todos dan la mano, todos se unen. Los institutos del deporte, los gobernadores, la familia, los atletas, todos. Nadie quiere protagonismo y lo único pretendible en este momento es la recuperación de Michel, quien es cuidada y vigilada no sólo por el conocimiento y la experiencia de los galenos, sino por el sentido común de ayudar a quien ha caído en desgracia y el sentimiento de mantener viva la esperanza de una pequeña triunfadora.

Los castigos, los regaños, lo cuestionable vendrá después, aunque el amarillismo trate de que todo eso se adelante. Este momento sólo es para apoyar a quienes tuvieron la desdicha de participar en ese incidente y condenar a quien trate de hacer leña de ese árbol derribado.

Por ahora, todos (la familia, los medios, las autoridades y demás) tendremos que vigilar las manecillas del reloj hasta que llegue la hora señalada, aquella que los médicos predicen como la indicada para indagar sobre su vida, su salud, su futuro y su presente.

Michel, papá y mamá están contigo, con la ilusión en cada lágrima como cuando observan con beneplácito tus competencias y tus triunfos, esperando ver tu sonrisa de nueva cuenta.

Y así, los minutos se van lentamente, con la ansiedad se de saber que estarás bien.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!