Uncategorized

Doble dosis de futbol

Textos enviados por José Luis Pérez(Noviembre 30/2007)

carbajal.jpgUn buen ejemplo

Ahora que es bien visto en Europa el americanista Guillermo Ochoa, me viene a la mente lo que cualquiera buscaría como la perfección bajo el marco mexicano: Antonio “La Tota” Carbajal.

Más allá de la cifra mágica de cinco Copas del Mundo disputadas, Carbajal tuvo el gran acierto de no aflojar el paso en cuestiones de calidad, permaneciendo durante 15 años seguidos como el arquero titular del Tricolor. Fue hasta que una lesión en la mano y el buen nivel Ignacio Calderón se combinaron para arrebatarle la titularidad dentro del combinado nacional.

“La Tota”, el portero más goleado en la historia de los Mundiales, fue considerado una figura del balompié en una época donde los reflectores y la mercadotecnia no existían en el futbol.

Previo a la Copa del Mundo de 1966 disputada en Inglaterra, varias publicaciones presentaron especiales sobre las figuras que jugarían en tierras británicas. Junto con Pelé, Eusebio, Uwe Seller y Lev Yashin, apareció la figura de Carbajal, quien a pesar de las goleadas recibidas en las pasadas ediciones siempre se había erigido como el mejor jugador de los verdes y, sin duda, como uno de los arqueros más confiables de su generación.

Así, Carbajal fue la base de los guardametas que después quisieron llenar sus zapatos, como el mismo Ignacio Calderón. Tal vez sólo Jorge Campos pudo igualar la majestuosidad bajo los postes de la Selección Nacional.

Así, los prospectos y realidades como Ochoa, Corona y demás tienen un ejemplo que seguir.

 

dorados-logo.jpgLa pecera invencible

La fuerza dorada se concentra en casa. Son casi imbatibles en la pecera y su suerte se va a conocer cuando salgan al terreno de juego para dejar en claro que su lucha por el medio boleto es en serio.

La historia marca que Dorados, más que un pez, es una fiera en el Banorte. De 56 partidos que ha dis-putado en dicho inmueble jugando en la Primera División “A”, solamente ha perdido 5. Esos impresionantes números dejan a la escuadra sinaloense como la gran favorita para ganar cuanto pueda en casa durante esta liguilla, para conseguir el tan ansiado medio boleto para el ascenso.

El empate conseguido en Tonalá no debe de generar dudas en torno a la marcha del equipo. Las condiciones que rodearon a ese partido no hacían tan fácil la empresa de traerse los tres puntos del estadio Revolución Mexicana. Para empezar, es un campo no apto para el profesionalismo, con un apoyo incipiente para su equipo y para apretar al rival, sin contar con la extremada fuerza de unos muchachos que saben lo que es el Máximo Circuito, pues varios de los jugadores de Académicos ya pisaron alguna vez la Primera con el uniforme de los Rojinegros del Atlas.

Ninguno de los conjuntos que están en la “fiesta grande” es un flan, por lo que Dorados debe de tener muy en cuenta que lo que haga o deje de ha-cer de local tendrá repercusiones para ganar las series que lo lleven al campeonato.

Un ejemplo muy claro fue el otro encuentro de los cuartos de final, entre Correcaminos y Mexiquense. Los tamaulipecos venían de ser goleados por Dorados y los escarlatas le habían puesto un baile a los Alacranes de Durango. Pero el partido en el estadio Ixtapan 90’ dejó muy en claro que la liguilla se jue-ga de otra forma, pues a pesar que no se veía que el juego resultara parejo, así lo fue y terminaron empatando a cero goles.

Por lo pronto, Dorados la tiene un poco más fácil que cinco minutos antes de que terminara el partido ante los tapatíos. Con el puro empate tiene para calificar a las semifinales, por lo que la obligación moral y deportiva está del lado de los peces del Humaya.

Está es la hora en que los experimentados como Mauro Gerk, César Gradito, Margarito González, Aurelio Molina y compañía demuestren su colmillo para que los jóvenes del cuadro áureo saquen la casta y le den una alegría a la afición, que aún no se recupera del fuerte golpe de haber perdido el ascenso con los Camoteros del Puebla. Así las cosas, sólo podemos desearles suerte y que el tiempo le dé su lugar a cada quién.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!