Uncategorized

Dos verdades sobre futbol

Textos enviados por José Luis Pérez 

Tulipán estilo culichi

balon_futbol.jpgMás vale callado y seguro que alborotado y abandonado. Esa es la verdadera enseñanza del traspaso de Héctor Moreno al fabuloso y desgastante futbol holandés.

Atlas se le había adelantado ya con los fichajes de Márquez y Guardado al balompié europeo, pero regresó a su lugar privilegiado. Pumas otra vez se cotizó fuerte y mandó a una joya de su cantera a jugar a un nivel de alta competencia.

Este tipo de tratos no es algo desconocido por los universitarios. En los años ochentas y principios de los noventas , los felinos se dedicaron a exportar grandes jugadores al Viejo Continente, así como a la naciente MLS norteamericana.

Tal vez su principal carta, por muchos años, fue Hugo Sánchez. El Pentapichichi dejó a Pumas tras coronarse en la temporada 1980-81, para llegar al Atlético de Madrid, donde tuvo una destacada actuación para después saltar a donde estaría escrita su consagración: el Real Madrid.

Después de él llegaron más ventas de jugadores, todos ellos de gran calidad. Manuel Negrete, después de una enorme actuación en el Mundial de México 1986, jugó con el Sporting de Lisboa en Portugal y el Sporting de Gijón en España.

Luis Flores también tuvo actividad, sobre todo en la llamada Liga de las Estrellas. Primero fue parte del Sporting de Gijón en 1986, y el 1988 regresó a dicho balompié para jugar una temporada con el Valencia.

Luis García fue la última esperanza puma negociada al exterior. Tras un par de campeonatos de goleo en casa, el extraordinario atacante ingresó a la filas del Atlético de Madrid, donde demostró su capacidad como romperredes, para después ir a la Real Sociedad de San Sebastián.

El menos brillante de sus traspasos fue el de Jorge Campos a la MLS, quien estuvo varias campañas en el futbol norteamericano, sobre todo con el Galaxy de Los Ángeles.

holanda.gifPor ello, la venta del culichi Héctor Moreno parece ser el regreso de Pumas al negocio de la producción de jugadores.

Hablar de la calidad de Moreno estaría de más. Sólo se puede señalar que fue campeón del mundo en la categoría sub-17 y que disputó la final por el título en el Apertura 2007, algo que pocos podrían conseguir en su carrera.

Héctor apenas tiene 19 años de edad, toda una vida por delante. Su llegada a Holanda será sólo para demostrar que México se ha convertido en una verdadera fábrica de excelentes defensas, como Osorio, Márquez, Galindo y Salcido.

Felicidades para un culichi que, sin aspavientos, va éxito tras éxito.

Dorado por adopción(Foto del plato elegido por José Luis)

pez.jpgSolamente los aficionados saben de la necesidad de llevar tatuado en el alma a su equipo favorito, pues la pasión es como el alimento que satisface a la razón.

Ese día parecía lluvioso y frío. Tras las anticipadas compras navideñas y los contratiempos que éstas producen, mi tiempo se había reducido a comer de forma rápida en el primer sitio a mi paso. Iba acompañado de un compañero, por lo que la plática mientras degustábamos algo era segura.

Como fieles representantes del buen gusto por los sagrados alimentos sinaloenses, nuestra última escala fue una marisquería.

Un “molcajete” fue el pretexto perfecto para comenzar la charla con el encargado de la carreta, quien de inmediato nos habló sobre el campeonato del Atlante. Todos, prácticamente, alabamos lo realizado por los Potros de Hierro, enfatizando que ahora no iban a faltar por ahí aficionados frustrados disfrazados de “atlantistas”.

Tras esos comentarios, nuestro siguiente tema fueron los Dorados. Primero que nada, no dejamos de hablar sobre lo sucedido en Ciudad Victoria ante Correcaminos, y también de los lamentables hechos en León. Fue entonces que un sujeto que se encontraba comiendo en el lugar nos dijo: ¿y van a ir el sábado al estadio a apoyarlos?

La verdad, pusimos mil pretextos. Que si la lluvia, que si el dinero, que si los boletos, que si el tiempo… en fin. Créanme que no fue muy de su agrado oírnos.

Antes de que pudiéramos decir algo más, el tipo nos dijo desafiantemente: “hay que apoyarlos, es nuestro equipo. ¿A poco no les gustaría verlos en la Primera División? Me encantaría que vinieran a jugar otra vez aquí el Cruz Azul, el América, las Chivas, todos los buenos. Entonces sí se pararía la gente al estadio”.

Cuando voltee a verlo, su cara se me hizo conocida, pero no logré reconocerlo de inmediato. Llevaba puesta una vieja camiseta de los Dorados, y se acercó hacia nosotros.

dorados-logo.jpg“Sucederán muchas cosas en el equipo, pero hay que estar con ellos. La Primera División es otra cosa y la verdad es la gran oportunidad de subir. Vayan el sábado al estadio y hagan que el equipo logre el campeonato”, señaló.

Fue hasta entonces que la identidad de ese hombre fue revelada. Era ni más ni menos que el hermano de Juan Carlos Chávez, el hombre histórico que ascendió al cuadro sinaloense en 2004. A pesar de no ser de Culiacán, se enamoró de la ciudad y del equipo, aunque ya no está Juan Carlos.

¡Ese sí es amor por la camiseta!

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!