Beisbol,  Columna EL FANÁTICO,  Futbol Americano,  Historia,  Números y Estadísticas,  QUARTERBACK

El Fanàtico: Bullying, Tradiciòn Detestable en Deporte.

DATO DEL DÌA. Art Schlichter fue una gran promesa como quaterback en la NFL pero perdió su carrera y pasò años en prisión por “vender” juegos; años màs tarde, como una ironía, tuvo en Florida un programa de radio que se pasaba en la misma estación y en horario seguido del programa que hacìa Pete Rose.

MALA COSTUMBRE. El bulling no es exclusivo de niños, adolescentes o mal educados, y la NFL acaba de dar muestra de que entre los màs grandes igual hay ese tipo de bajezas, aunque la verdad, siempre, por desgracia, ha existido ese tipo de abuso, aunque mi generación y muchas otras lo llamábamos “tortear” y “tortas” a las víctimas.

Comidas para veteranos del equipo con cuentas de hasta 30 mil dólares (casi 400 mil pesos), abuso verbal en vestidores, mensajes telefònicos y en redes sociales, complicidad en bromas de muy mal gusto, insultos raciales y a la familia inmediata, además de amenazas en caso de denuncia, es lo que muchos como Jonathan Martin tuvo que soportar de Richie Incognito, su compañero en Miami.

Pero no es el único, circula por ejemplo hace rato en internet un video de un jugador de los Jets que amarrado es bañado de lìquido hidratante y algo que parece harina, entre otras cosas, en lo que por desgracia es una mala costumbre en muchos deportes pero especialmente en el futbol americano, las llamadas novatadas.

Jamàs he estado de acuerdo con eso porque la intención es humillar públicamente como si para entrar a un equipo fuera necesario pagar con eso, cuando en si el pago es el esfuerzo por “hacer el equipo”, pero eso està muy vinculado con la errada idea de hombría que se maneja en los deportes y sobre todo, con algo recurrente en atletas, aunque muchos no lo reconozcan: la mala educación.

El asunto de Miami de la NFL destapò la cloaca, pero pronto se taparà de nuevo, la imagen de la liga està en entredicho y los machos alfa buscaràn còmo esconder sus vulgaridades para que no les pase lo que a Incognito, un patàn sin principios muy al estilo de los personajes de películas donde los malos son los atletas.

La solución es tal vez la que se sugiere hace años: un sistema educativo que incluya verdadero desarrollo deportivo, con reglas claras entre las que se incluya excelencia academia como boleto para la pràctica de un deporte al nivel màs òptimo, aunque siendo honesto, quizá solo sea placebo para un cáncer, pues Incognito pasò por la NCAA, por lo que se supone tiene preparación universitaria.

Para ver màs ediciones de esta columna haga click aquì por favor. Gracias.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!