Automovilismo,  Beisbol,  Columna EL FANÁTICO,  Futbol Soccer,  Historia,  Juegos Olímpicos,  Medios de Comunicación,  Números y Estadísticas

El Fanàtico: Debuts Contundentes en las Ligas Mayores

-Historia en Baltimore.

-Fatalidad Fortuita.

-Excesos y Desmesura.

DATO DEL DÌA: El primer homerun de la carrera de Jordan Danks en las Ligas Mayores llegó ayer por la noche para darle el triunfo en la parte baja del noveno inning a los White Sox ante los Athletics. Es el segundo en la historia de ese equipo de Chicago que da su primer homerun en el mejor beisbol para ganar un juego de la forma citada. El primero fue Dave Gallagher el 15 de Mayo de 1988 ante Toronto en el undécimo inning para romper un empate a cinco carreras.

BALTIMORE LATE FUERTE. Manny Machado, de apenas 20 años y 35 dìas de edad, dio dos homeruns para los Orioles en su segundo juego en las Ligas Mayores, para ayudar a su equipo a derrotar a los Kansas City Royals. Es el màs joven en la historia en dar un juego de dos o màs homeruns en su primer o segundo partido en el máximo nivel. Antes la marca era de Manny Ramìrez, quien con 21 años y 96 dìas dio un par de homeruns en Yankee Stadium para Cleveland el 3 de Septiembre de 1993.

Machado es también el màs joven en la historia de la franquicia de los Orioles, historia que incluye cuando fueron los Saint Louis Browns de 1902 a 1953, que da dos homeruns o màs en un mismo juego. El anterior màs joven en eso era Boog Powell, que lo hizo a los 20 años con y 258 dìas, precisamente el 2 de Mayo de 1962. Machado dio dos homeruns y un triple en sus dos primeros juegos en Ligas Mayores, el único que lo ha logrado en la era moderna del beisbol (del año 1900 a la fecha).

LO MATÒ UN RAYO. Suena irónico, pero pasò a un aficionado el domingo pasado en la carrera de NASCAR en el òvalo de Pocono en Pennsylvania, donde el ganador fue Jeff Gordon en carrera recortada por la lluvia. La fatalidad se dio cuando en el circuito se desatò una tormenta con lluvia que llevò a limitar la competencia a solo 98 de 160 vueltas. Una pena pero sin duda algo fuera de control de los organizadores, que no sabemos si indemnizarà a los familiares del fallecido.

Este lamentable incidente me recordó algunos episodios, como el de la muerte de un aficionado no hace mucho en un estadio de Ligas Mayores tratando de atrapar una pelota de homerun. O la caída desde un palco de un niño en la casa de los Lakers de la NBA y algo similar en las escaleras del desaparecido Shea Stadium, casa de los Mets, ocurrido a un adulto hace unos pocos años.

En el automovilismo específicamente, recuerdo cuando al mexicano Adriàn Fernàndez en el superòvalo de Michigan se le salió un neumático y este matò a un aficionado en las gradas, además de dejar heridos a bastantes que estaban alrededor. Cosas fortuitas que no se pueden prever con facilidad en ningún escenario deportivo.

DE PENA AJENA. Los excesos de mucha gente en Mèxico en las celebraciones luego de triunfos deportivos, especialmente en el caso del futbol, ya son costumbre por desgracia, pero los de las televisoras son verdaderamente peligrosos y de pena ajena, pues se supone que son medios de comunicaciòn, no alentadores del desorden publico. Y el triufo de Mèxico en el soccer olìmpico no fue excepciòn.

Como si el país les perteneciera y la historia fuera posible de modificar a discreción, los comentaristas deportivos y demás apéndices, tanto de Televisa como de TV Azteca, insultaron a la inteligencia de los mexicanos con exabruptos verbales y afirmaciones desmesuradas que lo màs que logran es desvirtuar la realidad y general ideas de supremacía racial e histórica, que dan risa y pena ajena de la grande. Olvidaron que era un triunfo deportivo y no patrio, son dos cosas distintas en extremo.

Incluso días antes del juego un tipejo llamado Esteban Arce, uno de los productos màs detestables de la televisión mexicana, abrió su seudonoticiero matutino en Televisa diciendo que proponía que se cambiaran nombres de las calles por los de algunos jugadores mexicanos que citò, ya que estos habían dado màs gustos al país que los héroes de la historia. De ese tamaño la ignorancia, estupidez , cinismo y arrogancia. Y me pregunto si en ese tipo deo tonterìas algo podrìa hacer alguna autoridad o de plano este paìs es tierra de nadie cuando hay futbol.

Màs ediciones de esta columna haciendo click aquí. Hasta el lunes otra vez en este espacio. Gracias.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!