Beisbol,  Columna EL FANÁTICO,  DORADOS DE SINALOA,  Futbol Soccer,  Historia,  Medios de Comunicación,  Números y Estadísticas

El Fanàtico: Demasiado Escàndalo Por Poca Cosa, el Futbol y la Selecciòn Mexicana

confede01

DATO DEL DÌA. Yasiel Puig, de los Dodgers, hasta antier habìa participado en quince juegos en las Ligas Mayores y en diez habìa bateado dos o màs hits, lo que desde el año 1900 solo Curtis Goodwin habìa logrado en su primera decena y media de partidos: logró diez de dos o màs hits para Orioles en sus primeros once en 1995.

EXTREMOS. Si gana, todos ganamos, si pierde, ellos pierden; si se trata de encontrar culpables, no hay màs que dos opciones, jugadores o técnico, pero si hay un logro, es del pueblo mexicano; y lo peor, se dramatiza o se pondera lo que es completamente intrascendente.

Desde 1978 dejè de creer en el futbol como sinónimo del éxito o fracaso del país, ya no me traguè el engaño de las televisoras, pero desde entonces estas siguen embarcando a la gente en expectativas imposibles, sabiendo que de no suceder, como casi siempre pasa, sus dichos será olvidados cuando todos se lancen al linchamiento del equipo.

Lo primero que olvidamos, a pesar de lo evidente, es que el futbol dejó de ser un espectáculo interesante y lúdico, para convertirse en un gran negocio para las televisoras, a las que por desgracia siguen ciegamente en el juego, sin mucho beneficio, muchos medios màs; y aunque esto es visible, millones siguen cayendo en la trampa.

confede02

Luego, pasamos por alto que el futbol (y ningún deporte) no es el país y menos depende este de cualquier logro o fracaso; tampoco es sinónimo de nada verdaderamente importante, ni delimita el futuro y menos sirve como catalizador de la sociedad mexicana; en pocas palabras, es un espectáculo estupendo pero intrascendente.

Desde mi perspectiva algo peor es el hecho de que la prensa, alejàndose de la objetividad, se haya desbordado en pos de los extremos: a los jugadores y técnico de les hace héroes y al otro dìa se les crucifica, viceversa y hasta el infinito, sin tiempo y espacio para analizar, desmenuzar y comentar lo que sucede en el campo.

¿Què se fueron al table? ¿Qué perdieron y se esperaba màs? ¿Qué no hubo celebración en El Àngel, la Minerva y demás iconos de nuestras ciudades? ¿Què el “Chepo” es arrogante? ¿Y? ¿Cuànto cambiarìa el país de suceder lo opuesto?

Creo que poco o posiblemente nada en lo absoluto, por lo que no cabe la dramatización y el linchamiento, ni la adulación cuando hay algo bueno; en pos solo del resultado hemos olvidado el disfrute del juego y sus múltiples aspectos, de lo que poco se habla y menos conocen muchos “periodistas”.

Para ver ediciones anteriores de esta columana haga click aquì por favor. Gracias.

2 Comentarios

  • enrique garcia

    Concuerdo con gran parte de lo que comentas, sin embargo, creo que pierde peso tu comentario cuando se nota, a leguas, que es de alguien que detesta el futbol. Abonas, precisamente a lo que criticas, satanizas comentarios tontos de gente que sólo vende el deporte, como televisoras y otros medios de comunicación. De acuerdo, el fútbol es un negocio, pero, ¿Qué deporte no lo es hoy en día?. Cuando eres un verdadero fanático de los deportes, los vives, los disfrutas, los sufres y te apasionas tanto como el que más, sin estar pensando en que si es negocio o no. La actividad lúdica como tal, reside no en quien la organiza, sino en quien la disfruta. Si fueras un fanático del fútbol lo entenderías, como estoy seguro, lo eres de otro deporte al que seguramente, defiendes a capa y espada, o me equivoco?

  • GERARDO OSORNIO

    Gracias por entrar a El Fanàtico y dejar tu opiniòn. Mi punto es vista es sincero, creo que es poca cosa el futbol y todo el deporte profesional al lado de las situaciones sociales y de desigualdad que viven muchos paìses, pero los medios y quienes tenemos la fortuna de trabajar en ellos hemos exacerbado su papel social, al grado de olvidar que son un espectàculo y que màs allà de eso hay cosas màs importantes en las comunidades y sociedades. El hecho de que me gusten los deporte, al menos a mi, no me ciega y me hace despreciar lo que la sociedad vive ,para bien o para mal, ya que soy parte de ella irremediablemente. Te parezco tonto por mis comentarios, està bien, no tengo que demostrar nada a nadie, simplemente ejerzo mi derecho de expresiòn y trato de sustentarlo de acuerdo a mis razonamientos. Y respecto a detestar el futbol, estàs errado, me agrada tanto como muchos deportes, y otras actividades lejanas a esto ùltimo, como la literatura y el cine, pero estoy en contra de la saturaciòn y en el hecho de que se use como distractor social para evitar que nuestra sociedad piense, analice y decida sobre cosas realmente importantes. Que tengas un gran dìa y ojalà sigas entrando y opinando en este blog. Gracias.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!