Columna EL FANÁTICO,  Futbol Americano,  Historia,  Medios de Comunicación,  Números y Estadísticas,  QUARTERBACK

EL FANÁTICO: Previo NCAA Football Final Clemson vs LSU

CLEMSON vs LOUISIANA STATE. FINAL NCAA FOOTBALL 2019. ESPN (7 pm CDMX/6 pm Hora Sinaloa).

Los Clemson Tigers eran desde antes de iniciar la temporada, uno de los favoritos para llegar a la final, otra vez contra Alabama, pero el pronóstico falló, solo Clemson lo cumplió, la otra parte no fue para el equipo de Nick Saban, sino para LSU (Louisiana State), que si bien era un equipo fuerte dentro de la Conferencia más notable de toda la NCAA, la Southeastern Conference (SEC), no era visible sobre la Marea Púrpura, que con Tagovailoa parecía seguro para un partido donde podría recuperar un título que Clemson le ha quitado recientemente.

Eso era el guión, pero la realidad fue diferente, Clemson siguió siendo la máquina poderosa de años cercanos, no debemos olvidar que busca su tercer campeonato en cuatro temporadas, pero LSU se impuso contra las predicciones y eso se debe a tres personas: Ed Orgeron, Head Coach; Joe Burrow, quarterback, que ganó el Trofeo Heisman; y Joe Brady, un desconocido que fue la pieza clave. Este asistente salió de los New Orleans Saints y se sumó al staff de coaches del coordinador ofensivo Steve Ensminger, llevando consigo parte del plan de juego de citado equipo de la NFL y Burrow lo entendió y ejecutó perfectamente, pasando de ser un buen quarterback a una posible primera selección del próximo Draft profesional. Otras claves de LSU fueron el receptor La´Marr Chase y el corredor Clyde Edwars-Helaire, ambos con más de mil yardas en sus posiciones,

Con los Tigers de color naranja, los de Clemson (LSU también son Tigers, pero amarrillos y morados), todo quedó desde el principio en manos de Trevor Lawrence, quien en su primera temporada en la NCAA lanzó 30 pases de anotación y solo sufrió 4 intercepciones, opacando un poco a dos que han sido fundamentales en el éxito más reciente del equipo, el corredor Travis Etienne y el receptor Justyn Ross, que al final fueron los que salvaron una no tan buen temporada como se esperaba de Lawrenc (sumando a Ted Higgins, el mejor receptor de los Tigers naranjas), a quien muchos pronosticaban una campaña de récords y hazañas sin precedente, considerando lo hecho en 2018 cuando era Freshman. Lo cual simplemente no ocurrió pero tampoco fue un desastre para Clemson.

Lawrence, sin embargo, tuvo un buen juego en la semifinal ante Ohio State: lanzó dos pases de anotación corrió más de 100 y, sobre todo, guió a su equipo a una ofensiva que coronó con anotación para el triunfo, por 94 yardas, en los últimos dos minutos del Fiesta Bowl. Pero hay que considerar que Clemson tienen una estupenda defensa: recibió menos puntos que nadie por partido en promedio, solo 11.5, mientras que fue el segundo mejor equipo de la liga en yardas recibidas por encuentro, apenas 264.1 yardas. En este sentido, LSU no es muy consistente, en sus juegos recientes mejoró mucho, pero a mitad de Noviembre derrotó a Ole Miss no sin antes recibir 402 yardas por tierra de un total de 614 recibidas, aunque su ofensiva los sacó adelante por marcador de 58-37.

Los pronósticos están cargados del lado de Clemson a pesar de llegar como el número 3 de la siembra para los playoffs y LSU como el mejor, sobre todo por lo señalado: la defensiva de los primeros es más sólida y constante, que al final es para muchos, lo que define a un ganador y no su ofensiva, que aporta y llena estadios pero no siempre define. No doy un pronóstico porque como siempre lo he señalado, soy periodista pero no vidente, pero si en algo sirve este previo para que disfrute más el juego de hoy, me doy por servido. No olvide que LSU tendrá la casa de su lado, pues el SuperDomo de Nueva Orleans está en Louisiana y eso se hará sentir esta noche. Nos vemos pronto en este blog con la columna El Fanático. Gracias.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!