Uncategorized

El Héroe de Gulfport

brett-favre.jpg

Texto enviado por José Luis Pérez

Green Bay y Gulfport son dos ciudades tan distantes como distintas. Tanto que una se encuentra en Wisconsin y la otra en Misisipi. Aún así, hay cosas que compartirán toda la vida, como lo es un héroe que ahora es inmortal.

Cuenta la leyenda que un indio Choctaw decidió que uno de sus nietos sería un grande entre los más fuertes, aunque no lo conseguiría en su feudo, sino en territorios donde vivieron y triunfaron los winnebago.

El día marcado sería un 10 de octubre. Gulfport, una de las ciudades más grandes de Misisipi, recibiría en su seno al pequeño elegido. Era el segundo de cuatro hermanos, pero el destino lo tenía señalado para ser un número uno.

Kiln fue entonces en centro de operaciones de esta nueva esperanza, quien desde su primer contacto con su futuro destino demostró que la grandeza sólo es para el que la trabaja y la pule.

Todo Misisipi supo de sus hazañas, la cuales eran protegidas y vigiladas muy de cerca por su padre, quien sabía que la sabiduría Choctaw lo acompañaba cada instante.

Dicen que el creador le puso una prueba complicada de sobrevivencia cuando su vida estaba en pleno eclipse de efervescencia, como un fatal accidente que le costó parte de su intestino delgado cuando ya iba a terminar la universidad.

A pesar de ello, las glorias no cesaron y lo pusieron a los pies de un nuevo reto.

Eran otros tiempos, diferentes sentimientos. Vaya que le dolió tener que dejar sus terruños para encomendarse a la más cruel batalla en Atlanta. Ahí, nadie creía en él, ni tenían misericordia al recordarle que todo lo difícil se consigue con sudor y un poco de sangre.

La victoria fue para sus enemigos. Cansado y olvidado por la enormidad, además de una nueva dificultad que ponía en riesgo a sus caderas, el elegido pretendía dejar a un lado todo y terminar de tajo la situación, aunque no sabía que una tierra hacia el norte le abriría las puertas para renacer cual ave fénix.

Era un territorio donde los empacadores de carne habían hecho una fortaleza hambrienta de ilusiones e historia.

Fue así que ese hombre, nacido en Gulfport, arribaría a Green Bay, donde inconscientemente cumpliría el oráculo del indio Choctaw.
Así, la leyenda continuó para darle paso a la llamada inmortal de un héroe: Brett Favre.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!