Beisbol,  Columna EL FANÁTICO,  DEPORTE SINALOENSE,  Medios de Comunicación,  Temas y Deportes Diversos,  TOMATEROS

En Memoria de Álvaro Rendón “El Feroz”

Columna EL FANÁTICO publicada hoy en Noroeste. EN MEMORIA DE ÁLVARO RENDÓN, “EL FEROZ”.

Dato del día: “El Campo de los Sueños” era una de las películas con tema beisbolero que más gustaba al Maestro Rendón y una vez dijo que le habría gustado conocer a Joe “El Descalzo” Jackson, uno de los personajes.

El Feroz. La última vez que hablé con él me dijo: “Los Yankees iban perdiendo con los Orioles, es como si los Cañeros van y pierden con los Mayos, qué le pasa a Nueva York?” Encogí los hombros, sonreí, le extendí la mano y le dije que luego platicábamos de eso. No sospeché que jamás volvería a verlo. Y hoy, como anteayer mi también entrañable amigo Ernesto Diezmartínez en su Divagario, opto por el recuerdo, porque la rabia y la impotencia no son las mejores condiciones para hablar de un ser humano y amigo como Álvaro Rendón.

Los Cañeros y los Yankees, atrás de la literatura, eran pasiones que dejaba ver con claridad. Esas varias largas madrugadas en las que convivió al calor de unos tragos con el legendario tercera base de Los Mochis y Detroit, Aurelio Rodríguez, fueron fuente de anécdotas que jamás presumió, sino que generoso contó con la manera tan propia que tenía de hacerlo: primero contaba, luego remataba con la frase que te arrancaba la carcajada. Y claro, la temporada que esa leyenda pasó con los Yankees y remató jugando en invierno con los Cañeros, era para Álvaro el mejor año de nuestro A-Rod.

Lo conocí hace más de diez años por amigos mutuos, que son muchos, y una de las primeras pláticas beisboleras que tuvimos fue sobre las frases que hicieron famoso a Yogui Berra más allá de sus hazañas con los Yankees. Álvaro era una enciclopedia de beisbol, recordaba números, situaciones y sobre todo anécdotas, frescas, como si hubieran pasado horas antes.

Una vez caminábamos por la zona de comidas del Ángel Flores y vimos a Matías Carrillo buscando a alguien con la mirada en el horizonte, como desesperado por la tardanza. Le pregunté al “Feroz” que qué podría tener tan preocupado al popular “Coyote“. Su respuesta fue contundente: “¿Pues que más? Una falda, ni a su mamá espera uno con esa cara de angustia”.

Tuve el privilegio de ser su alumno en la Escuela de Letras, privilegio porque sus clases siempre fueron largos y sustanciosos paseos por el mundo de la literatura, un masaje real al intelecto. La literatura mexicana y el boom latinoamericano fueron mucho mejores luego de sus clases, una de varias deudas impagables que tendré siempre con Álvaro. Nunca olvido la ocasión en la que apenas bajaba las escalera de esa escuela y me dijo desde lejos: “Ya la hicimos, Mike Mussina se va a Nueva York, ahora si ganamos otra Serie Mundial”. Letras y beisbol, combinación que él llevó presente cada día, siempre.

Encontrarlo en el Ángel Flores, sentarme con él y Ernesto Diezmartínez, ver el juego y escuchar sus análisis y comentarios, era un enorme placer y un lujo supremo que voy a extrañar, tanto como Meg Ryan, una de sus pasiones, extrañaría a Álvaro si supiera que decía que cuando iba a ver una película de ella, compraba dos boletos para levantarle el rating.

No dudo que pronto Álvaro meta la mano a un batazo de alguien de los Medias Rojas de Boston frente a los Yankees para convertirlo en foul, una estupenda atrapada o cuando mucho un inofensivo doblete. Si pasa, al menos yo sabré que fue “El Feroz”.

Para la anécdota: Álvaro Rendón decía que la mejor escena de beisbol en la literatura era la que está en el capítulo XXVIII del libro “La Novela Inconclusa de Bernardino Casablanca” del sinaloense César López Cuadras.

4 Comentarios

  • Capitán Tomate

    Que mala noticia de verdad, yo apenas me entero. Sólo me tocó convivir con El Feroz en un par de ocasiones, más que nada por conocidos mutuos, pero me agradaba su descaro y franqueza para hablar de cualquier tema. Un abrazo a su familia.

  • Javier Zazueta

    Gracias por poner este tipo de contenido. Es necesario que se le de mas difusión a notas como esta. Un cordial saludo.

  • Reyna

    En pocos días se cumplirá un año de esta terrible desgracia. El deceso de EL FEROZ. Cuando Álvaro Rendón dejó este mundo. Una vida con sus hijos, su familia, sus amigos y todos aquellos que quisieron compartir un mar de letras en el océano de la literatura. El feroz nos dejó. La tierra donde nació sigue igual. Plagada de violencia, corrupción y todos los antivalores existentes. Conviví poco con él, 7 meses diría, después de ese trágico suceso. En su primera platica conmigo me recomendó obras de Vargas Llosa, después, Juan Rulfo. Al igual que todos ustedes sigo sintiendo impotencia, como es posible que una persona honesta, decente, pacífica, que trabajaba honradamente, entre muchas otras virtudes que tenía, no haya dejado de esta forma. Es lamentable como la autoridades tan incompetentes dejen que ocurra esto.

  • Reyna

    Alguien sabe si el maestro Álvaro escribió algún libro, algún ensayo o crónica en algún diario? O solo se dedicaba exclusivamente a la lectura, transmitiendo su conocimiento por medio de las clases?

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!