Medios de Comunicación

Estupendo Remedio

premierleague-logo.jpg

Desde principio de semana, muchos esperamos el duelo ChivasCruz Azul de la octava jornada del torneo Clausura 2008 del futbol mexicano. Especulaciones y declaraciones fueron calentando el ambiente y algunos, como yo, asegurabamos que sería el partido del año.

Nada más inútil y falso, el famoso partido resultó un fiasco y una vez más el futbol mexicano nos deja con un mal sabor de boca: un juego esperado resulta un partido olvidable por completo, tanto que quizá lo más destacado fue constatar una vez más que TV Azteca tiene muy poco aprecio por su público, pues sigue poniendo a Jorge Campos a comentar partidos, sin que este tenga la más remota idea de lo que es hablar el idioma español de forma minimamente decente. Y se ve también que menos tiene idea de lo que es la televisión; la confunde con un mesa de cantina donde puede hacer chistes malos(realmente malos) que celebran un par de tipos que todo le aplauden, con tal de colgarse de un poco de su fama lograda(a toda ley) como el buen portero que fue.

Por fortuna por la mañana había grabado el juego de la Premier League entre Arsenal y Aston Villa, el cual pude ver apenas terminó el partido de marras ya citado. Y el remedio a la decepción fue contundente: una cátedra de lo que es el futbol bien jugado, sin ahorros egoístas de calidad en el campo. Una verdadera muestra de por qué la Premier League es la mejor liga del mundo.

El Arsenal buscaba al menos el empate, luego de saber que el Manchester United había ganado y con eso lo alcanzaba en el liderato del torneo. Un punto permitía a los Gunners de Arsene Wenger seguir en punta después de 28 de 38 fechas en el torneo inglés. El Aston Villa buscaba puntos para despegarse del Liverpool en la quinta posición del standing y entrar a la zona de Copa UEFA.

Arsenal sufrió un autogol del suizo Senderos al minuto 27 del tiempo corrido, por lo que el resto del primero tiempo y 47 minutos de la segunda parte, estuvo atrás en el marcador por la mínima diferencia, a pesar de lo cual siempre atacó sin perder el ánimo. Y lo mismo hizo el Aston Villa, que nunca se encerró y fue al ataque, logrando prestarle poco tiempo el balón a los Gunners y buscando siempre otra anotación para sellar el partido.

En el tercer minuto del tiempo agregado, uno antes del pitazo final, el danés Nicklas Bendtner, que había antrado a mitad del segundo periodo, anotó el gol del empate, para poner de cabeza el graderío el antes Highbury Stadium, hoy llamado Emirates Stadium. Un final digno para un partido memorable del torneo 2007-08 de la Premier League. Un remedio, aunque no guste a muchos, preciso y oportuno ante la desesperante inestabilidad del futbol mexicano, que da jornadas para el recuerdo y luego nos tortura con partidos para caer en coma.

Este partido, por cierto, nos recordó el permanente lamento agónico del escritor inglés Nick Hornby en su libro de relatos titulado Fever Pitch(libro que dió lugar a la película homónima, en la que un aficionado al beisbol sufre la maldición de ser fan de los Medias Rojas de Boston, eternos perdedores hasta el 2004, cuando ganaron la Serie Mundial), donde deja claro que ser fan del Arsenal es asunto de sufrimiento, tal como sufrieron hace horas sus fanáticos en el duelo ante Aston Villa.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!