Ciclismo

Excesos Contra el Tour

Creo que el Tour de Francia no merece ser el chivo expiatorio de los medios, la UCI y todos aquellos que se postulan como los nuevos inquisidores del deporte internacional, que a veces me recuerdan a los sacerdotes de pueblo en medio de la nada, que todo ven mal y todo es negro o blanco, Dios o el Diablo (con mayúsculas los dos, no se vaya a sentir alguno).

El esfuerzo por subir pedaleando las etapas de montaña es más que visible en éstos días, y no dudo que más de uno se “ayude”, pero dudo que todos lo hagan. Decir que todos son sucios es denigrar una prueba atlética por demás espectacular y noble, además de histórica y creadora de leyendas como Hinault, Merckx, Ocaña, Delgado, Armstrong y por supuesto, Indurain.

Pero las malas lenguas la persiguen a diario, culpando a muchos justos por unos cuantos pecadores. Apenas Rasmussen se apropió del color amarillo y se iniciaron las especulaciones: que si su país lo investiga, que si un amigo lo denunció por haberlo invitado a transportar sustancias prohibidas, que si él mató a Kennedy, que si no será musulmán y por ende terrorista, etc.

Ya basta de tonterías, si realmente se quiere perseguir a los tramposos en el deporte, creo que habría que empezar por el futbol soccer, donde se especula que muchos se meten mucho más que esteroides, se dice que algunos respiran más polvo que oxígeno. Hay que recordar el caso de Maradona y el de Salvador Carmona (México).

Y que decir de la NBA, donde se rumora que la mariguana es casi tan vital como el aire que respiran algunos. Y además, en esa liga habría que investigar que tanta conexión hay entre muchos de sus miembros y las pandillas que tienen asoladas a muchas ciudades estadounidenses. Y peor aún, que aclaren los nexos de sus árbitros con algunos grupos mafiosos que controlan las apuestas en el bajo mundo de los Estados Unidos.

Y podría seguir enlistando ligas, equipos, organismos, atletas y mucha gente relacionada con el deporte que bien necesita ser investigada por instituciones oficiales de algunos países o de nivel internacional, por irregularidades dentro de su ámbito e incluso en términos de legalidad, pero no alcanzaría el espacio.

Ya dejen en paz al mejor evento ciclista del mundo, si hay tramposos que los castiguen, pero de ninguna manera que sea el Tour el señalado como culpable, que no se le ataque como si el resto de los eventos deportivos fueran limpios y pulcros.

Que no se olvide que el Tour de Francia es el único evento deportivo que el pueblo francés puede disfrutar en directo, sin pagar boleto y sin trasladarse, en la mayoría de los casos, lejos de su hogar. Ojalá hubiera muchas carreras más así en el mundo, para que miles, tal vez millones, pudieran “tocarlas” sin dejar su dinero en manos de los magnates del deporte mundial.

Si te gustó o no éste texto, de cualquier forma deja una opinión. Tu punto de vista es importante para mi y te agradeceré que lo emitas.

3 Comentarios

  • fgjd

    O sea, te quejas de que acusen al ciclismo de algo sin pruebas, y vas tu, y echas mierda sobre otros deportes en base a “segun he oido”. En fin…

  • Ernesto Diezmartinez

    Soy aficionado al beisbol de toda la vida. Pero, ¿cómo creer en la seriedad de los ejecutivos del beisbol nacional cuando “el Chato” Vázquez, positivo en los Panamericanos en el examen anti-doping, fue “perdonado” por los directivos de la LMB con la peregrina explicación que esos exámenes no fueron supervisados por la liga y que, por lo tanto, no son válidos. Qué vergüenza. Pero no me extraña de los ejecutivos beisboleros de verano (los de invierno no son mejores, intuyo) y menos de “el Chato” Vázquez, un pelotero que, por lo menos aquí en Culiacán, su ciudad y su equipo, ha sido un cero a la izquierda.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!