Automovilismo,  Columna EL FANÁTICO,  Historia

F-1: Suspenden GP de Bahrein

Bahrein sufre, igual que varios países, el efecto dominó de las protestas públicas en Medio Oriente que ya costaron las caídas de los dictadores que dominaban Túnez y Egipto. Y con esto, el inicio original de la temporada de F-1 está cancelado para el 13 de Marzo. Será dos semanas más tarde en Australia.

Pero era de esperarse que un día sucediera, pues la F-1 por conducto de Bernie Ecclestone, siempre ha coqueteado con gobiernos totalitarios. Lo hizo con los de Argentina y Brasil en los 70; con el de Hungría en los 80; y en los últimos años con los de China, Malasia, Abu Dhabi y Bahrein. Todos con el común denominador de tener gobiernos encabezados por dictadores, sistemas totalitarios o monarquías obsoletas y tiránicas.

La razón es sencilla: la F-1 cuesta cara y exige mucho a las sedes de sus diversas carreras., tanto que un país con una democracia sólida duda en aceptar recibir un Gran Premio. Mientras que los regímenes totalitarios, ávidos de lavar su imagen ante la comunidad internacional, y con las arcas del dinero abiertas y jamás sujetas a revisión, aceptan y ponen todo.

Se preguntará entonces cómo en Europa muchos países democráticos tienen carrera del serial en cuestión, y la respuesta igual es fácil: es porque ahí nació la F-1 y el sustento viene de las grandes empresas ligadas al ramo automotriz y no del estado. Y aunque los gobiernos participan, jamás en la enorme medida que lo hacen los estados con sistemas totalitarios.

Y para un hombre ambicioso de poder y dinero como Ecclestone, no hay problema en tratar con gobiernos opresores con sociedades empobrecidas. Y si no me cree, revise el calendario de la F-1 para este año y vea cuántos países con millones en extrema pobreza tendrán carrera. Una vez más la política y el deporte te cruzan y forman una sociedad provechosa, aunque solo para unos cuantos.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!