RICARDO GONZÁLEZ

Hopkins, Como los Buenos Vinos

Texto enviado por Ricardo González

“No dejes que esta pelea te destruya. Eres un gran campeón, mantén tu cabeza en alto y sigue peleando. Si tengo que ir a tu casa y llevarte al gimnasio, lo haré”.

Con esas palabras, Bernard Hopkins redondeó una lección de boxeo y de vida ante el hasta el sábado anterior invencible campeón Kelly Pavlik luego de propinarle una contundente golpiza a lo largo de 12 rounds. Aunque el título del “Fantasma” de Ohio no estuvo en juego por haber pactado la pelea en 170 libras, Kelly Pavlik (34-1, 30 nocauts) perdió tal vez algo más importante: su invicto y su aureola de invencible.

Los estilos definen las peleas, dicen los que saben, y nunca como ahora estuvieron en lo correcto. Nadie podría pensar que después de las dos palizas que Pavlik le propinó a Jermain Taylor, Hopkins tuviera una oprtunida de vencerlo. El mismo “Executor” perdió dos veces de forma consecutiva ante Taylor en lo que parecía el final de su carrera.

Nada más alejado de la verdad. Hopkins fue más rápido, más fuerte, y sobre todo más inteligente que Pavlik. De alguna manera logró verse más joven que un peleador de 26 años a pesar de contar con 43 de inmensa experiencia. Hopkins logró anular por completo el jab de Pavlik y lo privó de su mejor arma, el uno-dos, convirtiendo al nativo de Ohio en un tigre sin dientes sobre el ring.

http://assets.espn.go.com/photo/2008/0809/box_a_pavlik-hopkins_580.jpg

Carente de argumentos, ante un rival sorpresivamente más rápido y con mejor movilidad, Pavlick se dedicó a seguir y presionar sin ningún sentido claro a Hopkins, exponiéndose a ser contragolpeado una y otra vez por las certeras combinaciones de su rival.

Hopkins terminó la pelea retando con la mirada a la prensa especializada que no le daba oportunidad frente a Pavlik. No pudo evitar que se le corrieran un par de lágrimas, y mordiéndose el labio superior musitó: «Estoy cansado de probar cuan bueno soy».

Y además mandó un mensaje muy claro: bailando al más puro estilo de Ali en el round 12, Hopkins atacó a Pavlik buscando un nocaut que hiciera aún más convincente su victoria, el veterano nos hizo saber que está listo para subir de nuevo al ring, para seguir forjando su camino al salón de la fama.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!