Beisbol,  DEPORTE SINALOENSE,  ESTA SEMANA EN LA HISTORIA DEL DEPORTE,  Historia,  Medios de Comunicación,  Números y Estadísticas,  TOMATEROS,  YESENIA TORRECILLAS

La Opiniòn de Yesenia: 64 Años Sin Babe Ruth

Texto enviado por Yesenia Torrecillas (Da click aquì para ver todas sus colaboraciones)

El béisbol le ha dado al mundo uno de los mejores jugadores de la historia, quien hacía lo suyo en el montículo, arrasaba con los jardines y destrozaba el madero a la hora cero, sin duda me refiero al inigualable y legendario “BABE” RUTH. George Herman Ruth nació el 6 de febrero de 1895 en Baltimore, Maryland. En su infancia George rondaba las calles, robaba, faltaba a menudo a la escuela, masticaba tabaco y tomaba whisky, por lo que al cumplir 7 años, sus padres lo mandaron al St. Mary’s Industrial School for Boys, reformatorio y orfanato bajo la custodia de misioneros católicos, en donde vivió 12 años y sólo visitaba a su familia en ocasiones especiales. Se sabe que su madre estaba constantemente enferma y que murió de tuberculosis mientras Ruth tenía solamente 16 años.

Durante su estancia en esa escuela,  aprendió a jugar béisbol, demostrando siempre enorme facultades que lo llevaron a firmar como pitcher para los Orioles de Baltimore en 1914. Fueron sus nuevos compañeros quienes le dieron el apodo de “Babe” por su corta edad (19 años).  Sin embargo, Ruth no debutó con los Orioles, pues el propietario de sus derechos deportivos lo vendió a los Medias Rojas de Boston, equipo con el que debutó en julio de 1914.

Ruth jugó poco más de cinco años con los Red Sox, tiempo suficiente para convertirse en una de las estrellas de la liga, gracias a su poder sobre el montículo. A pesar de su talento como lanzador, Ruth comenzó a inclinarse hacia el bate y su elevado promedio de hits terminaron por convertirlo en jardinero, posición en la que brilló por méritos propios. Pese a que Ruth brillaba con el equipo, en 1919 el dueño de los Medias Rojas tomó la decisión de venderlo al acérrimo rival; Yankees de Nueva York, en lo que se considera aún como la peor decisión en la historia de los deportes en Estados Unidos.

En 1920, ya con los Yankees, Babe Ruth  hizo trizas el récord de 29 cuadrangulares que había   establecido la anterior temporada al conectar 54 homeruns en su nueva casa. Era la mayor sensación de la liga y los aficionados de Boston miraban incrédulos lo que habían dejado escapar. En aquellos años, los Yankees de Nueva York era una franquicia de pocos triunfos que pasaba por muy malos momentos. Fue Ruth y el equipo que se formó a su alrededor quienes convirtieron a los Mulos de Manhattan en el equipo más ganador de la historia.

Ruth rebasó todos los límites y no solo conquistó el béisbol, sino el corazón de los fanáticos  que se precipitaban para verlo en su primer año en Nueva York, produciendo la primera asistencia de más de un millón en la historia del beisbol, por lo que los Yankees se vieron en la necesidad de construir un gran estadio en 1923. Ese año, tras su mudanza al desaparecido, pero mítico “Yankee Stadium”,  los ahora Bombarderos del Bronx lo apodaron históricamente como “la casa que Babe Ruth construyó”.

Esa temporada bateó .393 para llevar los Yankees a su tercer gallardete consecutivo y su primera Serie Mundial, la primera de 22 títulos de Series Mundiales. Ruth Dominó la serie de 1923, disparando tres cuadrangulares y bateando .368. Más tarde en 1927, siendo la estrella de Yankees, produjo su mágico jonrón 60, un número que llegaría a ser el más legendario en el béisbol. Ruth estaba en la cumbre de su carrera.

Entre los momentos inolvidables de la carrera de Ruth destaca el juego 3 de la Serie Mundial de 1932, contra los Cachorros de Chicago, Ruth nos brindó un momento único en el deporte, pues en el quinto inning del juego, señaló a las gradas del jardín central, indicando el lugar a donde mandaría la pelota… y allí la puso, logrando el homerun más largo en la historia del “Wrigley Field”, casa de los Cachorros.

Entre los records de la carrera de Ruth que abarcó 22 temporadas, se encuentran: Los 12 títulos de jonronero, sus promedios de bateo 10 veces arriba de .340, siendo .393 el promedio más alto de su carrera en 1923. Se acreditó 11 temporadas de más de 40 cuadrangulares, incluyendo cuatro de más de 50 y un promedio de 46 jonrones por año de 1920 a 1933. En 13 ocasiones impulsó más de 100 carreras, incluyendo un promedio de 151 de carreras producidas de 1926 a 1932.

Babe Ruth, también conocido como “El Bambino” fue un jugador poco común por su físico pasado de peso y poco atlético. En 1934 Ruth fue dejado libre para que pudiera firmar con los Bravos de Boston, un club no muy bueno que esperaba alimentar a su fanaticada con el glorioso nombre de Ruth, quien firmó como jugador y como vicepresidente.

El 25 de mayo, en el espacioso estadio Forbes de Pittsburgh, Ruth conectó tres jonrones de asombrosa distancia, los número 712, 713 y 714. Una semana después, se retiró y dijo adiós a los diamantes, convertido ya en una leyenda viva. El béisbol le dio todo a “Babe” quien ganó siete Series Mundiales  (1915, 16, 18, 23, 27, 28 y 32), además de imponer gran cantidad de récords en su tiempo. Tres años después, Ruth fue coach y la atracción en la práctica de bateo con los Dodgers de Brooklyn, pero luego de eso, nunca volvió a ponerse un uniforme a cambio de un salario.

Pasarían varios años más, cuando Ruth enfermó de cáncer de garganta. Como muestra de apoyo los Yankees proclamaron el 27 de abril de 1947, el Día del Babe Ruth y ese día el Yankee Stadium logró una asistencia de más de 60 mil fanáticos. Pero el 16 de agosto de 1948, a los 53 años de edad, Ruth no resistió la lucha contra el cáncer y falleció. El mundo del béisbol y todo Nueva York sufrió. El cadáver de “El Bambino” fue expuesto en el Yankee Stadium y en día y medio pasaron más de cien mil personas. Niños, jóvenes, ancianos, hombre y mujeres lloraban.

En el trayecto al cementerio pasaron por la catedral de San Patricio, que estaba abarrotada, para darle el último adiós al más grande ícono del béisbol de todos los tiempos. Sin duda, Ruth sigue siendo el símbolo de la fuerza del jonrón en el béisbol. “El Bambino” es para mucha gente, el símbolo del béisbol en sí, una imagen congelada en el tiempo. Hoy se cumplen 64 años de su partida, se fue una estrella de los diamantes, pero su legado siempre lo tendremos presentes sin importar el color de nuestra pasión.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!