Beisbol,  DEPORTE SINALOENSE,  Historia,  Números y Estadísticas,  TOMATEROS,  YESENIA TORRECILLAS

La Opinión de Yesenia: ¡El Fenway Park Celebra 100 Años de Vida!

Texto enviado por Yesenia Torrecillas.

Un 20 de abril de 1912 el Fenway Park de Boston abrió sus puertas por primera vez al mundo del béisbol. Ese mismo día también se dio la apertura del Detroit Navin Field, que más adelante sería conocido como Tiger Stadium. La casa de los Medias Rojas de Boston contó con 35.000 asientos y una capacidad de 47.627 personas. Sin duda, los fanáticos de los Red Sox son de los mejores del béisbol de Grandes Ligas ya que el promedio de asistencia rebasa los 2.5 millones en el siglo actual.

El Fenway Park es el estadio de la Gran Carpa de más antigüedad. Normalmente los estadios se renuevan seguido en Estados Unidos, pero es tanto el valor que tiene este inmueble que ha sido imposible derrumbarlo. Actualmente se sigue haciendo historia cada vez que los Medias Rojas de Boston juegan en el, pues tiene el record de llenos consecutivos de un estadio de Grandes Ligas, con 551 y contando.

Si hay algo que caracteriza a este parque de béisbol es que cuenta con una barda de poco más de 11 metros de altura, la cual limita el jardín izquierdo. Esta barda se tuvo que construir debido a que el estadio está construido en medio de un vecindario, de hecho, la arquitectura exterior del inmueble es muy parecida a la de los edificios del barrio.

A esta barda se le conocía como “El muro” hasta que en 1947 la pintaron de verde para que de esta manera cambiara su apodo a “El Monstruo Verde” por su imponente tamaño y nuevo color. Esta barda ha atestiguado demasiada historia, desde cuando Babe Ruth era el jugador estrella de los Medias Rojas hasta cuando Babe Ruth fue vendido por $100,000.00 USD al acérrimo rival, los Yankees de New York en 1918.

Desde entonces los Red Sox no volvieron a ganar una Serie Mundial, lo cual vino a desatar rumores de una maldición por el “Bambino” (Babe Ruth) aún y cuando por el equipo de Boston pasaban grandes estrellas como Carl Yastrzemski y Ted Williams. Más adelante, en 2003 se construyeron asientos por encima del “Monstruo Verde” y al siguiente año el Fenway Park y su peculiar barda fueron testigos de unas de las más grandes remontadas en la historia del béisbol estadounidense.

La maldición del “Bambino” parecía seguir, pero aún llendo abajo en la Serie 3-0 contra sus archirrivales Bombarderos del Bronx y perdiendo por una carrera en la baja de la novena entrada, ante los disparos del mejor cerrador en la historia de Las Mayores; Mariano Rivera, se empató el encuentro y no fue hasta la doceava entrada cuando David Ortiz “Big Papi” conectó un poderoso cuadrangular de dos carreras para que Red Sox siguieran vivos.

La novela se seguiría escribiendo al día siguiente, en el quinto de la serie con los Yankees a un juego de eliminar a Boston en la baja de la 14va entrada el mexicano Esteban Loaiza lanzó para David Ortiz quien impulsó la carrera del gane, en lo que fue por un minuto el segundo juego más largo en la historia de la postemporada.

La serie viajaría a Nueva York donde todos esperaban que Yankees ganaran uno de los dos juegos siguientes. En este juego Curt Schilling, pitcher estelar de los Medias Rojas, lanzó con un tobillo suturado ahí en el estadio. La imagen del tobillo con la media blanca manchada de sangre dio vuelta al mundo y anunciaba que se jugaría el séptimo y decisivo juego de la serie ya que Boston ganaba de la mano del gran pitcheo de Schilling.

Ya en el último juego, impulsados por un tablazo de cuatro esquinas de Johnny Damon, Boston ganó por amplio margen pasando así a la Serie Mundial. Después ganarían la Serie Mundial de Béisbol de forma contundente por barrida (4-0 juegos) contra los Cardenales de San Luis. Después de 86 años, la maldición de “El Bambino” llegaría a su fin.

La pasión que despierta este estadio y su equipo, no tiene palabras. Es algo asombroso y el día de hoy la será un día histórico para Boston. El Fenway Park estará de fiesta y qué mejor manera de celebrarlo con un juego con su más grande rival, los Yankees.

Imposible resumir un centenario de vida de este parque de pelota en tan pocas líneas, son incontables los momentos que se han vivido en este lugar, generaciones completas han pasado por sus butacas y hemos visto a las más grandes figuras pararse en la caja de bateo esperando el lanzamiento del pitcher rival y esos largos batazos que atraviesan la inmensidad del “Monstruo Verde”.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!