Beisbol,  DEPORTE SINALOENSE,  Historia,  Medios de Comunicación,  Números y Estadísticas,  Reportajes,  TOMATEROS,  YESENIA TORRECILLAS

La Opinión de Yesenia: Historia de los No-Hit en la LMP (II)

Texto enviado por Yesenia Torrecillas. (Te invitamos a leer la primera parte de este reportaje aquí)

Continuando con la nota de hace algunos días sobre  los juegos sin hit ni carrera que se han dado en la Liga Mexicana del Pacífico, nos remontamos a un 25 de noviembre de 1982 cuando el lanzador Carlos Ibarra portando la franela de Naranjeros de Hermosillo logró el doble cero contra los Yaquis de Obregón, el score final fue 5-0. Con esto Carlos Ibarra se convirtió en el pitcher número 21 en hacerlo.

Al día siguiente, Fernando Arroyo logró el sin hit ni carrera contra Mexicali, defendiendo a la escuadra de Algodoneros de Guasave, esto fue el 26 de noviembre de 1982. El marcador 2-0. Cuando todo parecía que hasta ahí quedaría la hazaña…Por tercer día consecutivo (lo que debe ser un récord) se logra el doble cero. Esta vez Guasave pagaría su mérito del día anterior Eleno Cuén de Guaymas doblegó a Algodoneros 6-0.

Al año siguiente, Larry Feola de Culiacán venció 2-0 a los Algodoneros, consiguiendo el doble cero. El 27 de diciembre de 1983. Arturo González, lanzando para los Mayos de Navojoa tiró sin hit ni carrera contra los Venados de Mazatlán, derrotándolos 4-0 el 16 de diciembre de 1983. Fue la temporada de la mexicanización.

Dos años después, se volvió a dar la joya de pitcheo. El estadounidense Ray Chadwick de los Potros de Tijuana, venció 2-0 a los Yaquis de Obregón en juego de siete entradas. Kent Angulo de Guaymas logró el no-hit contra los Naranjeros de Hermosillo el 7 de diciembre de 1985 por 3-0. El zurdo Lorenzo Retes de Hermosillo hizo suya la lomita de los disparos contra los Mayos de Navojoa por 4-0 el 26 de octubre de 1986.

Rafael García logró la hazaña por segunda vez en su carrera lanzando con los Venados de Mazatlán venciendo 1-0 a  Yaquis el 9 de diciembre de 1986. Carlos Ibarra también lo logró por segunda ocasión, ahora lanzando para los Mayos contra Obregón, la pizarra fue 6-0 el día 6 de diciembre de 1987.

Curt Schilling, que después sería una estrella en la Gran Carpa logró el doble cero lanzando para los Naranjeros contra los Tomateros de Culiacán el 10 de noviembre de 1988 por 2-0. Ildefonso Velásquez lanzando para Ostioneros de Guaymas tiró un no-hit contra los Naranjeros de Hermosillo, ganándoles por paliza de 11-0 el 11 de octubre de 1989.

Dieciocho años tuvieron que pasar para que se diera de nuevo un juego perfecto, luego de que Vicente Romo lo lograra el 5 de enero de 1971. Jesús Moreno lanzando para los Cañeros de Los Mochis conquistó la hazaña en el Estadio Tomás Oroz Gaytán, el jueves 19 de Octubre de 1989 y terminó 1-0, con derrota para Jaime Orozco, que lanzó un gran juego de 7 hits y una anotación, que fue sucia, siendo timbrada en la octava entrada.

Timber Mead de Algodoneros logró el doble cero contra Mexicali, el 27 de octubre de 1991, el marcador fue 3-0. El mismo día (fue un doble juego), Isaac Jiménez devolvió la afrenta a los Algodoneros consiguiendo el mérito y por el mismo marcador 3-0, llevando al triunfo a Mexicali. Ambos juegos fueron a 7 entradas.

De nueva cuenta y a casi un año de su joya de pitcheo, Timber Mead hizo la hazaña el 23 de octubre de 1992, al vencer 8-0 a los Cañeros de los Mochis. Armando Valdéz, también lanzando con Guasave logró el doble cero contra Obregón el 18 de noviembre de 1992.

Lorenzo Retes y Andrés Berumen de Guasave se combinaron para lograr el no-hit contra los Yaquis de Ciudad Obregón 2-0. El 22 de noviembre de 1994, tres lanzadores de los Naranjeros dejaron sin hit ni carrera a los Cañeros de Los Mochis por 2-0. Ellos fueron Joey Eischen, Andrés Berumen (otra vez) y Antonio “Cañón” Osuna.

Enrique Couoh de Mexicali obtuvo la hazaña contra los Algodoneros en 26 de noviembre de 1995 por 3-0. Blaine Beatty fue el lanzador número 40 en lograr el doble cero, lanzando para Mazatlán y contra los Algodoneros de Guasave el 14 de diciembre de 1996. El marcador 12-0. Randy Gálvez de Guasave logró hizo el no-hit contra Navojoa el 2 de noviembre de 2000 por 4-0.

Enrique Quiñones de Tomateros de Culiacán lanzó sin hit ni carrera contra Mexicali el 21 de noviembre de 2000, ganando 1-0. El último juego sin hit ni carrera en el Estadio Manuel “Ciclón” Echeverría se dio el 12 de diciembre del 2000; lo tiraron en forma combinada por Navojoa Isauro Pineda, Israel Lomelí, Miguel Duarte y Julio César Parra, contra Los Mochis y el marcador fue 5-0.

Salvador Rodríguez de los Yaquis castigó a Tomateros con el doble cero el 31 de octubre de 2001 por 3-0. Rigoberto Beltrán, Gabe Molina y Mark Kroon combinaron sus lanzamientos para que los Tomateros de Culiacán lograran el doble cero sobre Mexicali el 25 de noviembre de 2002 por marcador de 6-0.

Diecisiete años habían transcurrido del segundo juego perfecto en el béisbol invernal por Jesús Moreno, cuando un joven de apenas 22 años de nombre Joakim Soria se adjudicaría la más grande hazaña del pitcheo y su nombre quedaría grabado en letras de oro. Luego de 76 lanzamientos y siete ponches, el estadio “Tomás Oroz Gaytán” guardaba en sus memorias este partidazo de 6 carreras contra cero de la tribu de Cajeme sobre Naranjeros de Hermosillo.

Dos años más tarde, el estadio Emilio Ibarra Almada vivió una emotiva jornada inaugural el 14 de octubre de 2008, al combinarse Heat Phillips con Francisco Rodríguez, Adrián Manzano y el dominicano Jorge Luis Vásquez para el doble cero histórico. Lanzando para Los Mochis contra los Algodoneros de Guasave, el marcador fue 2-0.

Estos son los juegos sin hit ni carrera que se han lanzado hasta la temporada 2009-10 en LMP. Y antes de despedir la nota, cabe resaltar al jugador mexicano Luis Alonso Mendoza que milita en el pacífico con Yaquis de Obregón y ahora se encuentra jugando en la Liga de la Costa del Pacífico para los Storm Chasers de Omaha (sucursal AAA de los Reales de Kansas City), ya que el pasado 19 de Julio lanzó su segundo juego sin hit ni carrera en ese circuito. Su equipo se impuso 4-0 a los Redbirds de Memphis (equipo filial de los Cardenales de San Luis).

Hasta aquí hemos gozado de estas gloriosas joyas de pitcheo y esperamos que nuestros lanzadores profesionales sigan brindando este magnífico espectáculo a los aficionados del rey de los deportes.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!