Beisbol,  DEPORTE SINALOENSE,  Historia,  Medios de Comunicación,  Números y Estadísticas,  Reportajes,  TOMATEROS,  YESENIA TORRECILLAS

La Opinión de Yesenia: Historia de los No-Hit en la LMP (I)

Texto enviado por Yesenia Torrecillas

Juegos sin hit ni carrera en 2011
Uno de los sueños de todo beisbolista es llegar a Grandes Ligas y el de un pitcher es lanzar un juego sin hit ni carrera y vaya que no es tarea fácil.  Durante este año se han dado 3 juegos sin hit ni carrera en la Gran Carpa; el pasado 27 de julio conquistó esta hazaña el dominicano Ervin Santana (fue el sexto sin hit en su carrera), el segundo lanzador en colgar el par de ceros fue Francisco Liriano, quien lo hizo contra las Medias Blancas el 3 de mayo y el primero fue Justin Verlander ante Toronto el 7 de mayo.

Pasándonos a México, durante la presente campaña 2011 en la LMB; 2 lanzadores han conectado juego sin hit ni carrera y en primer instancia tenemos a Jorge Luis Castillo que el pasado 17 de mayo entró a los libros de récords del béisbol mexicano, encaminando al triunfo a su equipo Guerreros de Oaxaca contra Petroleros de Minatitlán en su propia casa.

El siguiente lanzador en lanzar una joya de pitcheo de este calibre es Pablo Ortega, quien el pasado 24 de julio obtuvo este mérito, el serpentinero Venado en el pacífico estuvo apoyado por la ofensiva de sus compañeros de Tigres de Quintana Roo al ganar 10 carreras a 0 a los Rojos del Águila de Veracruz. Cabe destacar que el pitcher derecho llegó a la novena entrada lanzando el juego perfecto, después de lograr el primer out, otorgó pasaporte a Leo Rodríguez, sin embargo dominó a los siguientes dos bateadores para lograr el primer juego sin hit ni carrera en su trayectoria como profesional.

Y ahora que tocamos el tema de estos 2 grandes serpentineros que han desfilado por la Liga Mexicana del Pacífico, ¿Qué les parece si nos vamos a los primeros juegos sin hit ni carrera del circuito invernal?… Recordemos estos increíbles duelos en la lomita de los disparos.

Los primeros sin hit ni carrera en LMP
En la campaña 1960-61, dos jóvenes combinaron sus lanzamientos para lanzar el primer juego sin hit ni carrera en la entonces Liga Invernal de Sonora. Vicente “Huevo” Romo y Emilio Ferrer lograron el doble cero contra los Yaquis de Ciudad Obregon, lanzando con Guaymas. Después, Miguel Sotelo de los Naranjeros de Hermosillo logró el segundo doble cero contra los Mayos de Navojoa el 8 de diciembre de 1962.

Al año siguiente, Blas Arredondo, otro Naranjero logró el sin hit ni carrera, de nueva cuenta le tocó pagar la hazaña a Mayos el 9 de febrero de 1963. Dos años después, el cuarto sin hit ni carrera lo consiguió Ramón Arano de los Yaquis de Obregón contra los Venados de Mazatlán, el 28 de diciembre de 1965.

Simón Betancourt logró el quinto doble cero lanzando con los Cañeros de Los Mochis, venciendo a los Venados de Mazatlán el 28 de noviembre de 1967. Ya para entonces la Liga tomaba el nombre de Liga Invernal Sonora-Sinaloa. Steve Bailey es el primer extranjero en lograr el doble cero; Bailey lanzaba para Guasave y sus rivales fueron los Ostioneros de Guaymas un 28 de noviembre de 1970.

Ken Frailing, otro importado logró el sin hit ni carrera defendiendo la franela de los Venados de Mazatlán al victimar a los Cañeros de Los Mochis, el 13 de enero de 1971. Esa temporada la liga ya tomó el nombre de Liga Mexicana del Pacífico y se afilió a la Confederación del Caribe, asistiendo a la primera Serie del Caribe donde participaba México.

Pero el 5 de enero de 1971, Vicente Romo logró no solo el sin hit, sino el primer Juego Perfecto de la historia en la liga. El de Santa Rosalía logró la mayor joya de pitcheo en el béisbol al vencer a su ex equipo.

Dyar Miller de Navojoa dejó sin hit ni carrera a los Algodoneros de Guasave el 16 de noviembre de 1972. Miller aún tiene el record de 19 ponches en un juego.  El veracruzano René Chávez, de los Ostioneros de Guaymas dejó sin hit ni carrera a los Venados de Mazatlán el 7 de enero de 1976, siendo el número 11 que lograba la hazaña.
George Brunnet maniató a los Ostioneros de Guaymas.

El gran veterano George Brunnet logró este mérito contra Guaymas lanzando para Guasave el 3 de noviembre de 1976. Brunnet se convirtió en el lanzador de más edad en lograr tremenda joya de pitcheo, pues ya superaba los 40 años. Otro extranjero logró el sin hit ni carrera; Bruce Kevin Stanfield de los Cañeros castigando a los Mayos de Navojoa el 27 de diciembre de 1977.

El 28 de octubre de 1978, John Fulham debutó con los Naranjeros de Hermosillo colgando el doble cero a los Venados de Mazatlán. Byron McLaughlin un gran lanzador de los Ostioneros de Guaymas logró el doble cero contra los Venados de Mazatlán el 7 de diciembre de 1978. Marcador: 2-0. Fernando “Canelo” López fue el quinceavo pitcher en lograr la hazaña del sin hit ni carrera. López lanzaba con Guaymas y venció a Mazatlán el 3 de diciembre de 1979, el marcador 1-0.

Rafael García, lanzando con los Algodoneros de Guasave victimó a los Águilas de Mexicali dejándolos sin hit ni carrera el 29 de noviembre de 1980. Marcador: 2-0. Will McEnaney lanzando con Mexicali logró el doble cero contra los Algodoneros de Guasave el 30 de noviembre de 1980. Así, Mexicali cobró factura del que un día antes había sido víctima. Por primera vez, se lanzaban juegos sin hit ni carreras en días consecutivos. El marcador de este juego fue 1-0. Allan Fowlkes, también de Mexicali logró la hazaña contra Guaymas el 1 de noviembre de 1981. Era el lanzador número 18 en conquistar el doble cero.

Alejandro Vidaña de los Cañeros logró el sin hit ni carrera contra Mazatlán el 3 de enero de 1982 por marcador de 7-0. El vigésimo serpentinero en lograr el doble cero en invierno fue el gran Fernando “Toro” Valenzuela lanzando para los Mayos de Navojoa y contra los Tomateros de Culiacán. El  8 de enero de 1982, venía del año de la “Fernandomanía”, el marcador de este juego fue 1-0. Estos han sido algunos de los lanzadores en conquistar un sin hit ni carrera, pero por supuesto que hay más, esperen la segunda parte de este artículo.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!