Uncategorized

Los Nómadas Errantes

Texto enviado por José Luis Pérez

El “efecto cangrejo” parece hacer mella en la escuadra del Atlante. Su primera temporada, meteórica en el suculento y majestuoso paraíso de Cancún, fue miel sobre hojuelas. Todo le salió a los Potros. Ganaron, gustaron y convencieron a propios y extraños, haciendo suya una plaza huérfana de alegría futbolera.

Pero todo por servir se acaba. Llegó el torneo en que deberían refrendar esa calidad y comunión con el público de Quintana Roo, pero la decepción de comenzó a devorar de nueva cuenta la nueva historia atlantista en su nuevo hogar.

Esta situación ya la había vivido el mismo club azulgrana en sus intentos fallidos de hacer afición en Ciudad Nezahualcóyotl, el estadio Azteca, el Azul y Querétaro, donde no pudo sostener el nivel de un torneo a otro.

Un caso similar, o peor, es del Necaxa. Los Rayos anunciaron con bombo y platillo su traslado de la indiferente capital mexicana a la ansiosa fanaticada hidrocálida. Solamente tropiezos halló en su camino el cuadro rojiblanco, puesto que son escasos los torneos en que han logrado calificar a la liguilla, decepcionando de forma continua a sus pocos aficionados.

Esta jornada puede ser fundamental para ambas escuadras, puesto que tienen una oportunidad de oro para mostrar que la historia está equivocada. Atlante recibe en casa al Guadalajara, herido de muerte tras haber perdido el invicto ante Necaxa. Éste, por su parte, visitará al Atlas, que parece estar tomando forma tanto en el Clausura 2008 como en la Copa Libertadores.

No puede ser comprensible que los Potros, actuales monarcas, estén en el penúltimo lugar general cuando a principios de temporada eran el candidato número uno para llevarse el campeonato.

Lo ex electricistas, por su parte, tienen grandes posibilidades de meterse directo a la pelea por el título. Salvador Reyes ha realizado un buen papel al frente del equipo y su objetivo es brindarle esa satisfacción a todo Aguascalientes.

Como si fuera una de esas “coincidencias” enormes del destino, Necaxa y Atlante comparten un sin fin de cuestiones en su largo andar por nuestro balompié. Un ejemplo de ello es que antes eran los equipos con más tradición y aficionados, además de que sus enfrentamientos eran llamados “clásicos”. Ahora, ese papel de protagonismo, además del número de seguidores parece haber sido arrebatado por Chivas y América.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!