Juegos Olímpicos,  Medios de Comunicación,  Temas y Deportes Diversos

Maria del Rosario Espinoza, Factores de Éxito

http://www.femextkd.net/noticias/imagenes/mariuas_espinoza.jpg

Los medios locales y nacionales reseñaron de sobra el recibimiento que la gente en Sinaloa le dio a Maria del Rosario Espinoza; merecida recepción, no muchos mexicanos pueden decir que han ganado una medalla de oro en Juegos Olímpicos.

Más allá de la cursilería de muchos comunicadores y de los discursos ramplones y triunfalistas de funcionarios, políticos, rectores, entrenadores, parientes, supuestos amigos y demás oportunistas de siempre, hay que ponderar ciertos factores en el caso de la sinaloense.

Primero que nada, su éxito es producto de la planeación, la preparación y la constancia en el crecimiento del nivel de ejecución, aunado a sus facultades físicas naturales y desarrolladas; acciones y actitudes de las que adolecemos la mayoría de los mexicanos. La sinaloense no es producto de la improvisación, ni del azar y menos del origen, pues esto último de ser factor tendría a Sinaloa como potencia mundial en todas las disciplinas que se practican en la entidad, lo que está muy lejos de ser verdad, aunque muchos de muy corta visión digan lo contrario y pretendan que la gente se trague tal muestra del más barato provincianismo.

Factor notable fue también el que Maria de Rosario Espinoza haya roto la inercia de un contexto y se haya atrevido a salir del mismo, logrando además adaptarse a niveles que le exigían disciplina y aprendizaje constante, que nada tiene que ver con la garra, el espíritu, el origen geográfico y otras subjetividades que algunos creen factores del éxito de la sinaloense. No se permitió anclarse en su lugar de origen por medio de sentimentalismos o lealtades mal entendidas. Hay situaciones que no se pueden negar, oportunidades que no se pueden despreciar, y subjetividades que no sirven para nada.

Otro factor importante fue el de los apoyos: inexistentes en el inicio de su carrera; a cuentagotas cuando los éxitos comenzaron a hacerla visible; fluidos al momento de que su potencial era claro; y en cascada en estos momentos. Aprovecharlos para crecer, y no para retribuirse el esfuerzo y los sacrificios, tirándose a la buena vida, es algo que no logran muchos atletas en nuestro país. Ojala los apoyos prometidos lleguen y los aproveche, si es su deseo, para al menos otro ciclo olímpico, aunque su edad le permite más de uno.

Y sin duda, factor muy importante fue su familia, en especial porque se liberó de algunos muy mexicanos prejuicios, que impiden que una mujer haga deporte desde temprana edad o a cualquiera, limitan a muchas a vivir sólo para casarse y evitan que las hijas se vayan de casa, a no ser que lo haga mediante una boda bien reseñada en los medios. Su familia tuvo la actitud que muchas familias, con recursos y supuesta preparación, no tienen, pues la opinión del vecino, del compadre, de las compañeras de la generación del colegio o de la misma familia, pesan más que la necesidad de crecer como seres humanos o profesionales.

Maria del Rosario Espinoza y su familia, por sus actitudes concretas y correctas, y no por las subjetividades que surgen de la ignorancia, son buen ejemplo para todos los mexicanos.

Un comentario

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!